Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

¿Están los obesos necesitados de cariño?

por yveda yveda
martes, 17 junio 2008
Artículo tomado de "El nuevo Diario" de Managua.

http://archivo.elnuevodiario.com.ni/2001/junio/29-junio-2001/sexualidad/sexualidad5.html

"¿Están los obesos necesitados de cariño?

—Miguel José Maury—
Managua

La obesidad es un mal que afecta a muchos, pero que comprenden pocos. Resulta que en los seres humanos existe lo que pudiéramos llamar cierta injusticia metabólica.

Algunos pueden comer de todo, en la abundancia que deseen y a la hora que quieran con absoluta felicidad, en tanto sus organismos aprovechan sólo lo que necesitan y la demasía la eliminan olímpicamente.

Mientras que otros, con un sistema neurovegetativo quizás más deficiente -a los cuales los médicos clasifican como personas con metabolismo bajo- deben pasárselas pensando en qué comen, cuándo lo comen y lo más martirizante: en qué cuantía lo ingieren.

En resumen, para decirlo más fácil: el mundo está dividido entre los flacos felices y los gordos desgraciados.

En el orden estético hay que contar no sólo con los tropiezos de las tallas de ropa -en sí un problema- sino también con la percepción, y aquí va una sentencia que seguramente me buscará no pocas enemistades: no hay manera de que un gordo luzca realmente elegante.

LOS APUROS QUE PASAN

Por ejemplo, no existe forma de que parezca atrayente un obeso en pantalones cortos o bermudas; tampoco es posible que un individuo con sobrepeso luzca bien en pullovers; la faja de grasa alrededor de la cintura o salvavidas, siempre impedirá que la visión resulte bella.

No hablemos ya de ciertas situaciones en las cuales los gordos siempre deben evitar verse. Por ejemplo, un individuo con sobrepeso, pero también con dignidad, no debe nunca correr detrás de un ómnibus que se le escapa, ni bailar rap, ni subir o bajar demasiado rápido las escaleras, ni gesticular con mucha efusividad mientras habla.

Por otro lado, un obeso que pretenda abordar un transporte público repleto de pasajeros adquiere, a los ojos de la muchedumbre, categoría de criminal de guerra o de violador de los derechos humanos.

No hay mayor desazón para un individuo pasado de peso que intentar acordonarse los zapatos; también tratar de encontrarse el cinto del pantalón desaparecido bajo las secciones de grasa del dividido abdomen; o sea más decepcionante que mirar hacia abajo y no ver nada... más que la «cima» del abultado vientre.

Tampoco resulta muy edificante para un rollizo tener que caminar largas distancias o remontar empinadas cuestas. Si alguien duda que el cuerpo humano está constituido en un 80 por ciento de agua, que observe a un gordo a las 12 del día remontando una calle empinada.

DISCRIMINACIONES IRRITANTES

Como para empeorar la condena de los obesos, existen además, ciertas discriminaciones irritantes.

Debido al espacio no pocas veces excesivo que ocupan, se evita la proximidad de un gordo no sólo en el transporte público, sino también en restaurantes, tiendas y hasta en la acera.

Una cosa provechosa y justa podría ser que existiesen restaurantes, transporte público, parques, hospitales, escuelas, atelieres, y hasta hoteles «sólo para gordos». Todo sería más fácil para éstos y para el resto de la población. Una especie de «Gordolandia».

Según los endocrinólogos, dietistas y otros especialistas, para combatir la obesidad lo más efectivo es el cambio en el estilo de vida y esencialmente en los hábitos alimentarios, pero sin excesos perjudiciales.

Por ejemplo, desde hace ya tiempo en Europa se ha desatado una verdadera fiebre por la estilización de la figura y en Estados Unidos se incluye el «boom» por el fisiculturismo, «modas» que han desembocado en una verdadera epidemia de anorexia (inapetencia progresiva).

«Resulta que ahora se usa estar flaco, mi hermano», me decía hace poco un amigo que al igual que yo, está algo «pasadito» de peso. Este me hablaba con resignación de la última dieta que está haciendo, con la cual pasa más hambre que un prisionero judío en Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial."

Respuesta de veronica podres

martes, 17 junio 2008
Gracias por siempre poner información interesante. Abrazos.

Respuesta de Guillermina Limon

miércoles, 18 junio 2008
Me parece injusto ese tipo de discriminaciòn hacìa las personas con sobrepeso u obesas, es màs me molesta cualquier tipo de discriminaciòn.  Si es cierto que el sobrepeso es causante de miles de enfermedades o màs bien predispone a ciertas enfermedades.
En cambio no se discrimina a aquel "delgado" inculto, mal hablado, grosero, etc, solo por eso porque es delgado.  Gente seamos serios, una persona no vale por lo como se ve estèticamente, sino por lo que vale; si lo se vivimos en un mundo lleno de prejuicios mucho de los cuales nosotros mismos creamos.
Salgamos a la calle con la frente en alto y sin verguenza porque no somos criminales y no permitamos que nadie nos haga menos, no somos ni màs ni menos que los delgados somos iguales y por lo cual merecemos el mismo respeto y trato.

Respuesta de JAVI PACHONCITO GOMINOLA

miércoles, 18 junio 2008
todos en algun momento nos sentimos observados por el hecho de ser gordos ,si vamos a una tienda de ropa es verdad nos miran como si nunca en la vida hubiesen visto a alguien asi de gordo incluso hay algunas personas que hacen comentarios al respecto y con nada de respeto pero que exista un lugar solo para personas gordas es demasiado primero seria para prsonas que son gordas y luego un lugar para personas gordas que sean gays etc. lo que quiero decir es nuestra diferencia de peso no debe de aislarnos del resto de la gente porque si bien es cierto que existen personas mal intencionadas flacas o gordas, tambien existen personas que te tratan con respeto por lo que eres y no por como te ves tal vez no son muchas o quizas no todos hemos tenido la suerte de encontrar gente que nos trate con respeto .
que no nos discriminen pero tambien al defender nuestros intereses no discriminemos a los demas . evitemos esos comentarios hirientes a cualquier persona seamos o no seamos gordos o flacos somos personas con derechos, sentimientos, ilusiones, y nos vemos como nos sentimos si soy feliz me veo feliz, si soy infeliz veo infeliz. realmente no importa que tan gordo, flaco, alto, chaparro, feo, bonito, sea lo importante es que me sienta bien por lo tanto me veo bien, y eso es lo importante 

Respuesta de yveda yveda

miércoles, 18 junio 2008
[email protected] lamentablemente nuestras sociedades latinoamericanas condenan y fustigan todo lo que sea diferente, y ahí entramos [email protected], homosexuales, gente vanguardista, estéticamente "no correcta" etc.

Nosotros como ciudadanos e interesados pienso deberíamos hacer el esfuerzo de romper estos estereotipos tan tontos y negativos, exigir y presionar a los medios y agencias publicitarias para que pare la campaña agresiva y sistemática de "etiquetamiento" de la gente y se nos de cabida a todos y respeto.

No hay que dejarse amilanar, seguir adelante y seguir abriendonos camino.

A todos un fuerte abrazo.

JEN