Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

La gordura no es su culpa (I)

por yveda yveda
domingo, 17 junio 2007

 
 [email protected], quiero compartir con ustedes un artículo de uno de los pocos médicos en Venezuela que trata el tema del sobrepeso con absoluto respeto a sus pacientes, además que sí se ha preparado en el tema.  Es el único médico bariátrico (no cirujano bariátrico) en el país, y fué pupilo del Dr. Atkins.  Su nombre es Ludwig Johnson y escribe en la revista !Todo en Domingo!.

 Es bien interesante su visión y planteamiento del tema, por ello les traigo su reportaje de esta semana.

 Cito:

 !La gordura no es su culpa (I) < -- '''TITULO''' fin-->< -- '''SUMARIO''' inicio-->

NO SABÍAMOS QUE EL PROBLEMA ESTABA EN SU NEUROQUÍMICA

Ludwig Johnson [email protected]

Imagine la escena. Usted se despierta cansado por la acidez y el reflujo de toda la noche. Se para con la espalda y los tobillos a punto de explotar, se pone su único pantalón (con la correa en el último de los agujeros) y se monta en el carro.

En eso, el locutor de la radio anuncia el tema: !Cómo adelgazar para toda la vida!. Usted se emociona. ¿Se imagina? Lo ha deseado mil veces. Sabe que lo tiene que hacer por su bien, que no le queda otra opción y que su salud y la de los suyos están en juego. ¡Es su día de suerte En eso, se escucha la voz: !No coma harinas!, !evite los dulces!, !cambie sus hábitos!, !no se estrese!, !no se quede en casa!, !no coma carbohidratos!, !ingiera poco!, !desayune!,!haga ejercicio!,!coma balanceado!, !tome agua!, bla, bla, bla... Usted apaga la radio.

!¿Será verdad –se pregunta– que voy a ser gordo toda la vida?! Si está leyendo estas líneas es porque ya lo ha intentado todo, o casi todo. Su problema no es que no sabe que las harinas lo engordan o que debe cambiar de hábitos. Usted ya se sabe todo eso. Se lo sabe mejor que nadie porque ha estado en todos los consultorios médicos. Pierde peso, le va bien, se siente mejor, cambia de talla, le felicitan, ve que funciona, pero de pronto y por esas vicisitudes de la vida, lo suelta todo y vuelve a engordar. Ahora tiene que adelgazar otra vez,!¡es urgente !, pero está lleno de dudas. Siente que será muy difícil y no ha hecho más que postergar la decisión.

Pues bien, le traigo buenas noticias. ¿Sabía que con tomar un nutrifármaco perdería la adicción a las harinas y a los dulces? ¿Y que no se estancaría al hacer las dietas? ¿Y que con descubrir su tipo metabólico no volvería a engordar jamás? Primera parte: ¡No es su culpa Mil disculpas (en nombre de todos los médicos del planeta, mil disculpas). Antes de empezar, usted debe saber algo. Nosotros, los supuestos !especialistas! de la obesidad y el sobrepeso, no sabíamos que el sobrepeso no era su culpa. Y por favor, no se sorprenda, porque es la verdad: ¡El sobrepeso no es su culpa Usted dirá. !Sí es mi culpa porque hace un año yo no comía así, pero me descuidé y comencé a comer como nunca!. Déjeme decirle una cosa. Usted no se descuidó. Usted nació así, o se divorció, o terminó su tesis, o dio a luz, o dejó el cigarro, o comenzó a trabajar, o perdió un ser querido, o se embarazó, o comenzó un tratamiento, o se desarrolló, o dejó los ejercicios, o pasó una depresión, o cualquier cosa menos que se descuidó. Al contrario, usted lo vio todo. Estaba ahí. Y mientras más se lo decían más se irritaba y más le provocaba comer.

!¿Entonces por qué me piden disculpas?! Porque no sabíamos que el problema estaba en su neuroquímica. Pensábamos que era falta de fuerza de voluntad. ¿Se acuerda? !¡Sus exámenes están todos bien, lo único que tiene que hacer es cerrar el pico ! Y usted: !Pero, doctor, ¿lo único que tengo que hacer es cerrar el pico? Como si fuera tan fácil. ¿Y qué hago con la ansiedad por las harinas y los dulces, o el kilo que me vuelvo a meter de una sola sentada al soltar la dieta?! !Lo siento Sra. X, pero la verdad es que usted ya está bastante crecidita como para saber lo que le conviene y lo que no!. ¿Me sigue? Los médicos no sabíamos cómo explicar la adicción por las harinas y los dulces. Mucho menos el sobrepeso en las personas que ciertamente comían poco. Si sus hormonas tiroideas estaban bien, sólo le dábamos una dieta. Por eso le pedimos disculpas. Porque no sabíamos que no era su falta de fuerza de voluntad, sino su neuroquímica la que era responsable de su conducta con la comida y/o de su dificultad para adelgazar.

Después de todo, ya usted sabe que no a todos los que hacen dieta les cuesta dejar las harinas y los dulces, y que no todos lo que comen por placer tienen sobrepeso. Y que no todos los que comen cuando están deprimidos engordan con facilidad. ¿Por qué? Ya lo veremos en nuestro próximo Sobre la Balanza.

Cuídese y hasta pronto, Dr. Johnson. !< --'''CONTENIDO''' fin -->< -- '''CONTINUA''' fin-->

< -- '''SUMARIO''' fin-->< -- '''AUTOR''' inicio-->

Respuesta de ariel fernandez

lunes, 18 junio 2007
hola no te olvides de escribir la continuaciñon

Respuesta de yveda yveda

lunes, 18 junio 2007
Hola Naty, la continuación debería salir este domingo próximo. Ten la seguridad que traeré la continuación para compartirla con todos. ((br)) Un abrazo, JEN

Respuesta de hortencia cardona

martes, 19 junio 2007
Hola Jenifer. Me encanto ese reportaje.. voy a esperar la continuación.. De verdad es muy interesante.. Mil Gracias...

Respuesta de Felix Lopez

miércoles, 20 junio 2007
la neuroquimica???.......interesante, espero la prox jen...un saludo chio