Inicio > Noticias > 2004 > La comida chatarra enfermó a Clinton

La comida chatarra enfermó a Clinton

La prensa estadounidense subrayó la notoria pasión del ex gobernante por las cadenas de comidas rápidas y en particular por McDonalds.

La preferencia de Bill Clinton por las hamburguesas con queso y las papas fritas es una de las causas de los problemas cardíacos por los que el ex Presidente estadounidense deberá someterse a una operación de cuádruple by-pass, señala la prensa local.

"Una parte de las causas de estos problemas es genética, pero también me pudo haber dañado al no prestar atención a lo que comía", admitió el propio Clinton.

La prensa estadounidense subrayó la notoria pasión del ex gobernante por las cadenas de comidas rápidas y en particular por McDonalds, cuyos productos consumía aún cuando ocupaba la Casa Blanca o cuando estaba de viaje en campaña electoral.

Desde que dejó el poder, en 2001, Clinton perdió peso gracias a un régimen alimentario más sano (el llamado South Beach Diet) e intenso ejercicio físico.

Sin embargo, la situación cambió en los últimos tiempos, ya que el ex Presidente descuidó su dieta durante la promoción de su autobiografía, Mi vida, aumentó cinco kilos y dejó de hacer ejercicio.

Las señales de alarma llegaron el miércoles, cuando dolores en el pecho y dificultad para respirar lo obligaron a visitar el hospital, donde se dispuso que fuera operado.

La prensa estadounidense subrayó la notoria pasión del ex gobernante por las cadenas de comidas rápidas y en particular por McDonalds.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3960 veces