Inicio > Noticias > 2003 > Historias de vida - Fatty

Historias de vida - Fatty

Cuando era chico andaba con chicas más grandes, porque las de mi edad buscaban al típico chico lindo. Lo tomaba como algo natural porque a mí me pasaba lo mismo. Igual yo siempre fui muy lider, y eso me ayudó bastante, eso es una cosa que le atrae a las mujeres: por algo es así. La atracción sin lugar a dudas pasa también por la personalidad. Tengo una personalidad muy carismática.

No tengo "algo" que me sensualiza, en general siempre busco estímulos cerebrales al máximo. Lo sensual no pasa por un resultado, pasa por toda la historia. Con las películas también me pasa. Si ves "Nueve Semanas y Media" y vas con las frutillas con crema con tu mujer, no es lo mismo. Lo sensual está en toda la historia. Veo un maestro y pensar en llegar a ser como él me rompe la cabeza.

Con las mujeres me apoyé en mi talento, fui más ganador cuando me empecé a dedicar al cine que antes. A mí mi talento me sensualiza porque amo lo que hago, eso es lo que me sensualiza. Uno empieza a hablar de la pasión que tiene por lo que hace. Uno no podría hacer otra cosa. A mí también me atrae gente que tiene mucha pasión por lo que hace. La pregunta que siempre le hago a una mujer es: "cómo te ves de acá a 10 años", eso es clave para decir si es una mujer entera, sólida. Saber con qué sueña.

Yo me enamoré de una mina porque la primera vez que salimos pidió un gin&tonic. Y me enamoré... Después era complicada para la comida y no, me hizo pensar: el día que la lleve a comer a lo de mi mamá va a ser un problema. Me gustó del gin&tonic que ella era como yo: le gusta el alcohol como a mí, pensé. Felicidad. Aparte era muy, muy linda. Estaba de novia. Dentro de lo social a mí me fue muy bien, eso pasa por el carisma.

Para seducir a una mujer primero despliego todo mi encanto de soñador con los pies sobre la tierra y ... salamero... uno tiene su discurso. Lo que más le gusta a las mujeres es empezar a hablar de lo que hiciste, lo que hice yo, la soledad, que ésto, que lo otro...
Siempre cuento que cuando gané el concurso de videos en el programa televisivo Zoo, una de las cosas que me hizo más felices en mi vida, cuando llegué a las 3.00 de la mañana a casa de festejarlo, no tenía a mi mujer al lado para compartirlo. Como yo creo en las historias medievales, era como el caballero que había conquistado la cabeza del dragón y no tenía la doncella para ofrecércelo. La cabeza del dragón... y en general ahí mueren. Todas quieren ser la doncella a la cual yo les lleve la cabeza del dragón. Después soy muy tierno y cariñoso, en general cuando me gusta una mujer la tengo como una reina y soy un caballero, y soy todo lo contrario cuando se me va el encantamiento. Llevarle la cabeza del dragón es vivirla a ella, y todo lo que hacés es para ella.

Yo no me voy a levantar una mina por la calle, porque sé que tengo todas las de perder. Pero sé que una mina que me conoce, ahí sí yo empiezo a jugar de otra manera. Cuanto más me conoce sabe que tengo más para dar. Yo trabajo en publicidad, si una mina me ve en la calle, fuera de contexto dice: este es un gordito, y no puedo decir nada que la convenza de venir a tomar un café. Uno se siente más inseguro.

Sé que hay un tipo de cuerpo que no me atrae, no sé cuál es el que me atrae. Las mujeres gordas no me atraen, hay un factor de poder también. Una mujer gorda, talentosa... ahí no sé. La mujer gorda siempre sufre más que el varón gordo. Yo no fui un tipo gordo marginado de chico... estoy pensando que hay hombres gordos que también lo sufren. Yo estoy hablando desde mi experiencia. Yo las veo sufrir mucha más, como que " las mata" su gordura. Y las determina a ser de una manera. Yo era chiquito y en el viaje de egresados de 7mo. ya estaba de novio. Por ahí lo sentí más en la adolescencia pero siempre le encontré la veta. Me divertía muchísimo, tenía una banda de amigos muy divertida. Por más lindos o fuerte o gordos que fuéramos nos divertíamos muchísimo entre nosotros.

No me gustan lo gordos que quieren mostrar todo el tiempo que son re-simpáticos, y que estoy así y estoy joya. Ser gordo es un problema, y no sólo por un problema de salud. Para las mujeres es peor. El gordo tiene todos los estigmas de todo una cosa social que viene detrás: el gordo comiendo todo así con dos manos, maloliente y todo ese tipo de cosas que no tiene el petiso, el gordo se te hace como desagradable. De hecho yo me cuido más cuando estoy con alguien que no conozco, cómo como y todo ese tipo de cosas por el prejuicio con la gente gorda. Es así.

Mi sobrenombre me parece buenísimo. Fatty era el cantante de una banda sky, mis amigos me empezaron a llamar así y me quedó. El gordo tenía carisma pero era mucho más asqueroso, bien pesado. Hay mucha gente que ya ni sabe mi nombre. Fatty es parte de mi personalidad.

La aceptación del cuerpo de uno es fundamental, no digo que uno tome conciencia de eso pero es parte de la inteligencia de cada uno. En un momento, yo no sabía que iba a poder desarrollar otras cosas, como un inepto. Quién te dá y te quita. Pasé una muy fea. Yo descubrí mucho más tarde que yo era un seductor. Igual tengo una timidez incorporada hasta un punto. Cuando sé que está todo bien ya está. Tengo a veces como un temor al rechazo, cómo sé que esta mina me va a dar bola a mí y todo ese tipo de cosas.

Yo me imagino a mí como un caballero medieval. Cuando yo me imagino lo hago flaco, no raquítico pero sí un tipo corpulento. Una armadura del tipo del Rey Arturo. Malla metálica, arriba de un caballo con una espada, pelo corto. Highlinder. Héroes y Castillos. Conquistando la cabeza del dragón.

Mi cabeza del dragón tiene que ver con sentirme bien conmigo, ser feliz. Si yo no hiciera lo que hago no tendría nada para darle a nadie, no estaría bien conmigo mismo. Ser feliz es sentirse orgulloso de lo que uno hizo. Por vos, para vos.
Cuando era chico andaba con chicas más grandes, porque las de mi edad buscaban al típico chico lindo. Lo tomaba como algo natural porque a mí me pasaba lo mismo. Igual yo siempre fui muy lider, y eso me ayudó bastante, eso es una cosa que le atrae a las mujeres: por algo es así. La atracción sin lugar a dudas pasa también por la personalidad. Tengo una personalidad muy carismática.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 10526 veces