Inicio > Noticias > 2004 > Dicen que las mujeres engordan más fácilmente que los hombres

Dicen que las mujeres engordan más fácilmente que los hombres

Las conclusiones de la UIB —fruto de años de estudios— dicen que como las hembras activan menos la termogénesis, ganan peso con mayor facilidad.

Un grupo de científicos parece haber encontrado una causa para una de las desdichas femeninas: las mujeres —dice un estudio de la Universidad española de las Islas Baleares (UIB)— tienen mayor tendencia a engordar que los varones porque tienen una menor capacidad para activar un proceso específico que se llama "termogénesis". La termogénesis posibilita que la energía del alimento se pierda como calor.

Así lo explica el director del Departamento de Biología Fundamental y Ciencias de la Salud de la UIB, el bioquímico y biólogo molecular Andreu Palou, quien defenderá esta tesis en el IX Congreso Internacional sobre Obesidad que se celebrará en la ciudad brasileña de San Pablo hasta el jueves 29.

El equipo de la Universidad de las Islas Baleares presentará varias ponencias que se centrarán en la regulación de la saciedad —una sensación que está relacionada con la hormona leptina gástrica, que ayuda a controlar el hartazgo—-, y en la termogénesis.

Las conclusiones de la UIB —fruto de años de estudios con ratas de laboratorio— dicen que como las hembras activan menos la termogénesis, ganan peso con mayor facilidad.

Según el científico mallorquín, con este experimento se ha constatado ahora que esta diferencia entre ambos sexos se debe a las proteínas "desacoplantes", llamadas "UCP 3", que se generan en menor cantidad en las ratas hembras que en las ratas machos.

Este descubrimiento abre la puerta a la posibilidad de crear un fármaco que regule la obesidad, cosa que los investigadores no descartan y que esperan que ocurra en los próximos años. Según estos estudiosos, esto será posible gracias a los últimos descubrimientos científicos sobre el proceso por medio del cual el organismo asimila los alimentos y su conexión con el cerebro con el fin de regular el hambre, la saciedad y el grado de aprovechamiento de los alimentos.

El desafío es complejo: el sobrepeso no es una enfermedad simple. Hasta el día de hoy, ya se conocen más de 200 genes relacionados con el peso corporal. Por eso, es más correcto hablar de "obesidades" y pensar en tratamientos diseñados paciente por paciente.

El doctor Andreu Palou, dice que: "La obesidad, fundamentalmente es un problema de salud y no sólo estético. Sabemos que la obesidad es la responsable de potenciar el desarrollo de otras enfermedades muy importantes, como las cardiovasculares o la diabetes".

El catedrático advirtió que, si no se actúa de una manera decidida, la mayoría de las personas que viven en las sociedades desarrolladas serán gordas en una o dos generaciones.

Esto es más peligroso que lo que parece: el cuerpo humano —explicó Palou— está más preparado para "combatir la falta de alimentos que el exceso de oferta alimentaria porque durante miles de años nuestro organismo ha evolucionado en un ambiente en el que el alimento era escaso, por lo que ha desarrollado sistemas para sobrevivir en situaciones precarias". Palou subrayó que la estructura genética humana "no está tan preparada" para hacer frente al exceso de grasa.

En este sentido, uno de los objetivos "clave" de los próximos años no será sólo el desarrollo de fármacos que controlen la obesidad, sino conseguir que la humanidad disponga de nuevos alimentos que "sean favorables a una termogénesis activada o al funcionamiento de otros genes relacionados con la obesidad".

Por ello, auguró el investigador Andreu Palou, la industria alimentaria tendrá en cuenta cada vez más el interés de los consumidores por consumir productos más saludables y que ayuden a mantener el peso corporal.
Las conclusiones de la UIB —fruto de años de estudios— dicen que como las hembras activan menos la termogénesis, ganan peso con mayor facilidad.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7766 veces