Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

UN CUENTO DE NAVIDAD....((((LEANLO))))

por julieta restrepo
jueves, 21 diciembre 2006
 

Una Señora soñó que llegaba al cielo y que, junto a las ciento veinte mil personas que mueren cada día, estaban haciendo fila para saber cual era su destino eterno.

Los fue guiando por barrios primorosos, como ella jamás hubiera pensado que pudieran existir.

San Pedro exclamó: ! Aquí todos los que invirtieron con mucho dinero en

La Señora quiso entrar pero un Ángel la detuvo diciéndole. ! Perdóneme, pero usted en la tierra no daba sino migajas a los demás. Jamás dio algo que en verdad costara, ni en tiempo, ni en dinero, ni en vestidos...... este barrio es solamente para los generosos!. Y no la dejó entrar.

La Señora se apresuró para entrar a tan hermoso barrio pero otro Ángel guardián la tomó del brazo y le dijo respetuosamente: !Me da pena pero este barrio es únicamente para aquellos que, en el trato con los demás fueron delicados, comprensivos y bondadosos. Y usted era muy dura, falsa y criticona, y a veces hasta grosera en el trato con los demás!. Y mientras todos los que habían sido exquisitos en sus relaciones humanas, entraban gozosos a tomar posesión de sus lujos habitaciones, la pobre mujer se quedaba por fuera, mirando con envidia a los que iban entrando a tan esplendoroso barrio.

La Señora corrió a posesionarse de una de aquellas maravillosas habitaciones, pero el Ángel portero la detuvo y le dijo muy serio: !En su pasaporte dice que usted no se interesó por enseñar a las personas que estaban a su alrededor, el camino del bien, la verdad y este barrio es exclusivamente para las personas que ayudan a los otros a buscar la felicidad. Aquí se cumple lo que anunció el Profeta Daniel: ! Quienes enseñen a otros a ser buenos, brillaran como estrellas por toda la eternidad!. Y usted nunca se preocupó porque las personas que con usted vivían se volvieran mejores. Así que aquí no hay casa para usted. Le falta la cuota inicial....... Haber ayudado a los otros a cambiar.

 La mujer empezó a llorar y a decir que no quería quedarse a vivir allí y de pronto, al hacer un esfuerzo por zafarse de las manos de quien la quería hacer entrar en semejante habitación, dio un salto y se despertó. Tenía la almohada empapada de lágrimas...... Pero aquella pesadilla le sirvió de examen de conciencia y desde entonces empezó a pagar la cuota inicial de su casa en la eternidad. Generosidad con los necesitados, bondad en el trato con los demás, preocupación por enseñar a otros el camino del bien.