Inicio > Noticias > 2003 > Médicos proponen un impuesto a la grasa para reducir la obesidad

Médicos proponen un impuesto a la grasa para reducir la obesidad

La Asociación Médica Británica (BMA, por sus siglas en inglés) está proponiendo un impuesto al valor agregado del 17,5 por ciento a los alimentos ricos en grasa, como pastelillos y carnes procesadas, para resolver problemas vinculados con la obesidad.

LONDRES (Reuters) -- Las hamburguesas, algunas bebidas y los pasteles podrían estar sujetos a un "impuesto a la grasa" en un intento por combatir los índices crecientes de obesidad en Gran Bretaña, dijeron médicos el lunes.

Estos problemas le cuestan al Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña casi 500 millones de libras (829 millones de dólares) al año.

"Hay una epidemia de obesidad en el Reino Unido", dijo el portavoz de la BMA, Martin Breach. "Uno es lo que come y si ese es el caso, el público británico tiene un enorme problema", agregó.

"Al imponer un impuesto al valor agregado a los alimentos (con grasas) saturadas que se hallan en los productos de carne procesada como salchichas, tartas y galletas, mantequilla y crema, se puede ayudar a salvar algunas vidas", comentó.

Según las estadísticas gubernamentales, uno de cada cinco hombres y una de cada cuatro mujeres son obesos. La obesidad es un grave factor de riesgo para las cardiopatías, la hipertensión arterial, el accidente cerebrovascular, la diabetes, los problemas musculares y respiratorios y ciertos tipos de cáncer.

Una recaudación de impuestos por concepto de alimentos grasos se percibiría ampliamente como un impuesto regresivo porque las personas con bajos ingresos tienden a comer proporcionalmente mayores cantidades de alimentos baratos y ricos en grasa.

"Necesitamos educar a las personas sobre los beneficios de comer alimentos saludables y hacerlas más responsables de su salud", dijo Belinda Linden, jefa de información médica en la Fundación Británica del Corazón.

"También debemos estar seguros de que un impuesto a la grasa no termine penalizando a los pobres sin cambiar realmente sus hábitos de alimentación", advirtió.

Sin embargo, Breach comentó que el impuesto afectaría duramente a los productores de alimentos y tendría poco efecto en los pobres.

"Un impuesto a la grasa eliminaría el incentivo de los fabricantes de alimento de inflar los alimentos de grasas. En cambio, llenarían los alimentos procesados con ingredientes más saludables y mejores selecciones de carne", dijo.

"La grasa es un producto intermedio barato de la industria del procesamiento cárnico, tienen montañas de esa cosa (grasa) y están desesperados por usarla, así que la usan como ingrediente barato en los alimentos", agregó.

Al extender este impuesto al valor agregado a los alimentos se pondría a Gran Bretaña a la par con la mayor parte de la Unión Europea.

Más de 1.000 millones de personas en todo el mundo tienen sobrepeso o son francamente obesas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Casi 17,6 millones de estas personas con sobrepeso son niños menores de cinco años.

La Asociación Médica Británica (BMA, por sus siglas en inglés) está proponiendo un impuesto al valor agregado del 17,5 por ciento a los alimentos ricos en grasa, como pastelillos y carnes procesadas, para resolver problemas vinculados con la obesidad.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3993 veces