Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

CUAL ES TU CUENTO??

por Katiuska Bianey Bautista
domingo, 01 abril 2007
 

!!



Lo que nos sucede son hechos tales como: que el padre nos pegó con una correa, que la madre nos dio la teta hasta los cinco años, que una maestra nos dijo brutos, que ganamos un concurso de canto, que la muchacha que más nos gustaba se enamoró de otro, que nos regalaron una guitarra, que nos colgamos en una clase, que heredamos una cuerda de terreno, que no conseguimos trabajo, que jugamos en la lotería y no nos pegamos, que tuvimos un hijo, que la pareja nos dejó y nos vimos forzados a divorciarnos, etc., etc.

Esa interpretación podría ser de la siguiente forma: si el padre nos pegó es porque no nos quiere y si el padre no nos quiere es que no somos capaces de inspirar amor, por lo tanto voy a desconfiar de todo el que se me acerque con intensiones amorosas. El “no soy capaz de inspirar amor” es una conclusión a la que llegamos por diversas situaciones que nos ocurrieron donde interpretamos los hechos de esa forma.

Lo peor es que una vez el cuento está bien montado, entonces nos buscamos gente que valide ese cuento. Si mi cuento es que no soy querible es natural que busquemos personas que no nos quieran y que por lo tanto le den validez al cuento.

¿Han escuchado personas que se identifican por la enfermedad que tienen? “Hola, soy diabético, ¿y tú?”; “Yo soy sobreviviente de cáncer. “Mira te presento a mi compañera, ella es maniaco depresiva”; “Tanto gusto”. Y disfrutamos contar cuán desgraciados somos por tener tal o cual enfermedad, las operaciones que nos hicieron, cuán difícil fueron y cuán cercanos estuvimos de morir.

Entonces, como no somos responsables somos víctimas y de esa forma justificamos el no conseguir nuestros sueños y convertirnos en personas mediocres. El cuento es el principal enemigo de nuestro éxito.

El pobre muchacho se aferró tanto a su cuento de víctima que estuvo a punto de irse de la competencia al comienzo de ésta por estar enfermo, luego atacó públicamente el jurado, al que llamó títeres, porque lo discriminaban por ser obeso y, finalmente, terminó fuera de la competencia, convalidando así su propio cuento de víctima.