Inicio > Modelos Gran Talla > Alejandra Gutiérrez Ramírez

Alejandra Gutiérrez Ramírez

Modelos Gran Talla

Alejandra Gutiérrez Ramírez

Agradezco mucho la oprotunidad que brindan de expresarnos y sobre todo de continuar con este espacio de modelo y de la página... gracias....mil

Alejandra Gutiérrez Punto y seguido: una historia adversa entre viceversa “soy lo humano que se clava, que come cada palabra escrita párvula agonía con tinta envenenada…” Nací en Xalapa Veracruz México, en 1973, año en el que comenzaban a sonar los discos de vinilo, y distintos movimientos sociales cobraban sus primeros tonos y fuerza como equidad, los derechos de trabajadores, amor y paz, y cuando se corría el rumor de que Joaquín Sabina regresaba a España después de tres años de exilio. Crecí entre música y letras, me conmovían las injusticias y desigualdades sociales y me formé dentro de ellas, estudié sociología y continué mis estudios en psicología comunitaria. Escribo poesía, me gusta la música con distintas variantes, pero soy amante de la obra de Joaquín Sabina, su música me ha formado en muchos sentidos a la par de mis vivencias. Si quiero estar en este espacio de la página gordos.com es con el afán de mostrarme a mí misma que puedo vencer algunos miedos de ser expuesta ante muchos ojos que con complicidad, compañerismo e incluso morbo concurren en este espacio. Y para expresar que el cuerpo no debe limitarnos que debemos hombres y mujeres romper las cadenas que la sociedad nos impone, esos cuerpos posmodernos que sólo etiquetan y encasillan lo que somos, el alma y el ser, en esa sociedad que nos limita al hacer y tener. Que al pasar las líneas internas y romper nuestras limitantes puede uno tener esa pertencia del ser, eso que nos construye como seres humanos valiosos, que va más allá de las formas, de las reglas, de lo que debe ser, de la moda, de los clichés. He vivido lo que [email protected] de Ustedes han pasado, críticas, burlas, comentarios hirientes por tener un cuerpo grueso, ancho, con pliegues, con kilos encima, y en el camino he llorado y reído, y me ha fortalecido y enseñado que soy una gran persona y que mucha gente que conozco y otras que no conozco, pero que leen estos espacios en busca de una aceptación, me han enseñado que las personas valemos por lo que vamos dejando al vivir, por lo que somos que es mucho que es tan inmenso como nuestro mismo cuerpo. Habemos muchos tipos de personas que hacemos las cosas que nos gustan sin limitaciones y que vamos construyendo espacios especiales en nuestra vida. Yo pulso con el dictado de las palabras a modo de poesía, disfruto de los amigos (que afortunadamente hemos coincidido en el tiempo preciso, que me quieren y aceptan como soy. Disfruto de las tardes, de la lectura, del café, el vino, la música, saboreo la comida como las mejores palabras escuchadas de la voz de Joaquín Sabina como almohadas o estrellas en cada uno de mis tejados. Me esfuerzo por encontrar espacios y amigos y amores que se funden como lenguas que lamen las heridas con palabras de seda cuando acoge la debilidad, cuando se necesita la fuerza ante la hiriente lucha y los más importante es que la fortaleza y el creer en uno hace que los demás no te hieran por sus burlas ni comentarios uno es mucho más que el cuerpo, y el cuerpo es maravilloso sumándolo con todo lo que es uno llega uno a ser extraordinario. Llorar y reír por aquello que vale la pena.