Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Gordos invisibles parte II

por karina rodriguez hernandez
jueves, 26 enero 2006
Les cuento lo que le pasó a una amiga bien cercana para que las amigas y amigos que lo lean puedan reflexionar sobre eso... Ella una amiga bonita divorciada,trabajadora está comenzando de nuevo a levantarse después del felíz divorcio,para resumirles les digo que se consigue en el camino a un caballero que dice ser Cristiano, divorciado, con una hija de 12 años que estudia en el mismo colegio del hijo de mi amiga, de hecho es allí donde se conocen y entablan una pequeña amistad desde la soledad de ambos y comienzan a salir el factor invisible entra en juego cuando la hija de él no le empieza a gustar la cosa porque sus compañeras le decían que su papa estaba saliendo con una gorda, resulta que esto trajo entre padre e hija conflictos existenciales de tal manera que aún teniendo ella una personalidad increíble, siendo una mujer integra, de valores y principios, con sus defectos y virtudes, pero con deseos de tener una relación sincera y verdadera le pasa eso, lo irónico del caso es que el caballero en cuestión es de religión Cristiana, este mensaje vá para todo aquel que pregona a los cuatro vientos que es de una religión específica que para decir con acierto que se es de tal o cúal religión no se mide a las personas por el aspecto físico sino por el aspecto espiritual; entonces este señor es un verdadero disfraz porque pudo más la verguenza de su hija qué por el verdadero y profundo ser humano que estaba a su lado, peor aún, el amigo en cuestión no estaba al mismo nivel socio económico que mi amiga,y a pesar de eso ella estaba dispuesta a dar lo mejor de sí porque esta relación funcionara, se acaba la relación obviamente y aunque el tiempo pasa ella sigue sintiendo algo bonito por él, y le manda una carta con flores y un cd intentando la posibilidad de que algo suceda y resulta que este señor ni siquiera la llamó para darle las gracias, para decirle por lo menos frente a frente que no deseaba nada con ella, total son adultos... existen disfraces como el señor en cuestíon que a una verdadera mujer espiritual, decente, trabajadora y con unos sentimientos bien grandes sea rechazada por ser gorda, me imagino que este caso también le debe haber sucedido a cualquiera de los amigos gordos que lean esto, ó algunos de ustedes sabrán de alguien... ...el racismo físico...ó el ser INVISIBLES nuevamente... Me despido nuevamente... Celso.

Respuesta de Jordi Guerrero Medina

jueves, 26 enero 2006
Hola Celso ¿cómo estás?, te hago mi comentario con respecto a lo que has escrito, por supuesto bajo mi percepción. Te voy a comentar en dos fases, una refiriéndome a lo que le pasó a tu amiga y la segunda a lo invisible que podemos ser. El caso de tu amiga: Es muy difícil opinar por terceros, generalmente no me gusta hacerlo, porque yo no puedo pensar por los demás. En el caso que nos ocupa, no puedo pensar por tu amiga y el referido señor, porque no sé lo que realmente ellos sienten. Sin embargo, me atrevo a darte mi opinión: en primer lugar no creo que la relación fracasara a causa de la vergüenza de una hija por la gordura de tu amiga. Creo más bien, que fracasó porque simple y sencillamente de parte del señor no había amor, y fíjate que es de mucho cuidado una relación cuando dos personas están sumergidos en la soledad, porque eso tiene implícito una gran necesidad y puedes confundirte. No sé que edad tengan tus amigos, pero asumo por la edad de la niña, que no son unos niños. Los padres somos amigos de nuestros hijos, pero antes que eso somos padres y como padres debemos inculcarle valores y principios, por ende, corregirlos y explicarles principios de condición y calidad humana de manera de hacer crecer en ellos, por ejemplo, la semilla de aceptar y querer al prójimo como a uno mismo, si este hombre no ha sabido educar a su hija bajo ese principio tan esencial, tu amiga no ha perdido mayor cosa. Por otro lado, yo soy cristiana, nacida y criada bajo el catolicismo y no me considero practicante, sólo creo en Dios por sobre todas las cosas y trato de conocerlo cada día un poco más, por lo que mis pasos siempre invoco sean guiados por él. El amor nace en cada uno de nosotros, y hay que sembrar para cosechar, ser adoctrinado por una religión no garantiza que siembres, eso depende de cada quien, depende de uno mismo. En cuanto al nivel socio económico, creo que independientemente de la posición que se tenga, eso debe ser insignificante cuando se ama de verdad, y no hay que estar dispuesto a que sea un condicionante que se acepta y se da lo mejor de sí, simplemente eso no interesa, en el amor eso no tiene cabida. Te comento lo de la religión y lo del nivel para expresar lo que pienso del amor, no hay diferencias, es todo o nada, y prueba de ello, es la mayor manifestación de amor de todos los tiempo: el amor que demostró Jesús nuestro Señor por todos nosotros, independientemente de la raza, de la religión, de los niveles sociales, económicos, de gordos, flacos, etc… Para finalizar con esta parte debo expresarte también que, de nada sirve luchar cuando la lucha es de dos y solamente lucha uno. Creo que Dios sabe hacer las cosas y estoy segura que debe reservar para tu amiga lo que ella realmente merece: un hombre que le dé el valor que ella tiene. Lo Invisible que podemos ser: Sin lugar a dudas eso es muy cierto, podemos y somos invisibles para muchos. Lo preocupante de esto es cuando nosotros mismos nos percibimos como invisibles. A mi me ha pasado, como todos tenemos malos momentos, de hecho recuerdo que pasé un mal momento cuando te conocí a ti Celso, aprovecho para agradecer tus palabras nuevamente, me llenaron mucho. No es fácil ser gordo y son muchas las oportunidades que la gente se propone a hacernos sentir miserables, muchos de ellos sin saber el daño que se hace, otros muy conscientes de ello. ¿Víctima de la invisibilidad?, creo que somos todos los que tenemos sobrepeso. Recuerdo muchas de las veces que me han discriminado. Te comento que en una oportunidad era Jefe de Almacenes en una empresa, había un proveedor que me llamaba insistentemente, era o es caraqueño, una vez me llamó y yo iba pasando frente a la recepcionista, ella me detuvo para comunicarme que él me había llamado, pero que le había dicho que me llamara más tarde, y me pregunto: “¿él sabe cómo eres tú? A lo que yo respondí “¡cómo soy yo?”. Muchas veces he hablado con hombres que se vuelven loco con mi voz, con mi intelecto, con mi forma de ser emocionalmente, sin embargo, después que saben que soy gorda, se les acaba el encanto. He estado en una conversación de modas con chicas esbeltas, otras no tanto y sin importarles mis sentimientos sigo siendo la payasa, porque entonces mi moda debe ser una carpa de circo, en fin tengo una lista bien grande de detalles como esos. No obstante, debo también confesarte amigo que igual me he tropezado con gente bella, que sabe valorar a una por lo que es. Si es verdad que somos invisibles para algunos, pero que eso no nos permita dudar de lo que somos, de nuestros sentimientos y nuestra definición por la vida, con el sentido que cada uno de nosotros le hemos dado, que eso no nos haga abandonar nuestros sueños, metas y objetivos. Mucho menos permitamos que personas que al final no saben ni lo que ellos mismos quieren, sean lo que nos impongan cómo debemos nosotros de sentirnos, tenemos muchas cosas bellas, por ejemplo, yo me moriría por tener el color de tus ojos Celso, y quizás cuántos más que son flacos lo quisieran tener. Mira Celso creo que Dios es muy sabio y todo lo que nos quita del camino estoy segura es porque algo mucho mejor nos tiene reservado. Besos y Cuido Loreley.

Respuesta de Natalia Soledad

jueves, 26 enero 2006
Me parece que lo que alli falto es el amor para lograr entablar una relaicon que vaya mas alla de la amistad. Si el hombre por alguna razon se acerco hacia ella es por que evidentemete en algun momento no sintio indiferencia por parte de ella. Las personas que discriminan a los gordos lo hacen siempre de lejos , por que cuando se hacercan y conocen a la persona que hay adentro se dan cuenta del gran error. La mayo ria de gente que discrimina lo hace por ignirancia y siempre de una manera muy superficial. Por lo tanto no creo que ese padre se alejo por comentarios de su hija. Saludos