Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

(Seba) Martin Fierro

por isabel lucero gastelum
miércoles, 01 agosto 2007

Les Quiero dejar un fragmento de un libro que por una importante razon fue una guia para mi y en mi familia, me gustaria compartirlos con ustedes, el lenguaje es un tanto del Gaucho Argentino, espero que entiendan las expresiones, pero hay mucha sabiduria en el


 Un padre que da consejos,
Más que padre es un amigo.
Ansí, como tal les digo
Que vivan con precaución:
Naides sabe en qué rincón
Se oculta el que es su enemigo.
Yo nunca tuve otra escuela
Que una vida desgraciada.
No estrañen si en la jugada
 Alguna vez me equivoco,
Pues debe saber muy poco
Aquel que no aprendió nada.

No aprovechan los trabajos
 Si no han de enseñarnos nada.
El hombre, de una mirada
Todo ha de verlo al momento.
El primer conocimiento
Es conocer cuándo enfada.

Las faltas no tienen límites
Como tienen los terrenos;
Se encuentran en los más buenos,
Y es justo que les prevenga.
Aquel que defectos tenga,
Disimule los agenos.

Ni el miedo, ni la codicia
Es bueno que a uno lo asalten;
Ansí no se sobresalten
Por los bienes que perezcan.
Al rico nunca le ofrezcan
Y al pobre jamás le falten.

 El trabajar es la ley
Porque es preciso alquirir.
No se espongan a sufrir
Una triste situación:
Sangra mucho el corazón
Del que tiene que pedir.

A ningún hombre amenacen,
Porque naides se acobarda;
Poco en conocerlo tarda
 Quien amenaza imprudente;
Que hay un peligro presente
Y otro peligro se aguarda

Nace el hombre con la astucia
 Que ha de servirle de gula;
Sin ella la sucumbiría;
Pero, sigún mi esperencia,
Se vuelve en unos prudencia
Y en los otros picardía.

Muchas cosas pierde el hombre
Que a veces las vuelve a hallar;
Pero les debo enseñar,
Y es bueno que lo recuerden:
 Si la vergüenza se pierde,
Jamás se vuelve a encontrar.

Respeten a los ancianos,
El burlarlos no es hazaña;
 Si andan entre gente estraña
Deben ser muy precabidos,
Pues por igual es tenido
Quien con malos se acompaña.

Si les hacen una ofensa,
Aunque la echen en olvido,
Vivan siempre prevenidos,
Pues ciertamente sucede
Que hablará muy mal de ustedes
 Aquel que los ha ofendido.

Procuren de no perder
Ni el tiempo ni la vergüenza;
Como todo hombre que piensa
 Procedan siempre con juicio,
Y sepan que ningún vicio
Acaba donde comienza.

El hombre no mate al hombre
 Ni pelee por fantasía .
Tiene en la desgracia mía
Un espejo en que mirarse.
Saber el hombre guardarse
Es la gran sabiduría.

Es siempre, en toda ocasión
El trago el pior enenúgo.
Con cariño se los digo,
Recuerdenló con cuidado:
 Aquel que ofiende embriagado
Merece doble castigo.

Si entregan su corazón
A alguna muger querida,
No le hagan una partida
Que la ofienda a la muger:
Siempre los ha de perder
Una muger ofendida.

Y les doy estos consejos
Que me ha costado alquirirlos,
Porque deseo dirijirlos;
Pero no alcanza mi cencia
Hasta darles la prudencia
Que precisan pa seguirlos.