Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Este es un artículo que nos viene bien, espero que os sirva. :-)

por diana Briggeth Mosquera Varela
jueves, 13 febrero 2003
La despensa imaginaria Deseos, fantasías, carencias, sueños, ilusiones, afectos, ideales: de todos estos materiales se alimenta nuestro psiquismo, que está formado por un mundo en el que se interrelacionan las emociones y los pensamientos. Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos, aceptamos también nuestros cambios vitales y, sobre todo, nuestras carencias y dificultades. Ello es posible porque estamos bien alimentados, psicológicamente hablando. Entonces nuestra despensa imaginaria contiene todos los ingredientes para no pasar hambre de amor. Así, nuestro nivel de salud mental es equiparable a la salud física. Hay un equilibrio entre lo que queremos y lo que conseguimos, entre cómo somos y cómo deseamos ser. Hemos llegado a amar nuestras debilidades. Si, por el contrario, mantenemos luchas internas por la desproporción entre lo que queremos y lo que conseguimos; si no hemos podido aceptar nuestra historia, es posible que nuestra despensa imaginaria se halle mal equipada e intentemos llenar ese vacío saciándonos de comida más allá de nuestras necesidades físicas.