Inicio > Noticias > 2004 > El país con más obesos del mundo es también la meca de las dietas

El país con más obesos del mundo es también la meca de las dietas

El país con más obesos del mundo es también la meca de las dietas, donde conviven propuestas descabelladas, como el ayuno puro y duro con los regímenes de último grito, como el "South Beach" o el del omnipresente Dr. Phil

Basta echar un vistazo a las revistas o pasarse por la sección de novedades de cualquier librería estadounidense para comprobar hasta qué punto ha hecho mella la obsesión nacional por las dietas.

La última moda en regímenes es la del doctor Arthur Agatston, cuyo libro, titulado "The South Beach Diet" (en alusión a las playas de Miami), lleva varios meses ocupando un lugar preferente en las listas de superventas, desplazando incluso al clásico volumen del doctor Atkins.

En la dieta de Agatston, una caloría no es una caloría, y esto no es una línea de un poema, sino el eje de la propuesta: dependiendo de cómo se consuman, las calorías cuentan de una forma u otra, ya que, en opinión de este autor, el componente calórico no es el único responsable de que ganemos peso.

La "South Beach" da preferencia a los alimentos con un índice de glucosa bajo (el que clasifica a las comidas por la rapidez con que los carbohidratos se digieren y afectan al nivel de azúcar en la sangre), y permite raciones generosas.

Sin embargo, la dieta -que curiosamente prohíbe alimentos "inocentes" como las manzanas- no cuenta con el visto bueno de muchos expertos, entre ellos la Asociación Dietética Estadounidense, que cree que no hay pruebas de que el mencionado índice sea suficiente para decidir el éxito de un régimen alimenticio.

Afortunadamente, si algo no falta son alternativas.

Por ejemplo, la del Doctor Phil, un médico-estrella presentador de un exitoso programa televisivo donde aconseja sobre todo tipo de temas (desde librarse de extrañas alergias hasta cómo romper con el novio), y que recientemente decidió apuntarse a este lucrativo negocio.

Su propuesta, que se basa en los complementos vitamínicos, no deja de ser curiosa, ya que distingue entre "cuerpos pera" y "cuerpos manzana" (cada uno elige el que le convenga).

Tanto las peras como las manzanas han de pagar la friolera de 120 dólares al mes por unas pastillas calificadas por la doctora de la Universidad de Yale Kelly Brownell de "receta para hacer dinero".

A la propuesta "South Beach" o la del Doctor Phil les preceden, entre otras, la dieta Scarsdale o la Pritikin.

Ninguna parece funcionar: el 95 por ciento de las personas que inicia un régimen lo abandona y gana el peso que perdió, según la asociación dietética de EEUU, algo que es muy preocupante.

Julie Gerberding, la directora de los Centros para la Prevención de las Enfermedades (CDC), advirtió esta semana de que la obesidad se ha convertido ya en el principal problema de salud en Estados Unidos.

Gerberding cita estadísticas que muestran que el 65 por ciento de los adultos estadounidenses padece obesidad o sobrepeso, lo que la directora del CDC califica de "catástrofe" para el país.

Quizá la solución esté en no comer.

Pasar hambre, no obstante, también cuesta: una semana en "We Care Spa" en Hot Springs, al sur de California, sale por cerca de 3.500 dólares. El precio incluye unos cuantos zumos y, con suerte, la compañía de algún famoso de Hollywood asiduo al lugar, como Ben Affleck o Liv Taylor.

Esta alternativa también puede seguirse en casa, con ayuda de manuales como "La guía completa del ayuno para los idiotas", de Eve Adamson y Linda Horning, publicada el año pasado, o "El milagro de las dietas", de Paul y Patricia Bragg.

Estos autores indican que el ayuno es más sencillo que cualquier dieta, por si alguien no se había dado cuenta, y ayuda a mejorar desde la piel hasta el estado de ánimo. En suma, lo más "in" podría ser, sencillamente, no comer.

El país con más obesos del mundo es también la meca de las dietas, donde conviven propuestas descabelladas, como el ayuno puro y duro con los regímenes de último grito, como el "South Beach" o el del omnipresente Dr. Phil
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7807 veces