Inicio > Noticias > 2004 > La alimentación inteligente

La alimentación inteligente

En el futuro y contrariamente a lo que se cree, aseguran los especialistas en alimentación, los consumidores del siglo XXI, en particular los de mayor nivel económico y cultural, no basarán su alimentación en pastillas nutritivas

Demandarán crecientemente productos naturales y genuinos, en particular frutas y hortalizas frescas.

En la historia de la alimentación de las civilizaciones, si uno mira con detenimiento, esto no constituye una novedad. Por ejemplo, desde la antigüedad, el repollo se ha utilizado con fines terapéuticos. Los romanos lo usaban para combatir la melancolía y todavía se utiliza en la actualidad para tratar problemas de adicción al alcohol. También el ajo, la cebolla y el puerro, contienen fitonizida, un antibiótico natural que actúa contra los microorganismos patógenos sin efectos secundarios.

Por esa razón se ha puesto en marcha un programa internacional destinado a promover una dieta razonada que incluye cinco porciones diarias de frutas y hortalizas. Esta propuesta, implementada ya en 17 países, cuenta con el apoyo de distintas organizaciones mundiales ligadas a la salud y a la nutrición. El programa está en sintonía con el Informe Mundial de la Salud, elaborado por la OMS, pero aún no llega a Venezuela.

“Las frutas y las hortalizas son importantes componentes de una dieta saludable, pudiendo prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, principalmente del sistema digestivo", dice la OMS, cuyos cálculos apuntan que, al menos 2,7 millones de muertes al año se deben al bajo consumo de frutas. La ciencia dice que comer frutas y vegetales disminuye el riesgo de contraer cáncer, enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes y otras enfermedades crónicas.

Citando un ejemplo, para combatir la falta de sueño en las noches, una ensalada en la cena puede actuar como somnífero natural, sin provocar efectos secundarios. Eso es así porque los principios amargos de algunas verduras, actúan aplacando el sistema nervioso. El programa sugiere, además, que los niños muy pequeños, las mujeres sedentarias y los ancianos, consuman 3 porciones de vegetales y 2 de frutas diarias. Para los niños mayores de 6 años, los adolescentes y las mujeres activas, la recomendación es de 7 porciones diarias (entre frutas y vegetales) y para los adolescentes varones y hombres en actividad se sugieren 9. Además, recomiendan variar los colores, tipos de frutas y vegetales, cada día.

El consumo insuficiente de fruta y hortalizas es uno de los principales factores de la falta de micro-nutrientes en la sociedad moderna. Ello ocurre porque a las franjas más jóvenes de la población prefieren productos de pastelería, lácteos y jugos envasados. Esto preocupa a la Organización Mundial de la Salud. La ciencia alimentaria sostiene desde hace años que algunos de los trastornos más comunes y debilitantes, entre ellos una serie de defectos congénitos, como el retraso mental, el del crecimiento, la debilidad del sistema inmunitario, la ceguera e incluso la muerte, se deben a una alimentación carente de vitaminas y minerales.

En el futuro y contrariamente a lo que se cree, aseguran los especialistas en alimentación, los consumidores del siglo XXI, en particular los de mayor nivel económico y cultural, no basarán su alimentación en pastillas nutritivas
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6979 veces