Inicio > Noticias > 2004 > Entrenadores contra la obesidad

Entrenadores contra la obesidad

Cada vez más padres pagan a entrenadores particulares para ayudar a sus hijos a combatir la obesidad

Cada vez más padres británicos pagan a entrenadores particulares para ayudar a sus hijos a combatir la obesidad, la cual comienza ya a causar estragos sanitarios en el Reino Unido al igual que ocurre desde hace tiempo en Estados Unidos.

Demasiado ocupados para llevar a sus hijos al parque o a la piscina e incluso para cocinarles diariamente algo sano, muchos padres observan con horror la creciente gordura de sus chicos.

Según el comité de Sanidad de la Cámara de los Comunes, 5,5% de los niños y 7,2% de las niñas de entre dos y quince años padecen obesidad, y esas cifras aumentan constantemente.

En el último año, los especialistas en educación física del Reino Unido han encontrado un nuevo nicho del mercado entre los menores, que representan ya entre 5% y 15% de su clientela, informó ayer el diario The Times en un reportaje sobre ese fenómeno.

"Todos menos uno de mis clientes tienen exceso de peso. Es la generación de las playstations. Pasan todo el tiempo con juegos de ordenador en lugar de pegar patadas a una pelota o montar en bicicleta", señaló Greg Pye, ex miembro de los Royal Marines británicos y actualmente preparador físico.

"Los niños que presentan problemas de obesidad encuentran difícil realizar cualquier movimiento: les cuesta incluso sentarse o levantarse", explicó el entrenador, según la agencia Efe.

"Muchos padres no son hoy tan activos físicamente como en el pasado, por lo que tampoco dan demasiado importancia a la falta de actividad de sus hijos", señala por su parte Ian Grove, que dirige una de las mayores empresas de entrenamiento físico del Reino Unido. Los menores representan actualmente 5% de su facturación, dice Grove.

Los clientes pagan entre 52 y 75 euros la hora a los entrenadores por una clase de educación física a domicilio.

Karl Bhattacharyya, entrenador personal que dirige el centro deportivo Will Clare, de Sheldon (Birmingham), culpa de ese fenómeno sobre todo a los padres.

Cada vez más padres pagan a entrenadores particulares para ayudar a sus hijos a combatir la obesidad
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3103 veces