Inicio > Noticias > 2004 > Estrictas Dietas alimenticias inspiradas en la Biblia levantan polémica

Estrictas Dietas alimenticias inspiradas en la Biblia levantan polémica

Filmes como La Pasión, recuerdos religiosos... y ahora le toca el turno a la alimentación. Desde sectores tradicionales se apuesta a seguir la enseñanza bíblica también la comida que ingerimos

Las dietas basadas en la palabras de la Biblia están cobrando vuelo en Estados Unidos. Que si Jesús se alimentó así, que si en el Génesis comían de esta manera y vivían cientos de años. Todos resultan argumentos válidos para estos mercaderes modernos que entregan fórmulas tan “saludables” como divergentes para vivir bien. Y todas basadas en Dios: y si Dios estuviera de acuerdo con ellas, no sería más que un mortal bipolar, una copia vil de una vieja histérica urgida por adelgazar cuando llega el verano.

Vamos de a poco. Una de esas dietas bíblicas, según narró el diario británico “The Independent”, se denomina “In the Weigh Down Diet”. Se trata de un libro de un tipo llamado Gwen Shamblinadvises, quien establece que si se quieren perder un par de kilos, es preciso someterse a “las fronteras perfectas del hambre y la plenitud de dios”.

Otro sujeto, Don Colbert, se pregunta “¿Qué comería Jesús?” en el título de su libro, y se contesta en su interior: “alimentos vivos” pero que no provengan de fuentes animales (es decir, verduras y frutas), y prohíbe cualquier ingesta de comida procesada o muerta.

Uno de los más extravagantes es el reverendo George Malkmus, de Carolina del Norte, quien ha tenido un éxito formidable con su “Hallelujah Diet”, inspirado en el Génesis 1:29.

Las recomendaciones de Malkmus son insólitas: el 80% de la dieta deben ser alimentos crudos, y prohíbe todos los productos animales excepto la miel. Y tiene una razón de peso, aunque no la puede demostrar científicamente: Malkmud dice que en los tiempos bíblicos quienes se alimentaba así vivían 912 años.

“El Señor nos dio todo lo que necesitábamos en el jardín del edén: frutas, vegetales, frutos secos. Por eso llamamos a esta forma de alimentarse la dieta del aleluya. Celebramos a su verdadero creador”, dijo Malkmud.

Sin embargo, según sostienen algunos especialistas consultados por el susodicho diario, estas dietas adolescen de defectos, porque dejan fuera importantes vitaminas, como en el caso de la dieta de Malkmud.

Malkmud se mostró estremecido de que la dieta de Dios pudiera tener fallas, pero insistió que la única fórmula sana es la ingesta de frutas y verduras.

Mientras tanto, el negocio de los productos bíblicos se expande. Aunque no sólo se venden una amplia variedad de suplementos alimenticios, también aparecieron en el mercado “avanzados artículos de higiene” bíblica vendidos por una compañía llamada “Garden of Life” (jardín de la vida).

Filmes como La Pasión, recuerdos religiosos... y ahora le toca el turno a la alimentación. Desde sectores tradicionales se apuesta a seguir la enseñanza bíblica también la comida que ingerimos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 15806 veces