Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Comer por ansiedad

por yveda yveda
domingo, 24 agosto 2008
Tomado de el-nacional.com

Salud

Comer por ansiedad

Es uno de los padecimientos más comunes en la actualidad. Entregarse a la ingesta de alimentos se ha convertido en uno de los resultados erróneos de la ajetreada jornada


"No tengo hambre pero quiero comer algo". Cada vez es más común escuchar esto en cualquier parte. Muchas personas, sin distinción de edad o sexo, son víctimas de este mal que ataca psicológica y emocionalmente, y también podría ser el responsable de desencadenar serios problemas de salud.

Aunque sus causas pueden ser diversas, los especialistas afirman que los casos más comunes que se presentan en su consultorio son causados por el estrés o el exceso de preocupaciones que atraviesan muchas personas diariamente. "La ansiedad es un estado de tensión que debe diferenciarse de la angustia, porque esta última está relacionada directamente con algo particular. En cambio la ansiedad es más abstracta y generalmente aparece cuando la persona tiene estrés laboral, de casa o estudiantil", explica Ana Graciela Delgado, psicólogo clínico.

Según los especialistas, el primer paso es encontrar la causa. "Primero se debe estar seguro de que la persona no tiene ningún problema fisiológico o metabólico que le produzca la ansiedad", explica la nutricionista Carmen Cecilia Bustamante. También toca hacerse una auto revisión.

"Hay síntomas que permiten detectar que algo está mal, comportamientos que no sólo la persona nota, sino también su entorno. El incremento del apetito, el insomnio o la irritabilidad pueden ser algunas de las señales", agrega Delgado.


PREOCUPACIONES DAÑINAS
Generalmente las personas asocian la ansiedad con la comida porque sienten satisfacción y placer al momento de comer. Los expertos explican que esta sensación de bienestar es producida por la cantidad de serotonina que se libera en el cuerpo.

Pero lo que viene luego no es tan agradable. Según Delgado, incomodidad y desagrado son las dos sensaciones que experimenta una persona ansiosa después de comer exageradamente, lo que puede, a su vez, llegar a afectar sus relaciones sociales y hasta sexuales: "Además de producir ciertas enfermedades graves como gastritis, alergias o erupciones en la piel; es un trastorno que suele estar relacionado con enfermedades emocionales". La psicóloga afirma: "Quienes comen por ansiedad no se miden. Las cantidades de comida son exorbitantes y pueden llegar a comer todo el día, generando fuertes niveles de sobrepeso".


SALUDABLE RESPUESTA
Los especialistas responden enfáticamente que la solución para atacar el problema de una manera más efectiva es el ejercicio. Practicar algún deporte que sea del agrado de la persona elevará su estado de ánimo a uno más tranquilo y relajado. "Los ejercicios producen endorfinas que son efectivas a la hora de bajar las ansias por la comida. Producen estados de confort y de placer que no otorgan los alimentos, porque comer es un placer momentáneo que luego puede hacer sentir a la persona más bien culpable", argumenta Delgado.

De igual forma, Bustamante recomienda que lo más importante es que la persona tenga una vida social más activa. "Hay que mantener al cuerpo y a la mente ocupados, de esa manera evitaremos la ansiedad. Mientras tengamos más cosas que hacer y en qué distraernos no nos dará hambre, pero si nos mantenemos ociosos durante todo el día es lógico que lo único que se nos ocurra hacer sea comer".

Otra de las alternativas que la nutricionista ofrece es cambiar la manera de alimentación, porque asegura que últimamente se ha incrementado el consumo de comidas rápidas por el acelerado ritmo de vida. "Básicamente debemos comer lo que nuestro cuerpo necesita, manteniendo un equilibrio en las comidas. Las proporciones que se consumen deben incluir cerca de 15% de proteínas, 30% de grasas y entre 50% o 60% de carbohidratos. Lo más recomendable siempre va a ser eliminar los alimentos con alto nivel de azúcar, como las chucherías o los snacks que en un primer momento pareciera que disminuyen la ansiedad pero como el nivel de azúcar es tan alto, lo que ocasiona es un efecto contraproducente".

Es importante que las personas corrijan este padecimiento al momento de sentir que sus niveles de ansiedad son preocupantes, porque no sólo afectan sus relaciones sociales y personales, sino que también se producen frustraciones emocionalmente que afectan el perfecto desenvolvimiento de la persona. Para esto es necesario reflexionar sobre las situaciones que se presentan diariamente para así buscar soluciones sin tener que recaer en el estado incontrolable de comer.