Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

BITÁCORA DE VUELO (DRAGÓN NEGRO)

por
lunes, 15 septiembre 2008

Sucede que a veces no es suficiente despertar y saber que seguimos vivos.

Sucede que a veces queremos un poco más de atrevimiento del destino, y nos atrevemos a soñar.

Sucede que a veces la pena es un punzante desgarrador, que inevitablemente nos devuelve a la certeza de que nunca estamos más solos que hoy!

Y sin embargo, seguimos formando parte de un mundo etéreo, adornado de bellas flores y sinuosos destellos de risa y abrazos.


y nunca es más azul la tarde que cuándo tus ojos voltean a mirarme.

y nunca es más abrazador el viento que cuándo tu cabello suelto juega con mi espalda y no desaparece el verano que de mis pies a tus alas, hacen una bitácora de vuelo de dragones y azucenas.


y tu austral silueta se dibuja aún más, en mi selva tropical.


San José de Costa Rica.

Respuesta de daniela soledad perret

lunes, 15 septiembre 2008
Dragón de vuelta a las escritura, ya te había extrañado por estos lados, y sin duda que me ha gustado mucho lo que has escrito aquí ,muchas veces sabemos que estamos vivos, pero no queremos darnos cuenta…la pena es eso un puntazo que nos desgarra y y ese puntazo nos hace sangrar al ver que estamos solo hoy…y sin embargo seguimos siendo de este mundo lleno de flores bella, de risa y abrazos, un beso  mi niño y muy lindo lo que hoy me has escrito…

Respuesta de Maria Fernanda Martaux

lunes, 15 septiembre 2008

Sucede que a veces la pena nos envuelve en el ambiente..

Y cae gota a gota por encima de las vivencias…

Sucede que entonces descubrimos que morimos un poco cada día.. entre los ataúdes cubiertos por azucenas…

Sucede que entonces las aves miran desde algún punto celeste y señalan la ruta mas cercana al despertar… 

Sucede que entonces a veces se prefiere seguir en lo etéreo… donde las tardes y las noches son de azules policromáticos… que iluminan las rutas hacia el verano eterno de  tus misterios...

Entonces los unicornios toman alas y vuelan..

Y cuando suben alto.. no se sabe si serán dragones..  o un mar embravecido..

Pero siempre se sabe serán unicornios.

Un beso de lluvia

Lucía