Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

PARA TREMARY...PERROS AGRESIVOS....

por Lilliam Green
sábado, 04 agosto 2007

Compañera Tremary...encontre esta lectura que tal vez pueda ayudarte, ademas de un foro de ayuda, espero y te pueda servir de algo para tu y tu Perro

Agresividad canina

Lo primero que hay que saber sobre la agresividad canina es que es uno de los problemas de comportamiento más comunes y que tanto se da en machos como en hembras, independientemente de su raza. A su vez es uno de los problemas de comportamiento que más preocupan a los propietarios.

Para tranquilizar lo antes posible a todo el mundo diremos que, por lo general, casi todos los problemas de comportamiento agresivo tienen solución.

¿Qué hacer si nuestro perro desarrolla una conducta agresiva?

1. Llevar al perro al veterinario

Lo primero a descartar es que la conducta agresiva del perro se deba a una causa orgánica tal como alguna enfermedad (patologías encefálicas, epilepsia, disfunción hormonal etc.) o sea consecuencia del dolor (dolor agudo o crónico, etc.). Para eso lo primero es llevar el animal al veterinario ya que una buena cantidad de consultas por agresión (alrededor del 15 al 20 $ de los casos) terminan cuando los animales son tratados por algún problema articular o una espina clavada en el cojinete.

2. Establecer el tipo de agresividad

Descartado la primera posibilidad debemos profundizar en el comportamiento del perro hasta determinar a que tipo de agresividad nos enfrentamos. En efecto, existen varios tipos de violencia canina y cada uno de ellas requiere un tratamiento diferente.

Ya que no existe un remedio universal sino que cada tipo de agresividad deberá ser tratado de formas diferentes. Normalmente deberemos recurrir a un profesional especializado para diagnosticarla de forma adecuada, ya que la agresividad es un comportamiento sumamente complejo que puede responder a muchas causas distintas.

Según la AVSAB (American Veterinary Society of Animal Behavior) existen alrededor de 20 tipos diferentes de agresividad canina pero aquí solo pasaremos a describir los tipos más frecuentes.

Pero antes de pasar a esta fase debemos entrar un poquito en la psicología canina y establecer donde encaja la agresividad en el comportamiento de lo perros.

Agresividad en los perros

Cierto tipo de agresividad se considera un comportamiento normal en los perros. No es una agresividad gratuita sino que viene basada y fundamentada en una serie de factores. Los perros al igual que sus primos los lobos son animales sociables, es decir que viven en grupo: manada o jaurías.

Dentro de la jauría, hay diferentes estatus o nivel sociales (el mas alto es el del jefe de la manada (también llamado individuo súper-alfa), luego perros alfas (no tan importantes como el jefe pero con un estatus social alto) hasta perros con diferentes grados de estatus social bajos.

Dentro del grupo, un perro puede usar la agresividad por varios motivos: adquirir o mantener un estatus social, defender el territorio de extraños, defender los alimentos, defender los cachorros, o simplemente, por miedo. Además, el jefe de la manada (individuo súper-alfa) también usa la agresividad para controlar y castigar los comportamientos inadecuados de los diferentes miembros del grupo.

Esta agresividad, que es una conducta natural de los perros ya que permite regular las relaciones entre los miembros de una manada, y asegurar su supervivencia, puede suponer un grave problema en el entorno doméstico. Ya que el perro al ingresar a nuestra familia nos ve como parte de su manada y por lo tanto se comportara con nosotros como lo haría con una manada de verdad. Por este motivo debemos rápidamente mostrarle quienes están por encima de él y que es lo que se puede o no hacer.

La “secuencia de agresión”

Una conducta agresiva normal consta de varias fases: primero el perro amenaza, luego muerde y finalmente verifica el resultado: eliminación del problema (fase resolutiva).

Fase de amenaza
Muchas de las personas que han sido mordidas por un perro, lo fueron porque no detectaron las señales no verbales de los perros que avisaban que este le estaba amenazando:

  • Mirada fija
  • Cola rígida
  • Gruñidos
  • Mostrar los dientes
  • Arrugar la nariz

Algunos propietarios consideran la agresividad una característica positiva en perros destinados a proteger el territorio o la familia y hasta la estimulan. En ese caso debemos ser consecuentes con nosotros mismos y con nuestro perro.

No podremos tratar a nuestro perro como un héroe el día que muerda a un caco y como delincuente al día siguiente porque mordió a un amigo que venia de visita. Eso si podemos y debemos tener mas control sobre ese tipo de perro y no dejarlos solo con las visitas.

Si tu perro ladra demasiado, o tiene otros
hábitos molestos e incluso peligrosos habrá
que entrenarle

Entre los malos hábitos los más comunes son que tu perro ladra demasiado y en situaciones inapropiadas, salta encima de las personas o muerde. Sus causas son variadas pero se localizan fundamentalmente en la etapa de socialización del perro, cuando todavía es un cachorro. Un perro que se ha relacionado con las personas a partir de su cuarta ó sexta semana de vida será capaz de disfrutar más de su relación con las personas y buscará agradar a sus dueños.

El entrenamiento debe comenzar en el momento en que observemos en el perro alguno de estos comportamientos molestos teniendo siempre en cuenta que no podemos utilizar el castigo como método de adiestramiento.

En el caso de aquellos animales que saltan sobre las personas como gesto de recibimiento con las consiguientes molestias de suciedad, arañazos e incluso el riesgo de que el perro nos tire al suelo, es fundamental mostrar una actitud firme mediante órdenes sencillas como !abajo! así como evitar animar al perro en algunas ocasiones y reprenderlo en otras, lo que sólo provocará confusión en el animal haciendo que el entrenamiento sea mucho más difícil.

Sucede lo mismo cuando el ladrido deja de ser una señal defensiva o de advertencia y se convierte en un hábito que el perro desarrolla para llamar la atención o evitar quedarse solo y que acarrea molestias no sólo para el amo, sino también para los vecinos. Esta conducta pudo haber sido desarrollada por el perro como consecuencia de un entrenamiento erróneo por parte de su dueño, ya que muchas veces esperamos que los perros respondan con sonidos a cualquier gesto o indicación.

Cambiar esta costumbre implica tiempo y paciencia, pero un buen comienzo es salir de casa durante cortos períodos de tiempo sin alejarse mucho para poder oír si el perro ladra demasiado en nuestra ausencia. En caso negativo, debemos recompensar y elogiar al perro e ir aumentando progresivamente los períodos de tiempo fuera de casa para que el animal comprenda que el hecho de quedarse solo no implica el abandono por parte de su dueño y así desaparezca la necesidad de llamar la atención mediante continuos ladridos.

De cualquier forma las herramientas fundamentales a la hora de cambiar una mala costumbre de nuestro perro son la paciencia y la seguridad de que los problemas de conducta pueden ser corregidos, incluso en los casos extremos que precisen la intervención de un especialista. 


El foro es en la siguiente pagina, donde hablan de los probemas de  agresividad repentina con los Cocker, como es el caso de tu perro. espero y sea de tu ayuda y de todos.

Luciano.-

Respuesta de Lilliam Green

sábado, 04 agosto 2007
TREMARY, SE ME OLVIDO ANEXAR LA PAGINA DEL FORO http://foro.i-perros.org/viewtopic.php?t=1464