Inicio > Noticias > 2004 > Evalúan distintas causas de obesidad

Evalúan distintas causas de obesidad

Una de ellas sería el ritmo del sueño

LAS VEGAS.- Un tema de interés en el Congreso de Obesidad y Diabetes, que se desarrolló esta semana en esta ciudad, fue la presentación del equipo del indonorteamericano Durandhar, que mostró los últimos resultados en las investigaciones sobre virus adiposos.

Se trata de adenovirus muy conocidos, en especial en las infecciones respiratorias. Pero la sorpresa es que algunos de ellos, inyectados en animales, producen un tipo de obesidad semejante a la humana. Por otra parte, entre la población obesa, el 30% tiene anticuerpos contra los Ad-36 (uno de los adenovirus de este tipo más estudiados), mientras que sólo el 11% de los delgados tienen estos anticuerpos, una diferencia significativa.

Estos agentes actúan en el nivel de las células grasas, acelerando su multiplicación. Pero ¿hasta qué punto tienen importancia en la obesidad humana? Es difícil decirlo: conviene conocer su existencia, aunque seguramente no es un factor central en esta epidemia.

Otro tema de interés se refiere a algunas investigaciones, que al principio parecieron anecdóticas, sobre la falta de sueño y la obesidad. Pero el tema quizá no sea tan risueño. Se demuestra que antes de la invención de la lamparita eléctrica el promedio de sueño de los humanos era de 10 horas; hoy, la enorme mayoría duerme 7 u 8 horas.

¿Esto explica una eventual asociación con la obesidad? No, pero sin embargo hay factores en el genoma humano que sí pueden dar una punta.

En la larguísima prehistoria humana, los períodos de caza y de atesoramiento de grasa (el verano, por ejemplo) se asociaban con menos horas de sueño. En el frío, durante el invierno, nuestro antepasado se replegaba, dormía mucho más y "gastaba" lo que había consumido en la época de caza.

La teoría es interesante, pero valga una advertencia para algunos lectores: la solución para su exceso de peso no pasa por dejar el cuidado con la comida y quedarse en cama durmiendo dos o tres horitas más...

Otro tema de interés, entre los muchos presentados, corresponde a un gran investigador, joven, pero muy maduro: Antonio Tataranni, que mostró los cambios en el sistema nervioso central de los obesos. Desde hace años, Tataranni utiliza la tomografía de emisión de positrones (PET) para sus investigaciones.

Así, no sólo halló diferencias entre obesos y delgados y otros, sino también en los posobesos, o sea, quienes ya adelgazaron, quienes pese a la pérdida de kilos mantienen las configuraciones o manifestaciones neurales de los obesos. ¿Quizás una explicación de por qué es tan difícil adelgazar y mantenerse?

Otras novedades: hasta el 8% de los niños con obesidades muy significativas y mucho apetito tienen una alteración en un receptor del sistema nervioso llamado MC4. Al respecto, se han presentado diversos trabajos refiriendo la síntesis de sustancias (moléculas) que son agonistas (o sea, estimulan) al MC4 con resultados muy apreciables. Hay otros chicos, todavía pocos, en los que se describe una falla genética en la leptina. La administración de una leptina sintética ha compensado la extrema obesidad de estos chicos.

En tanto, se ha enfatizado fuertemente la prevención de la obesidad, pidiendo que sea considerada una prioridad nacional en los EE.UU. Sin duda, hoy mismo los pacientes deben ser tratados. Pero ese tratamiento es difícil. Todavía vivimos una etapa muy inicial, parecida a la de la diabetes antes del descubrimiento de la insulina o a la de la hipertensión o el exceso de colesterol hace unos 25 años. En estas áreas hubo un desarrollo notable. No sucede lo mismo con la obesidad. Pero, por fin, se ven luces al final del camino.

¿Y hoy? Los especialistas norteamericanos mostraron buenos resultados con técnicas cognitivo-conductales, los grupos de tratamiento, los planes bajos en grasas y azúcares concentrados y relativamente altos en proteínas, utilizados desde hace mucho en la Argentina.
Una de ellas sería el ritmo del sueño
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3879 veces