Inicio > Noticias > 2004 > Aviso para padres de familia responsables

Aviso para padres de familia responsables

Cualquier papá o mamá se preocupa si ve que su hijo comienza a subir de peso más de lo normal, lo que causa problemas en casa, pero sobre todo en la escuela, en donde la discriminación al “gordo” es muy cruel

MÉXICO (Por Rafael Álvarez Cordero, de Notimex).— Uno de los hechos más relevantes en la salud de los mexicanos es el cambio —para mal— que experimenta el peso de la población: millones de compatriotas sufren deficiencias de nutrición y tienen hambre, pero vemos también, y eso sorprende, un aumento desmedido de la obesidad infantil y juvenil.

Los padres responsables tratan de evitar y prevenir el problema, aunque no siempre lo logran. Los niños asocian los momentos de bienestar con el alimento y en particular con “lo dulce”; muchas mamás añaden azúcar o miel a los primeros alimentos: atoles, leche, purés, jugos de fruta..., y eso genera costumbres que no se podrán modificar más tarde; otras ofrecen dulces como recompensa o premio a los niños.

En la escuela, la “tiendita” vende toda clase de azúcares (dulces, caramelos) y otros carbohidratos (papas, refrescos); los niños los compran y los consumen. Para agravar el problema, las diversiones actuales de niños y jóvenes se asocian con períodos largos de sedentarismo: televisión, computadora, videojuegos.

La publicidad promueve el consumo de alimentos “chatarra”, comida rápida, calorías vacías, y los niños buscan todo lo anunciado.

¿Será obeso su hijo? Usted puede revisar lo que ocurre en casa, conocer lo que pasa en la escuela y tal vez actuar en consecuencia. Los papás son los primeros responsables de la salud alimentaria de sus hijos. Además de predicar con el ejemplo pueden seguir los consejos siguientes:

1.—
Piense dos veces antes de exigir que su hijo “limpie el plato”.
2.—
No lo señale como “niño malo” porque no come, enséñele el gusto por los platillos.
3.—
No permita que tenga acceso libre a la alacena donde hay golosinas.
4.—
No permita que coma mientras está frente a la televisión, los videojuegos o la computadora.
5.—
Evite usar el alimento, en especial golosinas, como premio o porque está enfermito.
6.—
No le quite el gusto por la comida diciéndole qué es bueno y qué es malo; permita que él elija.
7.—
No ponga a dieta su hijo, enséñelo a comer y déle ejemplo de ello.
8.— No estimule a sus hijos a tomar productos “light”.
9.—
No discuta con su pareja en relación con los alimentos delante de su hijo; no es bueno para usted ni para él.

Si sigue estos consejos usted podrá prevenir la obesidad de sus hijos. (El autor es médico y escritor)

Cualquier papá o mamá se preocupa si ve que su hijo comienza a subir de peso más de lo normal, lo que causa problemas en casa, pero sobre todo en la escuela, en donde la discriminación al “gordo” es muy cruel
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4015 veces