Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

como el bicho de Kaffca

por juan marquez
miércoles, 07 diciembre 2005
Yo no amanecí un día así como el bicho de Kafka, me fui transformando en esto despacio, muy lentamente, sin siquiera darme cuenta, o estando quizá demasiado conciente de lo que estaba destinada a ser; he visto ojos mirarme con ternura, casi con amor, he visto ojos enamorados de los míos, pero solo de ellos, y he querido arrancarlos, si no fueran lo único bello que tengo; también he visto ojos aterrados, han salido por pies, pisoteando mi cuerpo; he visto otros amarme tan blancamente, tan tiernamente que lastiman, que avergüenzan, que te hacen sentir culpable por obligarlos a amarte así como eres. Oculta, escondida en la penumbra donde nadie me mire, ahí, donde se me permite amar, donde se me permite ser amada, donde nadie juzgue mi compañía, donde nadie califique digno de risa mi beso, mi abrazo o el que se me ofrezca con ternura porque será castigado por la osadía con la burla.

Respuesta de aide vazquez

miércoles, 07 diciembre 2005
Y así como te fuiste transformando en lo que eres hoy día, de la misma forma puedes lograr modificar lo que te molesta y reinventarte de nuevo. Porque nadie está condicionado, porque no hay manera de detener procesos generadores de cambio cuando estos vienen desde nuestro interior, y porque si pones a funcionar el mecanismo adecuado, hay un potencial dentro de ti que puede llegar a sorprenderte si lo dejas que arranque. Serás un "bicho" si en realidad te lo crees, serás un "caso perdido" solamente si tu te limitas, el mundo te percibe como "un fracaso" si bajas los brazos ante la presión de los demás convirtiendote en un papeleta al viento de lo que sople tu entorno y tu dolor. Pero sólo tú puedes decidir cuando te vas a permitir valorar en su justa medida a esa persona maravillosa que SABES que eres. Lo muestras en tus palabras, simplemente está debajo de toda esa rabia, que igual es muy bueno que salga ahora, permítele a "esa" que en verdad eres, mostrar la fuerza que puede desarrollar. No hay debilidad aparente que no pueda ser vencida una vez que sabes hacia donde queres ir, pero hay que moverse pequeña, hace bien meternos en toda la magnitud de nuestras desdichas y miedos, pero el tiempo justo nada mas, busca el piso de tu dolor y patea fuerte hacia arriba, ahora estás más cerca de salir a la superficie si así lo quieres. Patricia Padrón.