Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

REFLEXIÓN: "VIDA".

por nora tovar
sábado, 27 septiembre 2003
Un pequeño niño apurado por crecer se acerca al creador y le pregunta: “Señor, ¿qué es eso que se ve a lo lejos? A lo que el Señor respondió: “Eso, mi niño, es la montaña que estás por escalar. ¿Ves esa pequeña recepción que está ahí? Ahí te serán dados dos paquetes únicos: uno de ellos será el de “Valores”. En éste tú encontrarás aquellas herramientas innatas que te permitirán aprender y desarrollarte a lo largo de tu trayectoria, serán tu valor agregado inicial, y podrás incrementarlo conforme avances a través de la sabiduría y los conocimientos que logres obtener. El otro paquete, “Defectos”, contiene todos aquellos aspectos negativos que te pertenecen, ellos entorpecerán tu viaje y serán un obstáculo, pero no te desanimes, son piedras que, dependiendo de la fortaleza y la madurez que adquieras, te pesarán cada vez menos y así lograrás maximizar tus valores, e incluso incrementarlos. Sin embargo, tus defectos también se pueden incrementar, provocando pesadez y retrazo en tu encomienda y finalmente tropiezos y caídas”. El pequeño angelito, aún un poco confundido, le hace otra pregunta a Dios: “Padre, pero, hay mucha bruma, con trabajos se alcanzan a distinguir las faldas de la montaña, ¿qué ocurre?”. A lo que Él respondió con una tierna mirada: “Claro, mi pequeño, en esa montaña nunca puedes ver lo que hay más adelante, sólo puedes trabajar y contemplar tu espacio y hora actual. Tampoco es posible ni útil que mires lo que hay abajo, esos son hechos pasados que si te distraen pueden hacerte descuidar tu misión”. El pequeño le hace otra pregunta a Dios: “Señor, pero yo soy muy pequeño y débil, ¿cómo lograré ascender yo solo y llegar a la cima?”. Dios con su infinita bondad le explicó: “Desde el principio, tu camino será guiado por ángeles, escúchalos, sigue sus consejos, pues algún día te dejarán solo para que elijas tu vereda. Debes saber que muchos escogen caminos con grandes pendientes sin darse cuenta, otros eligen terrenos rocosos que les impiden avanzar hacia la cima, pues se la pasan esquivando piedras, y muchas veces éstas los hacen caer. Esta montaña puede ser muy traicionera. Pero por más grande que sea la piedra que se te imponga, destrúyela, trata de cruzarla, no la rodees. Ten en cuenta que aquellos que llegan a la cima son los que cuentan con los mejores picos, palas, cuerdas y mosquetones, artefactos que se logran conseguir durante tu recorrido y que de ti dependerá conservar y utilizar eficientemente. Existen seres que nunca maduran y su camino les resulta difícil, por lo que se dejan caer. A ellos se les llama suicidas. Existen otros que escogen atajos que creían fáciles; esquivan pendientes y terrenos complicados por miedo a enfrentarlos, pero al final se encontraban con terrenos fangosos de insatisfacción y atraso. Es por eso que deberás tener mucha precaución al establecer tus metas, no escojas los caminos fáciles, pueden ser engañosos y traerte más mal que beneficio. Si algún alpinista amarga tu viaje, no intentes desquitarte, trata de intercambiar herramientas con él, une fuerzas siempre que te sea posible. Cuando tengas oportunidad, no te olvides de sembrar flores de esperanza y amistad. Sólo a través de estas acciones lograrás alcanzar la cima para descender y finalmente estar a mi lado”. El pequeño, ahora ilusionado, le hace una última pregunta al Señor: “Padre, ¿cómo se llama esa montaña?”. A lo que Dios respondió: “VIDA”.

Respuesta de andrea xxxxx

domingo, 28 septiembre 2003
Una parabola preciosa gracias por postearla. Besitos y fuerza de voluntad a montones para todas

Respuesta de maria victoria perez

domingo, 28 septiembre 2003
Muy bella!. con mucha profundidad... le agregaría: Que el camino que más nos cuesta es el más valioso.Gracias