Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

La amistad influye en la gordura

por yveda yveda
martes, 08 enero 2008
 
INVESTIGACIÓN %7c EPIDEMIA DE OBESIDAD EN ESPAÑA
La amistad influye en la gordura
Cinco hospitales y universidades trabajan para encontrar vías con las que controlar la deriva hacia la obesidad de la sociedad española. La Universidad de Navarra ya ha finalizado su estudio, con conclusiones llamativas. Una de ellas es que la amistad influye en la gordura
PACO REGO
< -- Inicio tabla imagen -->
!%5bfoto
< -- Fin tabla imagen -->

A Pablo no le falta nunca una ración de pastel de manzana, chocolate y un zumo de pera en la mochila. En 20 minutos, lo que dura el recreo, el pequeño se zampa el menú que le prepara su madre para el colegio. &'171;¿Gordo? Qué va, qué va. El niño está creciendo... Ya tendrá tiempo de adelgazar», justifica Teresa el exceso de media mañana. Pero la báscula no engaña. 61 kilos son demasiados -lo normal es 46- para una criatura de 11 años y 1,45 de estatura. Se lo ha dicho el pediatra a la madre: o el chaval come menos y reduce calorías, pues anda ya sobrado de grasa, o pronto engordará la lista de los menores obesos. Ni caso.

< --publicidad_robapaginas-->A Teresa, como tantas madres, le cuesta digerir que tiene un problema de peso en casa. Será que desconoce que el 80$ de los adolescentes obesos lo serán también de adultos. Sanidad habla ya de epidemia. Lo avalan las cifras: el 16,1$ de los niños y adolescentes españoles de seis a 13 años padece obesidad (el doble que hace 10 años), y el 18,5$ tiene sobrepeso. Kilos de más que nos sitúan en los puestos de cabeza -sólo Reino Unido nos supera ligeramente- en la lista europea de menores pasados de kilos.

Para intentar frenar esta tendencia, cinco hospitales y universidades (Madrid, Granada, Santander Pamplona y Zaragoza) han puesto en marcha el Estudio Evasyon, en el que decenas de adolescentes con problemas de peso de toda España están siendo sometidos a test de herencia, medición de grasa, nutrición... El propósito es diseñar un tratamiento que sirva de modelo para combatir la obesidad en niños y adolescentes.

Crónica adelanta las conclusiones del estudio de la Universidad de Navarra, único de los cinco concluido, donde se desvela influencia de la genética, de los videojuegos y la dieta científica para chicas y chicos obesos.

1. EL GEN DORMIDO DESPIERTA

La dieta no lo es todo. De una forma u otra, el niño o el adolescente lleva escrita la tendencia a coger peso desde el nacimiento. De hecho, el riesgo de ser obeso aumenta cuando se tienen parientes obesos. Una herencia que permanece en silencio como un volcán apagado. Hasta que despierta y la persona, sin saber por qué, empieza a engordar. La clave reside en los llamados genes dormidos cuyo ADN -responsable de al menos 49 síndromes que incluyen la obesidad como uno de sus rasgos- sale de su letargo y se vuelve activo por un estímulo exterior.

&'171;Determinadas comidas, olores o la ingesta de grasas, por citar sólo unos ejemplos, pueden desencadenar una reacción de esos genes», explica la doctora Martí. Aunque el ambiente juega también su papel. &'171;El estilo de vida puede hacer que la carga genética se active y el chico o el un niño comience a engordar, aún sin comer demasiado».

La alarma suele dar la señal a edades tempranas -entre los dos y los 10 años-, cuando la influencia de la obesidad hereditaria es especialmente fuerte. %5bEsta diferencia genética explicaría la razón de que haya personas que comen poco y engordan, mientras otras comen de todo y están delgadas%5d.

Pero la genética no basta. Un sorprendente y controvertido estudio -que se viene realizando desde 1948 entre los habitantes de Framingham, pueblo estadounidense que da nombre al trabajo publicado en julio de este año en el prestigioso The New England Journal of Medicine- alertaba de que la obesidad se contagia. Cuando una persona gana peso, las de su entorno corren un riesgo mucho mayor de engordar. De modo que el exceso de kilos y la obesidad se extienden igual que lo haría un virus. Tener, por ejemplo, un amigo gordito aumenta en 57$ las posibilidades de subir de peso; un 40$ si el que engorda es un hermano, y un 37$ si es el cónyuge. Y si la amistad es muy estrecha, por ejemplo, entre dos personas, las probabilidades se disparan hasta el 171$, siendo el contagio más acusado entre hermanos.

2. EL 'MENÚ CATODICO' CRÍA GRASA

No todo es culpa de la mala dieta. O de la genética. O del continuo bombardeo publicitario de productos nada saludables. La ración diaria de televisión y videojuegos, lo que los nutricionista llaman ya &'171;menú catódico», llega a sumar tanto como las grasas o las calorías. Tras estudiar los hábitos de ocio de más de 180 niños y adolescentes obesos -y compararlos con chicos de entre seis y 14 años sin problemas de kilos- se ha comprobado que el peligro de coger kilos en demasía es proporcional al tiempo que los jóvenes pasan delante de la caja tonta o del PC.

Así, por cada hora de televisión, el riesgo de obesidad aumenta en un 7$. Y si son más de 18 horas por semana, el peligro se multiplica por cuatro, concluye el estudio de Navarra. De hecho, los niños a los que no se les permitía ver la tele más de una hora al día tenían una incidencia mucho menor de sobrepeso que aquellos que se pasaban más tiempo delante del televisor.

&'171;Los chicos se acostumbran, de una manera instintiva, a masticar muy poco la comida, más bien la tragan, y la digestión se hace mucho más lenta y pesada. Y el cuerpo se convierte en poco tiempo en un gran almacén de calorías y grasas. Muchos de estos chicos terminan siendo hipercalóricos... Son los obesos del mañana», explica la nutricionista Amelia Martí.

Difícil lo tienen los padres ante tanta pasividad. Algunos datos indican que se ha producido un descenso acelerado, por ejemplo, del tiempo que los niños caminan o pasean en bicicleta. No así en cuanto al ocio electrónico. Los niños y adolescentes españoles pasan, de promedio, dos horas y 30 minutos diarias viendo televisión y media hora adicional colgados de los videojuegos o de internet. Durante ese tiempo, además de no quemar calorías (uno de cada cuatro jóvenes españoles tiene exceso de grasa o está en serio riesgo de tenerlo), se tragan unos 54 mensajes publicitarios ideados con el único objetivo de incitar al consumo. Esta inactividad aumenta de manera considerable en Navidad y Semana Santa, y baja durante los meses de verano.

3. 30.000 MENORES CON DIABETES

Freno a la báscula. De lo contrario, prevén los expertos, el exceso de peso traerá consigo otro trastorno que amenaza convertirse en la primera causa de muerte en los próximos años: la diabetes. Hoy son ya 30.000 los menores españoles que sufren esta dolencia. En concreto la de tipo 2, una variante de esta enfermedad que antes sólo aparecía en los adultos (en la actualidad hay tres millones de estos enfermos) y que ahora padecen niños y adolescentes.

Para atajar esta epidemia, el ministerio que dirige Bernat Soria ha recomendado a los colegios de toda España que prime en sus menús el consumo de fruta y legumbres, y ha cerrado recientemente un acuerdo de autorregulación con la industria alimentaria para la disminución de las grasas trans, que elevan el colesterol.

Según un estudio, realizado por miembros del Servicio de Endocrinología del Hospital Vall d¿Hebrón de Barcelona, el 19$ de los niños obesos españoles es prediabético o, lo que es lo mismo, tiene intolerancia a la glucosa, el paso previo al desarrollo de la diabetes. Un estado que podría adelantarles problemas como la ceguera, fallos renales o cardiacos. Evidencia, además, que los niños y adolescentes con mayor peligro son aquellos cuyo índice de masa corporal es más elevado (es decir, con más sobrepeso) y los que se encuentran en la edad puberal (10 o 12 años) o pospuberal. Cada año, se diagnostican en España 1.100 nuevos casos de niños con diabetes.

4. EL HUMO ENGORDA

El peso al nacer está igualmente relacionado con la obesidad. Los bebés que se encuentran por debajo o por encima de los límites normales de peso corren un peligro mayor de sufrir obesidad en la infancia. Otro tanto pasa con los niños cuyas madres padecieron diabetes en el embarazo (en este caso, corren un riesgo mayor de ser obesos hasta los 4-5 años). El estudio de Navarra, especialmente las que consumen habitualmente, advierte, asimismo, de que los bebés de madres fumadoras tienen más probabilidades de padecer un exceso de kilos o de convertirse en obesos en la infancia.

2.500 MILLONES EN CURAS

H ipertensión, cansancio, desgaste del corazón y de las articulaciones, colesterol, depresión... Son algunas de las enfermedades que con frecuencia padecen los niños y adolescentes obesos o con sobrepeso. Una pesada factura que cada año le cuesta a la sanidad pública 2.500 millones de euros, el 7$ del gasto sanitario. Cifras (oficiales) que nos acercan cada vez más a los estadounidenses. De hecho, pese a ser uno de los países de la cuenca mediterránea a los que se atribuye una cultura gastronómica muy saludable, España se encuentra entre los países del mundo con peores datos de nutrición, junto con Reino Unido y Estados Unidos. En la Unión Europea (UE) el número de niños obesos aumenta a un ritmo de 400.000 al año.

Andalucía y Canarias son, por este orden, las autonomías con mayores tasas de obesidad infantil, mientras que las más bajas se sitúan en el nordeste peninsular.

En la UE hay 14 millones de niños de entre cinco y 11 años con sobrepeso, de los cuales al menos tres millones son obesos. Padecen sobrepeso quienes tienen más de 25 de Indice de Masa Corporal (IMC); si supera los 30 hablamos de obesos, y si además la persona está por encima de 40, sufre obesidad mórbida, lo que significa que su salud peligra. El IMC es fácil de obtener: basta con pesar y medir al muchacho y dividir el peso por su altura al cuadrado.

Dicen los expertos que los niños gordos de hoy serán los obesos del mañana. Y según un estudio español, no les falta razón. Ingerir más de una vez a la semana comida basura aumenta un 129$ el riesgo de obesidad, sostiene una investigación realizada por nutricionistas del Hospital del Mar de Barcelona entre 3.054 personas. Se confirma, así, la relación directa entre la frecuencia de este tipo de dieta rápida y el riesgo de sufrir esta enfermedad.

Mientras Francia y Reino Unido han prohibido, en este curso 2006-2007, el consumo de refrescos, patatas fritas y chocolatinas en los colegios, por el contrario, en las escuelas españolas sigue habiendo máquinas expendedoras de estos productos, a lo que hay que sumar la poca la actividad física exigida en los programas educativos y los menús escolares mal elaborados. Pese a todo, el Ministerio de Sanidad ha descartado prohibir este tipo de tiendas ambulantes en centros de la red pública de enseñanza.



MENÚ RECOMENDADO

  • NIÑAS
      DESAYUNO. 1 vaso de leche semidesnatada / 30 gr. de cereal sencillo / 1 pieza de fruta: naranja, manzana, pera, melón (plátano no).

      MEDIA MAÑANA. 1 pieza de fruta: manzana, naranja... (excepto plátano) / 2 galletas tipo &'171;María» que no estén enriquecidas.

      COMIDA. 100 gr. de ensalada / 90 gr. de legumbre y 100 de verdura / 30 gr. de pan blanco o integral / 1 yogur desanatado.

      MERIENDA. 1 vaso de leche semidesnatada / 20 gr. de cereales sin productos añadidos / 15 gr. de jamón.

      CENA. 50 gr. de pasta mezclada con 50 gr. de tomate triturado / 80 gr. de pescado blanco o azul con 50 gr. de verdura / Frutos secos (6 nueces o 15 gr. de almendras.

      ACEITE DE OLIVA. 25 gr./ día (2,5 cucharadas soperas).

  • NIÑOS
      DESAYUNO. 1 yogur desnatado / 4 galletas sencillas tipo &'171;María» o 45 gr. de pan blanco con 15 gr. de jamón / 1 pieza de fruta.

      MEDIA MAÑANA. 1 pieza de fruta (naranja, pera, manzana, melón ... (menos platano) / 1 barrita de cereales.

      COMIDA. 200 gr. de verdura / 90 gr. de carne roja con 8o gr. de patata / 30 gr. de pan blanco o integral / 1 pieza de fruta (excepto plátano).

      MERIENDA. 1 yogur desnatado / 30 gr. de pan blanco o integral con 30 gr. de queso desnatado.

      CENA. 200 gr. de puré de verduras / 2 huevos con 15 gr. de jamón / 30 gr. de pan / 1 pieza de fruta (pera, melón, naranja... (excepto plátano).

      ACEITE DE OLIVA. 30 gr./ día (3 cucharadas soperas).


  • Tomado de:http://www.elmundo.es