Inicio > Noticias > 2004 > La obesidad, "fuera de control" (1)

La obesidad, "fuera de control"

La epidemia global de la obesidad está completamente fuera de control, según indicaron especialistas líderes durante el primer encuentro internacional sobre obesidad, celebrado en Sudáfrica

La advertencia llegó durante el último día de la conferencia, que trató sobre el creciente número de gente obesa en los países en vías de desarrollo. 

Las tasas de obesidad están aumentando en todas partes. Más de 300 millones de adultos de todo el mundo tienen sobrepeso y la mayoría padece enfermedades relacionadas el ser obeso, como la diabetes, problemas de corazón y trastornos del sueño. 

Sida y obesidad 

En Sudáfrica, uno de cada tres hombres y más de una de cada dos mujeres adultas tienen sobrepeso o son obesos. 

Estos son los mismos niveles que tiene Estados Unidos. 

En Marruecos, el 40% de la población tiene sobrepeso, en Kenya el 12% y en Nigeria se estima que entre un 6% y un 8% son obesos.

Aunque las cifras son limitadas en muchos países, la catedrática Arne Astrup, presidenta electa de la Asociación Internacional para el Estudio de la Obesidad, dice que el problema es muy real. 

"A nivel de África, vemos que la obesidad es realmente un gran problema, en la línea del VIH y la malnutrición. Y está bastante claro que la malnutrición y la obesidad pueden coexistir a la vez y en el mismo país", dijo Arne Astrup. 

"Pero ahora, debido a las muy frecuentes complicaciones de la obesidad, a saber la hepatitis 2, nos estamos enfrentando a un problema muy severo", explicó Astrup. 

No sólo es la comida preparada y la falta de ejercicio lo que está haciendo más gordos a los africanos: además de que tradicionalmente la gordura viene siendo un signo de riqueza, estar gordo tiene ahora otro significado más. 

Como el SIDA hace adelgazar a los enfermos -por eso con los años la enfermedad se ha ganado en África el apodo "slim" (delgado)-, muchos africanos no quieren perder peso por si acaso la gente cree que son VIH positivos. 

Implicar a los gobiernos 

Perder entre el 5% y el 10% del peso puede mejorar significativamente la salud, reducir el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y cáncer, así como aumentar la esperanza de vida. 

Según el catedrático Phillip James, jefe del Grupo de Trabajo Internacional sobre Obesidad, el único modo de controlar la obesidad es involucrando a los gobiernos.

Para James, tanto si se trata de VIH como si se trata de obesidad, si sólo se piensan soluciones que pasan por el tratamiento del problema final, no se podrá acabar con la epidemia. 

"Tenemos que asumir esa lección y ver cómo podemos cambiar el modo en que permitimos que las ciudades se desarrollen", explicó James, refiriéndose a las dificultades que hay en algunas ciudades para hacer ejercicio y a lo fácil que es encontrar restaurantes de comida basura. 

Pero África no es el único continente que se enfrenta a una explosión de obesidad. 

Alrededor de un 25% de la población de Oriente Medio es obesa o tiene sobrepeso, mientras que la obesidad ha aumentado en un 100% entre los hombres japoneses desde 1982. 

Pero lo que más preocupa a los especialistas es la tasa enorme de sobrepeso infantil, que ahora está desembocando en diabetes. 

Los niños más gordos viven en Oriente Medio, Chile, Grecia y el Sur de Italia. 

Si estos niños no pierden peso ahora, para cuando alcancen los 40 años probablemente padezcan muchas enfermedades asociadas a la vejez.

La epidemia global de la obesidad está completamente fuera de control, según indicaron especialistas líderes durante el primer encuentro internacional sobre obesidad, celebrado en Sudáfrica
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3790 veces