Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

PARA BARBARITA Y LAS DEMÁS

por aide vazquez
jueves, 18 mayo 2006
Hola. Quisiera comentarte algunas cositas con respecto a lo que escribes en tu mensaje, pero como hay tantas respuestas ya, prefiero traerlo a una nueva para que lo leas y tomes lo que te sirva. En principio creo que debes separar las sensaciones para irlas tomando por partes y conseguir mejores resultados. Los cambios que se producen en nuestro cuerpo luego de la maternidad son enormes, lo sé, tengo tres hijos y en cada uno de mis embarazos engordé de manera desmedida. Luego, el amamantar por meses enteros también contribuye a que hoy en día mi cuerpo no sea ni remotamente lo que fue en mi soltería. Y supongo que a TODAS nos ha pasado lo mismo, es irremediable que después de estirar nuestra piel de esa forma, pues las estrías aparezcan y el resto de las "diferencias" estéticas queden allí para recordarnos el proceso vivido. Sin embargo, yo no puedo mirar mis estrías y considerarlas "feas cicatricez" para mi más bien son marcas y muestras del más maravilloso proceso que ha vivido mi cuerpo. Llevar a un hijo dentro de nosotras es la mayor bendición que tenemos como mujeres y lo que quede caído o marcado luego de vivirlo, creo que debe ser visto con orgullo y con aceptación de la buena. Por supuesto que una vez terminada la labor, hay que poner manos a la "obra" tal y como ha quedado. No digo que tengamos que andar por la vida pavoneando nuestro sobre peso posterior a los embarazos, claro que no, hay maneras de conseguir un peso adecuado y una apariencia armónica con lo que somos ya como madres y con nuestro "nuevo" cuerpo. Obvio que aquel bikini que llevamos a los 17 años cuando éramos sólo "hijas" ese ya no lo podemos llevar pretendiendo que nos quede igual, es que ahora somos la Mamá de un cariñito. Ya tú lo conseguiste una vez Barbarita, volviste a un peso con el que te sentias cómoda, dices que volviste a sentirte bien y feliz... qué es lo que te hace pensar que no puedes lograrlo nuevamente?? Si tú eres la misma!! Lo que en su momento resultó, perfectamente puede volver a funcionar, si lo tomas como una nueva meta, si lo llevas de la manera correcta, con el médico, con el nutricionista y sobre todo: CON TU DERECHO A COMENZAR TANTAS VECES COMO SEA NECESARIO. Hay algo muy importante que debes tomar en cuenta, cuando estamos gordos no tenemos "por qué" dejar de atender todo lo que tiene que ver con la apariencia. Una vez creo haberlo dicho por ahí... Mientras vamos recuperando el peso corporal adecuado, seguimos siendo la misma persona, con el mismo valor, con los mismos sueños, con las mismas ganas de sentirnos apreciados en nuestro valor personal, y si nosotras mismas nos permitimos caer en el hueco de la dejadez, la falta de respeto que otros nos imponen termina siendo producto del CASTIGO que nos autoimponemos. Los kilos cambian acaso el color y la forma de tu pelo?? Se borra la sonrisa? Se acaba el brillo de una mirada dulce y bonita? Desaparecen esas manos suaves que tan lindas se ven arregladas?? Yo creo no!! Sigues teniendo un sin fin de opotunidades de mostrar la belleza que como fémina se te concede, porque la mujer en todas sus facetas es BELLA, sólo hace falta que ella misma lo crea y lo proyecte. Mientras trabajas en la recuperación del peso que esperas tener, dedícale tiempo a lo demás, a atenderte y consentirte como mereces!! Quererte y aceptarte es la clave de las mejores cosas que podrás encontrar en la vida para tí misma. No es sencillo, ni mucho menos mágico, pero se puede!! Porque la mujer que eres no cambia su esencia por unos kilos de mas. Un fuerte abrazo y comienza a sonreir, lo dificil se va haciendo más sencillo y lo GRANDE comienza a ser cuando tú lo permites. Cariños. Paty Padrón.

Respuesta de michaela marquez

viernes, 19 mayo 2006
Hola, gracias, por escribir tan alentadoras palabras. si tienes razon en lo que dices, no me quejo de mis hijos ya que son lo mas lindo que tengo ojala y si los conocieras te aseguro que te los comieras a besos. no quiero que creas que por mis hijos estoy asi de mal- al contrario ellos son fortalezas para mi.