Inicio > Noticias > 2004 > Absolución por un CI impecable en cirugía de obesidad mórbida

Absolución por un CI impecable en cirugía de obesidad mórbida

La Audiencia Provincial de Barcelona ha absuelto a un cirujano no sólo por la buena praxis en una operación de obesidad mórbida sino también porque el CI fue impecable, pues preveía todas las complicaciones.

El tribunal catalán razona de manera exhaustiva que "en la fase postoperatoria se produjo una complicación derivada de la propia idiosincrasia de la intervención quirúrgica y que la infección surgida como consecuencia de un punto de sutura estaba ya prevista en el acta de consentimiento informado (CI), incluso la necesidad de una segunda operación". Además, "la complicación acaecida en ningún momento se debió a una mala praxis".

Los magistrados de la audiencia parten de que "estamos ante una operación de alto riesgo". Para el tribunal, "no hay duda de que ésta es una patología de grave riesgo para la vida, y que el hecho de que se trate una intervención programada no supone una operación de carácter cosmético o estético, sino curativa, por lo que la obligación del médico es de medios".

En este sentido, el fallo precisa que "la cirugía de esta clase se califica de necesaria porque la obesidad mórbida es una enfermedad perenne, progresiva y a la que se añaden otras patologías graves que acortan la vida de los enfermos".

No era necesario
La paciente alegaba que en el consentimiento informado no figuraba el índice de mortalidad. En este punto la sentencia es contundente al afirmar que "no era decisivo en este caso, ya que la enferma no falleció".

Por otra parte, el tribunal recoge que "la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad sitúa el índice de mortalidad entre los pacientes que se someten a esta cirugía entre el uno y el dos por ciento".

Esto no quiere decir que, al tratarse de una cirugía mayor, "no está exenta de potenciales complicaciones graves como infecciones, fugas, úlceras, estenosis, problemas respiratorios y trombosis venosas". El fallo concluye afirmando que "el CI fue impecable, ya que preveía todas las complicaciones, asumiendo el paciente el riesgo de la operación".

No llega al dos por ciento
A principios de año en España cundió cierta alarma social motivada por el fallecimiento de varios pacientes que se sometieron a una operación de reducción de estómago. Sin embargo, los estudios realizados sobre el índice de mortalidad de la cirugía bariátrica apuntan al 2 por ciento para todas las técnicas. El número de intervenciones por esta causa aumenta cada año un 40 por ciento y las previsiones indican que seguirá creciendo, en la medida en que lo hace la obesidad mórbida, con 60 millones de afectados en todo el mundo. Los pacientes sometidos a esta clase de cirugía son hasta 9 veces más propensos a sufrir complicaciones postquirúrgicas que los no obesos
.

Datos de la sentencia
Audiencia Provincial de Barcelona
Rollo de apelación: 627/2003
Fecha sentencia: 29 de marzo de 2004

La Audiencia Provincial de Barcelona ha absuelto a un cirujano no sólo por la buena praxis en una operación de obesidad mórbida sino también porque el CI fue impecable, pues preveía todas las complicaciones.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3160 veces