Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Podemos llamar esto vida?

por Ani Castro Jimenez
jueves, 13 julio 2006
Aproximadamente hace un mes he venido pensando seriamente si seria mejor una enfermedad como diabetes, tiroides, o cualquier otra en comparaciòn a la obesidad. Si vemos realmente lo que tenemos que soportar en realidad una enfermedad serìa fàcilmente llevadera. En mi país mucha gente es obesa y no cuenta con los recursos necesarios para someterse a algun tratamiento y no solo eso sino que aparte tiene que soportar las consecuencias de la obesidad misma. Me he topado con gente que no puede conseguir trabajo porque es discriminado por ser "gordo", y ahora, para rematar en nuestras ciudades han implementado unas "barras" por las que tienes que pasar para poder subir al transporte público y que no fueron hechas para obesos, así que debes esperar a que alguna no las traiga o que tenga libre la parte posterior de las "barras" para pasar. ¿Qué no es suficiente con lo mal que uno se siente al estar obeso sino que además debemos pasar por la humillación y discriminación pública? ¿Esto es realmente vivir una vida "normal"? Creo que ahora viven mejor aquellas personas a quienes llaman discapacitados, quienes realmente han sido más capacitados para hacer diversas actividades y quienes tienen el apoyo incluso gubernamental y no son discriminados nisiquiera para un empleo o un transporte público.

Respuesta de Susana Prado

viernes, 14 julio 2006
Esa es la típica visión del gordo. Echarse indirectamente la culpa de todo, buscando soluciones en las que uno tiene que pagar los platos rotos. Es fácil meterse con los gordos porque entre gordos hay un sentimiento de culpa y una autocompasión desmedida, entonces si "ellos" hacen ropa chica (o no lo suficientemente grande como para cualquier persona), asientos chicos y cosas destinadas para gente más flaca que un gordo, no es poco común que nosotros nos odiemos a nosotros mismos por ser gordos en lugar de reclamarles a ellos por ser discriminados. Dejen de quejarse y reclamen. Denuncien. No se apenen. No le tengan tanto miedo al ridículo. Rianse de sus flatulencias, de su desagradable olor a transpiración, de no poder verse los pies. Pierdanle miedo a eso y, cuando alguien quiera intimidarlos con la imagen, haganles saber que estan cometiendo un crimen de discriminación y violencia. Ser gordo no tiene por qué implicar ser víctima o victimario. Responsable, quizás, pero uno siempre es responsable de lo que es. Ser gordo tiene que implicar ser gordo, y si a alguien no le gusta, que se vaya donde no pueda ver mi obeso cuerpo.

Respuesta de maria de los angeles reyes plaza

viernes, 14 julio 2006
muchas de las cosas que dice benjamin son verdad a los gordos nos discriminan y nos humillan porque nosotros lo permitimos no nos aceptamos como somos y la gente a nuestro alrededor nos hace su hazme reir. hay que denunciar y hacer valer nuestros derechos.

Respuesta de norqui peña

viernes, 14 julio 2006
hagan valer sus derechos como lo hacen valer los negros ,los geys, los incapasitados, los sindicalistas y todo el que tenga 3 dedos de frente...ya basta de tanto maldito abusos...nadie es gordo por que euiere y tienen que aceptarnos a las buenas o a las malas ,organicemonos en grupos de fuerza, y ya veran los resultados

Respuesta de Susana Prado

viernes, 14 julio 2006
Yo no cuestiono la gordura, en el sentido de ponerme a pensar si está bien o mal ser gordo. Creo que uno tiene que ser lo que más le guste, siempre y cuando no se autodestruya en el intento. Pero cuando se dan casos de discriminación, no hay que ser submisivo. Especialmente cuando la discriminación viene por parte de los medios. Imaginen qué triste es que los medios te digan cómo tenés que ser y cómo tenés que vivir. Definitivamente no quiero un auto último modelo, no quiero una cerveza, no quiero cremas para mis imperfecciones en la piel y definitivamente no quiero ser flaco por una cuestión de atractivo y aceptación. Si dependiera tanto de cómo me veo para ser aceptado o para atraer a las chicas, sería un inútil. Creo que hay que denunciar y denunciar todos los hechos de discriminación que encontremos hasta que nuestra gordura, socialmente, ni sume ni reste.