Inicio > Noticias > 2001 > Historias de vida - Pato

Historias de vida - Pato

Los fotógrafos trabajamos con la sensualidad a flor de piel: Yo tengo hipotiroidismo ¿y por eso existe el derecho a no tener una sensualidad, no tener una vida plena?. Te doy mi caso, 37 años, no soy un pendejo de 20.

Partamos del prejuicuio que tiene uno con su cuerpo . Entonces, de adolescente pensás: no, así qué puedo llegar a brindar y qué puedo llegar a recibir. El prejuicio en general es de la sociedad hasta que pasás a incorporarlo. Y te cuesta, y me costó mucho dar vuelta eso. El tema es lograr eso, si lo lográs, es lo mismo que con cualquier fantasía.

Yo soy fotógrafo, y vuelco esa fantasía en lo que hago, en mi trabajo y con mi modo de expresión. Esto me resultó mucho más fácil que llevarlo a la práctica diaria. Yo tengo una foto, que tendría que haber traído, que la ves y decís: esta foto es horrible, quizás porque la veo ahora a la distancia, pero es un poquito lo que en ese momento yo buscaba. Teniendo 24 años yo trabajaba en otra cosa, no me dedicaba solamente a la fotografía y había un concurso de foto-retrato desnudo, ahí plasmé todo lo que sentía, y es terrible. Es una espalda y una mano, la espalda de un tipo y una mano femenina clavándole las uñas, es la mano lo que me importa, lo que yo buscaba es eso: pasión, mi fantasía pasaba por una pasión contenida. No la tenía por lo que pasaba con mi cuerpo, yo no podía brindar ni recibir.

En el primer curso de desnudo que hicimos, la primera vez que salió el tema de la toma éramos un grupo de tres chicas y yo, sale la modelo con una camisita, se saca la camisa y automáticamente: que pasen las chicas primero, viste, porque vos estabas como nervioso, la reacción es esa, ponerte nervioso, estar un poco excitado, quedarte sentado porque sino se evidencia lo que tenés, y eso es normal, es comprensible. Quizás la prueba del tipo novato es esa reacción, como me pasó a mí. Las reacciones son siempre distintas, a mí en ese momento me pasó eso. Qué más querés, es una mina, sos hombre, y eso pasa, me pasó.

En el aspecto sexual jode mucho tener 20 kilos de más, eso en la práctica yo te firmo lo que sea. Es mucho más placentero tener 20 kilos menos. Se te abre un abanico terrible de opciones que te dan más placer.

Los fotógrafos tenemos fama de ser medio perversos, porque trabajamos con la sensualidad a flor de piel y la manifestamos. Una vez hice un curso de fotografía, con un fotógrafo muy conocido, y me preguntó: vos con tu mujer cómo lo hacés. Es al revés, yo no me pregunto cómo hacen los tipos flacos. La gente se preguntan cómo hacen los gordos. Hay un ida y vuelta de esa fantasía. Si querés lo hacés, pero hay que querer. Con más o menos dificultades, pero yo valoro más esto que de pronto un tipo que la tenía de taquito. Me costó, fue un trabajo mío. La enfermedad la tiene uno, el problema lo tienen todos. El tema es empezar a convivir y a sanarse.
Los fotógrafos trabajamos con la sensualidad a flor de piel: Yo tengo hipotiroidismo ¿y por eso existe el derecho a no tener una sensualidad, no tener una vida plena?. Te doy mi caso, 37 años, no soy un pendejo de 20.
Evaluación actual: 4 (1 votos)
Nota vista: 7333 veces