Inicio > Noticias > 2001 > Historias de vida - Gladys

Historias de vida - Gladys

Si yo fuera flaca...no haría nada distinto de lo que de hecho hice

El peso no interfirió en mi vida emocional, ni amorosa, ni en la sexual. Yo trabajo sobre el escenario, permanentemente estoy en escena, me gusta mostrarme, presentarme, soy narradora oral, cuento cuentos de literatura. Físicamente no me molesta, me encanta bailar, no me privo. Todos tenemos un poquito de divismo y si nos encerramos es porque nos da miedo.

Los colores me dan mucho placer. Si fuera por mí, yo estaría vestida de violeta todos los días. A los colores les encuentro cosas de vida, sucesión. Por ejemplo yo tengo tengo un recuerdo de dos oportunidades, tristes oportunidades, en una estaba vestida de azul y otra de marrón. Yo el único azul que uso es el jean y el marrón no existe en mi vida, no. No existen, ni se me va a ocurrir mirarlos.

Me gusta ponerme muchos anillos, si es noche de toros me puedo poner hasta 30 anillos. Tengo ropa color fuccia, tengo color naranja, zapatos naranjas, lilas, verde ni hablar. Uso muchísimos lilas y violetas, son colores transmutadores, que le corresponden a mi signo que es piscis, pero empecé a usarlos sin saber nada de todo eso, ya de muy pequeña usaba violeta. No uso floreados grandes.

La gente lo sensual y lo sexual lo une muchísimo. Para mí puede ser sensual hasta ver un cuadro hermoso, porque lo siento, lo siento en la piel. Hace unos años fui a escuchar una cantante japonesa en el Colón, y en el momento en que ella estaba cantando Madame Butterfly, e hizo el final, recuerdo que me hagarré la cabeza y lloraba como una loca, por lo magnífico que ella estaba haciendo. Cuando vi la película Relaciones Peligrosas, Glenn Close, cuando se entera que su amado murió, yo estaba en el cine y en un momento aparece ella en primer plano gritando, yo no pensé¡Qué buena película! sino que me quedé con eso que me hizo vivir.

Me puede paracer sensual hasta cómo me presentan un plato de comida o en la manera de poner la mesa. Lo sensual pasa por los sentidos, aun por esos sentidos que no puedo definir con nombre. Lo sensual es una mezcla de emoción y sentidos. Yo estaba viendo la ópera, estaban todos mis sentidos ahí, sin embargo necesitaba esa conjunción de todo para expresar. Lo sensual y lo sexual están muy ligados a la emoción.

El glamour es una parte importantísima de la vida. Dicen que las hadas tienen glamour. Eso es lo que atrae. Hace muchísimos años recuerdo que un amigo me decía: ¡Ah!, las gordas no sienten nada, las gordas no saben esto, vos sos una gorda, a vos no te gusta tener relaciones sexuales, todo dicho en criollo. Bueno, a mí eso nunca me pasó, nunca, parece que mi cuerpo se olvidó que tenía que responder a ese mandato. Creo que los hombres creen que a cierto tipo de mujeres ellos les tienen que hacer el favor. Piensan: pobre, nadie les da bolilla, les voy a hacer el favor. Eso es una cosa tan idiota, no, tan falta de inteligencia. Lo que pasa es que posiblemente en algún lugar les atrae pensar eso, porque queda mal que se los vean con una gorda, pero la gorda te abriga, te hace de mami, te hace los cuchi-cuchis. Afuera hay una marca cuyo lema es: "for the women for more to love", la mujer con más para amar.

Tengo bastantes amigas redonditas y veo que los hombres son más celosos. Estoy pensando...les conviene que estén gordas para que no les estén flacas, porque vaya a saber si están flacas qué les puede suceder. Un analista me dijo que yo era gorda porque si yo fuera flaca vaya a saber qué era capaz de hacer, pero no haría nada distinto de lo que de hecho hice.

Otra cosa que tengo es que yo digo que soy como las gueishas: mi placer es complacer. Se supone que yo soy una seductora nata, según mi marido, y que las cosas me suceden porque soy así y no porque laburé para tenerlas, está totalmente equivocado, a mí me cuesta mucho laburo conseguir las cosas que me importan, me esfuerzo por lograr lo que quiero. Con la seducción sola no voy a ninguna parte.

Seduzco haciendome la buena, aunque no tenga ganas, el otro día escuché decir algo tan magnífico, en una película de Almodovar, a una travesti: Yo quiero ser lo más auténtica posible, para ser auténtica tengo que ser como sueño que soy. Me pareció tan bueno. Yo tomé una frase de Mignona que dice: No es cuestión de vivir una vida dolorosa sino una vida con el dolor. Yo pienso que una persona que porque es gorda decide que nada le va, ignora la cantidad de posibilidades que hay.
Si yo fuera flaca...no haría nada distinto de lo que de hecho hice
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8789 veces