Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Mis días.....

por maria victoria perez
jueves, 15 mayo 2003
Querido grupo: Ayer estuve con mi "otro grupo" (el de Alco), ya les comenté que bajé 100 gramos. Quiero compartir con ustedes el tema tratado: "La tarea de hacer un inventario": Se habló de la honestidad, de la necesidad de hacer un inventario (con honestidad) de nuestras actitudes frente a las distintas situaciones de la vida, de que podamos "sacar" lo que no sirve, lo que nos hace daño. También el hecho de poder escribir en una libretita o cuaderno chico todo lo que ingerimos, con el detalle de la hora ... . Si es posible, a la par poner cómo estamos emocionalmente en ese mismo momento... Alquien (que ya está en su peso) espuso su experiencia y que le sirvió mucho para "trabajar" sicológicamente su dificultad. Se habló que la mayoría "comía" en los momentos de mayor ansiedad, como un auto-castigo. Yo dije que nunca había tenido esa experiencia de anotar mis comidas, antes no lo podía hacer por que mis planes los debía hacer en escondida de mi hija (por indicación de sus médicos)y despues cuando ya le pude avisar de mi tratamiento, no tenía voluntad de hacerlo. Este consejo ya lo había escuchado antes, me dijeron que ayuda mucho por que tomamos conciencia de todo lo que comemos. Hasta ahora aún no lo puse en práctica, si logro hacerlo luego les cuento el resultado. El hecho de escribir en este foro, cuando estamos ansiosos ayuda muchísimo!

Respuesta de adriana garcia

viernes, 16 mayo 2003
Tienes razón Valle, cuando dices que ayuda mucho escribir en el foro, yo ya he superado dos tentaciones escribiendo aquí.Ahora que comentas sobre que ocultabas a tu hija tu dieta por indicación del médico, te agradecería que me orientaras algo sobre el tema. Yo siempre me ha preocupado el tema de la anorexia y la bulimia y he leido lo que he podido sobre eso y cuando definen las características de las personas que tienden a padecerla pues dicen que son estudiosas, con caracter y resolución y también que suelen haber visto en casa (sobretodo en la madre) las constantes dietas y preocupación por el peso. Yo tengo dos hijos uno de 16 y una niña de 9 años, como yo desde que nací he tenido sobrepeso y ahora obesidad pues quise evitar que a ellos les ocurriera los mismo y procuré enseñarles a comer con un horario y comer de todo, pero saber compensar y equilibrar lo que comen (no siempre lo consigo) pero enfocandolo desde el punto de vista de la salud, nunca del peso y yo nunca he dicho que estaba a dieta o no, sino que al ver que comía diferente pues decía que era por mi salud o que el médico por cualquier otro tema me había recomendado comer así. Pero desde hace un tiempo mi hija está diciendo que tienes los muslos gordos (eso es de familia hasta en las delgadas) luego dice que no le importa que no hay que preocuparse tanto por la belleza, .......etc. pero es que son solo 9 años lo que tiene y el que se fije en esas cosas cuando es algo ,que no respira en casa, pues me preocupa. Te agradecería que me dijeras, si es posible, ya que tu conoces el tema en profundidad, cual es la mejor actitud que hay que tomar ante los hijos, o que hay que hacer para prevenir (si es que se puede) caer en una enferdad así o bien cuales son las señales que dan y que tenemos que tomar como alertas para empezar a actuar. En cuanto a eso de anotar lo que comes que indicas, yo lo hice durante algún tiempo pero luego me cansé y además hasta cierto punto me llegué a obsesionar un poco con todo lo que comía o no. Pero el que ayude o no creo que va en función de cada persona, a mí con el tabaco o con la comida lo que mejor me ha ido siempre es estar muy ocupada (sobre todo la mente) en otras cosas y así olvidarme un poco del tema. Un besazo muy fuerte y mucho ánimo guapa.

Respuesta de maria victoria perez

viernes, 16 mayo 2003
Querida amiga Segurnes: Con respecto a la anorexia y/o bulimia (de acuerdo a mi experiencia), no hay una regla fija en cuanto a las causas de esta enfermedad, más bien pienso que las causales pueden ser múltiples, fíjate que a todas las personas, una misma situación no las afecta igual, es muy personal y depende de cada uno. Yo tengo 2 hijos y una de ella está enferma, el otro hijo no (por suerte y gracias a Dios). Como regla general he observado que la mayoría de los pacientes (con esta problemática) se muestran muy nerviosos, esquivos, se encierran en si mismos,son perfeccionistas, obsesivos en todo. En el caso de la anorexia: pican muy chiquititos los bocados y demoran mucho en ingerir (pueden pasarse todo el día con una hoja de lechuga y una mitad de tomate) y en el de la bulimia,-purgan o vomitan- se dán atracones, toman muchos líquidos (con lo que se ayudan al vómito), a todo le ponen mucho endulcorante, viven en el gimnasio, tienen una preocupación obsesiva por el cuerpo y la comida. En realidad su vida es un infierno, viven llenos de contradicciones, es la enfermedad de la mentira, del engaño (se esconden, tienen mucha verguenza por lo que les pasa, se sientes llenos de culpas y de rabia), las purgas o el vómito se torna inmanejable, hay personas que llegaron a vomitar sangre. Si no se trata, esta enfermedad puede conducir a la muerte por paro cardíaco, ya que se produce una baja de potasio. Otros problemas son: los óseos (por la descalcificación, se pierde hasta la última pieza dentaria), falta de menstruación, caída del cabello, calambres, taquicardia, erupciones en la piel, etc. Lo primero que nos enseñan a los padres (en la institución que están tratando a mi hija) es aprender a no sentirnos culpables, nos fortalecen con mucha contención sicológica a toda la familia, y nos enseñan cómo tratar a nuestra/o hija/o enferma/o. De acuerdo a la experiencia terapéutica (bastante larga por el aspecto sicológico que se trata) la institución garantiza que en un 95% los pacientes se curan de esta patología. Amiga: no necesariamente implica que en todas las casas donde haya padre/s que sigan o practiquen dietas alimentarias, algún hijo/a deba tener esta enfermedad. Esto jamás puede ser así. Esta enfermedad es síquica y física. Lo físico es lo que más rápido se recupera, mientras que lo sicológico demora entre 4 a 6 años aproximadamente. Que los niños comenten sobre sus cuerpos, creo que es normal. En general los padres deberían tomar estos temas con total naturalidad, como parte de que cada persona individualmente quiere mejorar y agradar a los demás. Ahora cuando hay una preocupación obsesiva de nuestros hijos, debemos prestar antención pero sin caer nosotros en obseción o persecución. La vida es hermosa, y es bueno disfrutarla en la forma más relajada posible, viviendo intensamente cada instante, por más insignificante que parezca. Hojalá te haya aclarado con lo expuesto, si tienes alguna duda, pregunta, con todo cariño estoy a tu total disposición, considero que la experiencia vivida (y que estoy viviendo) será más fructífira si se comparte con los demás para ayudar a la mayor cantidad posible de personas. Un abrazo y mi cariño.

Respuesta de adriana garcia

sábado, 17 mayo 2003
Gracias por compartir tu experiencia conmigo para que pueda aprender y entender más del problema, creo que mi preocupación viene de la angustia que me ha producido durante mucho tiempo (y a veces me sigue produciendo) el haber sido la gorda. Un beso

Respuesta de maria victoria perez

domingo, 18 mayo 2003
Casi me olvido, el ocultarle a mi hija sobre mi plan alimentario, fue durante los dos primeros años de su tratamiento, en ese tiempo ella no tenía equilibrio emocional. En casa no se habló ni de cuerpo ni de comida, tambien tapamos todos los espejos, dejando sólo el necesario para peinarse, aunque yo tenía un espejo escondido en mi placard, y lo sacaba cada vez que necesitaba verme para saber cómo estaba vestida. Sabes? fue muy difícil no hablar ni del sabor de los alimentos. La consigna era enfocar todos los temas al conocimiento y diálogo entre los integrantes de la familia. Al comienzo fue difícil pero luego ya nos acostumbramos bastante. Entonces, hablar con ella sobre mi, era decirle: -mamá no está conforme con su cuerpo. Luego, cuando ella estuvo mejor (y cuando la Dra. lo autorizó) le hablé del problema de salud en el que me encontraba y que en forma urgente debía iniciar un plan alimentario diferente y organizado a fin de recuperar mi salud. Lo positivo de todo lo vivido es que tengo a mi familia mucho más unida,(aunque siempre hemos estado juntos) pero se dió una unidad espiritual mucho más fuerte. Y por mi hija, es un sentimiento especial, como si hubiera nacido dos veces, y en realidad creo que es así... Por cierto que lo vivido no se lo deseo a nadie: son angustias infinitas, noches de desvelos, estar con todos los sentidos atentos a cada minuto de ella, sufrir muchísimo con sus altibajos (que los tuvo varias veces) y alegrarme tánto cuando regresó su período menstrual (como si fuera su primero), por que fue un indicativo de su recuperación física. De verdad, tengo material para escribir un libro sobre esta dolorosa experiencia..., pero lo importante es que ella está ahora encaminada en todos sus aspectos, y eso ya me dá bastante tranquilidad. En estos días anteriores me llamó mucho la atención un desborde de ella (ya me había olvidado de estas situaciones) pero el terapeuta nos dijo (a mi esposo y a mi) que ella no está mal, pero que la sigamos observando en todo momento..., y cualquier cosa que avisemos. Es por ello que estaba y estoy un poco preocupada. Claro que hay que tener fe en Dios y rezar para que me la proteja, y sea tan sólo un susto.

Respuesta de adriana garcia

domingo, 18 mayo 2003
No se porque pero los problemas fuertes en la familia une muchisimo más y fortifica las relaciones (aunque claro hay veces que las destruye) y veo que ese ha sido tu caso y es importante ver lo positivo de las desgracias (aunque nos cuentre encontrarlo siempre hay algo positivo en todo), como haces tu para seguir adelante con más brio y más fuerza. Eres admirable Valle y eso repercutirá en tu familia y sobre todo en tu hija que dentro de unos años estará totalmente curada y esta historia será una experiencia más de la que aprender. Un beso muy fuerte para toda tu familia. Del pecadillo del día de campo te respondo en el otro mensaje.