Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

GUARIDA DE FIERAS...

por Katiuska Bianey Bautista
sábado, 03 marzo 2007

 Por supuesto, estoy hablando de mi vida o, más bien, de mi cuerpo. Esto, señoras y señores, no es otra cosa que una verdadera guarida de fieras. Unas son menos malas y otras son, francamente, viciosas, tal y como pasa con los personajes en las novelas de televisión.

A continuación, les relataré algunas de las fechorías de mi guarida de fieras para ver si mis experiencias les suenan familiares y -mejor aún- les ayudan a descubrir cómo domar las suyas propias.

ALMA!!

En resumen, Alma no ha podido desprenderse de muchas cargas emocionales que le hacen las veces de lastre. Por eso, también, pone en duda cualquier demostración de afecto que me puedan hacer o cualquier elogio o piropo que me puedan prodigar.

Cuando uno se coge pena, pueden pasar una de dos cosas: o le invade la inacción y uno se tira, como quien dice, a morir (o sea, que ni hace dieta, ni ejercicio ni nada) o se consuela sobrecomiendo porque, según uno “¿qué más voy a hacer?”.

ESTOMAGO!!

De hecho, creo que fue la primera vez que fui delgada cuando descubrí lo que era hambre física, hambre de Estómago. La sensación fue sumamente rara porque durante toda mi vida había comido a lo loco, simplemente por una necesidad emocional o mental de comer.

Por eso, mi lucha diaria con Estómago se centra en cómo rehabilitarlo, no en cómo transformarlo. Y, por eso también, creo que nunca se me ocurriría amarrarlo, cortarlo o graparlo. Después de todo, es una simple fiera, no el demonio.

Decir que esta fiera me ha dado dolores de cabeza, es prácticamente, no decir nada. Pero antes de que vayan a pensar que alguna vez robé un banco o tiré a alguien por un risco, les aclaro que Conciencia me ha tenido aterrada porque ella se intimida con cualquier cosa y se siente culpable de casi todo. Por eso, en demasiadas ocasiones sentí que tenía que acallarla tapándole la boca con comida.

Ojalá en este nuevo intento por domar mis fieras -entiéndase, por volver a perder peso-, sea nuevamente exitosa. Para garantizarlo, lo estoy cogiendo suave, bien suave. Quiero dedicarme a mí misma todo el tiempo del mundo, para que Alma, Estómago y Conciencia tengan tiempo para ajustarse, y aprender -tal vez de una vez por todas, que en este circo que es la vida, ellas podrán ser fieras, pero la domadora soy yo.




Respuesta de anca anghelescu

sábado, 03 marzo 2007
Que bueno esta tu articulo amiga Marisol de verdad te felicito, pues me hicistes caer en reflexion, y te aliento para que sigas dia a dia, contando esas experiencias, se que van a ayudar a muchos. besos "azucar morena"