Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

¿cómo están ustedes?

por Yanelín Stanziola
miércoles, 12 julio 2006
Hace mucho que no entro al foro , aunque lo leo con frecuencia. Hoy no puedo resistirlo, hoy tengo que hablar.. Ya he leido bastante sobre la cirugia bariátrica, by-pass , el balón gastrico en fin, un sin-fin de soluciones que solucionan el problema al principio. Es curioso pero conozco a varias personas que se operaron hace algunos años y la verdad es que la solución no es la panacea. Una de ellas se operó hace cinco años , ya es tiempo suficiente para saber si funciona o no, la verdad es que ahora no pesa 160 kilos como antes de operarse, pero tampoco consiguió nunca llegar a los 60 que era lo que pretendía, lo peor de todo es que sigue sin poder comer sólido. No está muy satisfecha , tiene bastantes problemas digestivos de otra índole que no creo conveniente mencionar por no herir la suceptibilidad de alguno/a de los lectores que ya he comprobado que hay bastantes resentidos/as. Otra amiga se operó hace menos años, quizá dos, al principio bajo mucho peso en muy poco tiempo , lo pasó fatal porque estuvo en el hospital la intemerata por culpa de una infección , perdió mucho peso, tanto que casi le cuesta la vida, ya no está tan delgada como al principio , su médico le echó una bronca de mil pares de narices en la última revisión le advirtió que si sigue así en menos de una década volverá a deformar su estómago con los mismos resultados. Con ninguna operación se deja de ser obeso.. Con ninguna quizás con el trasplante de cerebro. A lo mejor cuando inventen las pastilla de la fuerza de voluntad... esa será la mía. Soy María, tengo 43 años y peso 98 kilos .

Respuesta de maria de los angeles reyes plaza

miércoles, 12 julio 2006
no desesperes yo llevo de operada un año ya baje 50 kilos pero uno debe tener paciencia para llegar al peso ideal igual con la operacion tambien debes llevar un a dieta balanceada para poder bajar mas rapido.

Respuesta de Yanelín Stanziola

jueves, 13 julio 2006
Gracias por tu respuesta Ximena-Marcela, por cierto encantada de conocerte. Si yo no me desespero por la operación, no puedo hacerlo, no tengo los 15000 € que cuestan los honorarios del cirujano, sin contar los gastos hospitalarios que dependen en exclusiva de los días y noches que te hospedes en la clínica, no, no es eso lo que me desespera. Aquí en España para que la seguridad social te opere tienes que ser obeso mórbido de alto riesgo. Y de las clínicas privadas, la verdad es que no me fío mucho. No pongo en duda que la operación resulte un beneficio a cierto tipo de personas, pero sinceramente no creo que en individuos/as con personalidad similar a la mía resulte un éxito per secular seculorum. Demasiados riesgos, dolores y sacrificios para que en un corto período de tiempo vuelva a estar donde empezamos. Yo sigo pensando que lo que tenemos que cambiar definitivamente es la forma de pensar, ese chip que nos hace olvidar el sacrificio de la dieta y el ejercicio y nos hace celebrar todo cuanto acontece con un buen manjar hipercalórico. Es triste pero es así, las personas como yo nunca dejamos de ser obesos, aunque consigamos el objetivo siempre seremos gorditos mentales, gorditos de alma. Hay que luchar, seguir con la dieta y exigir a la ciencia esa pastilla ya. Somos millones ¿no? Reivindiquemos pues. Los gordos unidos jamás seremos vencidos.

Respuesta de maria de los angeles reyes plaza

jueves, 13 julio 2006
me parece una decision sabia maria , ponte juiciosa que con la dieta y el ejercicio pronto veras resultados chao un beso

Respuesta de Susana Prado

jueves, 13 julio 2006
Perdón... ¿Qué pastilla? No importa. El primer problema que tiene que sortear un gordo es la autocompasión. Quizás la autocompasión es proporcional al volumen, en una cruel forma de justicia poética, pero los gordos parecemos tener una más autocompasión más aguda y dramática que los suicidas mismos.

Respuesta de Yanelín Stanziola

viernes, 14 julio 2006
Estimado Benjamin: Esa pastilla existe, no se comercializa todavía, pero existe. Hace unos meses lo leí en la prensa, es una substancia que funciona como un ansiólitico pero sin los efectos secundarios de estos, parece ser que regula el apetito y no es una anfetamina. No recuerdo exactamente en que periódico lo leí pero lo voy a averiguar y os digo la página y el día en que salió la noticia. Los estudios que se hicieron hasta ese momento fueron muy satisfactorios, además explicaba que solo les quedaba aprobar el control del ministerio de sanidad para poder comercializarlo , la burocracia. Esperemos que no hagan como se hizo con la fórmula de la coca-cola.

Respuesta de Susana Prado

viernes, 14 julio 2006
Perdón, pero una pastilla que "regule el apetito", sea o no anfetamínica, tiene que ser estudiada con mucho cuidado. Así que si la "burocracia" decide tenerla en espera por décadas, no me molesta en lo más mínimo, porque sé que el mayor problema de la gordura no reside en el apetito, ni en su control directo y químico. Pero, claro, a todo el mundo le gustaría "tomarse la pastilla" y que el problema se vaya solo, ¿no?. A mi no.

Respuesta de Yanelín Stanziola

viernes, 14 julio 2006
Lo siento Benjamin, no te entiendo. Yo quiero curarme, ¿sabes? Algunas infecciones se curan con antibióticos,algunas enfermedades crónicas mejoran con la ayuda de medicamentos, psicoterapias, operaciones etc. Francamente yo sí quisiera que mi problema se fuese solo, en un pis pas, sin necesidad de operarme, le tengo pánico al quirófano. ¡qué no es posible ni nunca lo será ¿quién lo sabe?.. Por lo pronto no pierdo la ilusión. Mientras , intentaré conseguir esa fuerza de voluntad que tanto ansío y espero que la vendan en comprimidos efervescentes.