Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Una enfermedad terrible

por mariela telleria
jueves, 26 mayo 2005
Me perdonan el interminable post que estoy abriendo. Pero es necesario ya que leyendo todo lo escrito últimamente, me doy cuenta que aquí urge aclarar algo: Muchas veces los obesos escuchamos decir que la obesidad es una enfermedad... Y lo es. Es una enfermedad ADICTIVA. Y lo grave es que muchos médicos (muchísimos lamentablemente) repiten lo de la enfermedad adictiva como autómatas, sin entender realmente de lo que están hablando, pues en el fondo piensan (y hasta muchos gordos también) que todo se reduce a un problema de voluntad y que por culpa de la gula el gordo sufre su merecido infierno...Vuelvo con lo mismo señores: LA OBESIDAD ES UNA ENFERMEDAD ADICTIVA. Las adicciones todas (alcohol, drogas, cigarros, carbohidratos, azúcares, anfetaminas o lo que sea) producen en el organismo siempre el mismo mecanismo, que es el de activar las glándulas que producen estados particulares que conducen de nuevo a la compulsión. Es un círculo vicioso terrible. No basta con decirle a un adicto a la cocaína que no la consuma o a un fumador que no fume ó a un obeso pedirle que no coma. Uno puede encerrar a un alcohólico a la fuerza en una habitación bajo llave hasta que se desintoxique. Y ciertamente al cabo de un tiempo saldrá "limpio" del cuarto... pero...al salir de allí tendrá los mismos conflictos y problemas con los que entró, así que lo más probable es que en cualquier momento arranque a beber dónde lo dejó. Y al obeso le pasa lo mismo. Uno se forza (es el símil del encierro obligado) a hacer la dieta tal o cual y claro, a las primeras de cambio pierde peso. Pero al mínimo traspié se arranca a comer como siempre, se recupera el peso y se agudiza el problema. Ahora bien, siempre escucho decir esto: "Si claro, pero el adicto al cigarro tiene que dejar el cigarro. El adicto al alcohol debe dejar el alcohol. Y nosotros ¿Qué? ¿Dejamos de comer? Y no. La respuesta es siempre ésta: No se debe dejar de comer. SE DEBE CAMBIAR DE HABITOS. No se trata de seguir una dieta. Sino de aprender qué productos debemos ERRADICAR DE NUESTRAS VIDAS y cuáles productos DEBEMOS APRENDER A INCORPORAR. Aprender por ejemplo cuál es la diferencia entre el Hidrato de Carbono Simple (productos refinados) y el Hidrato de Carbono Complejo. El Hidrato de Carbono simple está presente en el azúcar blanca refinada y en la harina de trigo (harina blanca) y SIEMPRE terminan por convertirse en glucosa. Y la glucosa en altas dosis desencadena un proceso glandular que permite al organismo entrar en una suerte de estado de euforia, o de alerta o de bienestar (dependiendo de la persona) casi de inmediato. Pero así como el efecto es rápido, rápidamente este estado desaparece. Y nos queda una persona irritable, nerviosa, ansiosa. Cuando la glucosa desciende tan violentamente como ha subido, el gordo sufre de hipoglucemia. Y entonces pasa a sentirse cansado, somnoliento, deprimido, abatido sin ganas ni fuerzas para hacer nada. Para salir de este estado viene nuevamente la ingesta de Hidratos de Carbono Simple (azúcar y harina) que habrán de elevar la glucosa. Y luego ésta volverá a caer, y así sucesivamente. El Hidrato de Carbono Complejo está presente en los cereales, en legumbres integrales, en el trigo no procesado. Y se almacena en el hígado como glucógeno. Y es liberado al torrente sanguíneo en pequeñas dosis y a medida que el cuerpo lo requiere. En otras palabras, el organismo está en condiciones de "autosuministrarse" la dosis que requiera sin producir picos en ascenso o descenso. Allí estriba la diferencia. Para que me entiendan, los hidratos de carbono simple desencadenan la compulsión. No así los hidratos de carbono complejos. Es muy frecuente que cuando alguien se descompone en un gimnasio, enseguida le den un terrón o una cucharada de azúcar, incluso un caramelo para levantarlo (la dosis de droga). Noten ustedes que los niños en las fiestas de cumpleaños se desencadenan. Y esta hiperactividad la da la cantidad de azucares y tartas y gaseosas que el niño come y bebe en las fiestas. Si usted quiere tener a un niño despierto hasta altas horas de la noche, de le justo antes de acostarse un pedazo de torta de chocolate...

Respuesta de mariela telleria

jueves, 26 mayo 2005
continuación: Ahora bien. La glucosa es digamos el "combustible" que necesita el cerebro para funcionar. No se puede tampoco prescindir de ella. Pero si usted a su carro le pone el doble de gasolina (nafta) que necesita para arrancar, éste se ahogará. La mejor forma de no "ahogarnos" en glucosa es ingiriendo los hidratos complejos y olvidando los simples (azúcar refinada y harinas blancas). A diferencia del auto que se ahoga, el ser humano es tan complejo que hace lo imposible por salvarse. Y entonces el páncreas segrega toneladas de insulina para poder manejar el exceso de glucosa. Y cuando un día el obeso no come azúcar o harinas blancas, hay demasiada insulina dando vueltas en su cuerpo. Se produce la hipoglucemia. Y el obeso se deprime, se achicopala, se siente cansado, adormilado, agotado, inútil... Entonces se desata la compulsión y volvemos al exceso de glucosa. A veces es tan alta la dosis de glucosa que el obeso se pone agresivo. De allí que un gordo amanece eufórico, sintiendo que podrá doblegar el mundo y luego, al atardecer, pierde ánimos y de repente se sorprende a si mismo comiendo como un salvaje. Sintiendo con ello la angustia y la depresión características porque no se pudo controlar. Al cabo de unas horas, lo ingerido se convierte en glucosa, y de nuevo la euforia...De allí que un gordo se obliga a si mismo a hacer dieta (cualquiera de las miles que andan por el mundo) y pierden peso y luego se desata a comer con más pasión que nunca, y mientras esto ocurre no entiende por qué. Y con la cabeza gacha escucha como todo su entorno lo critica. ... Y volvemos donde estábamos (como cualquier adicto). Recuperando lo perdido. En consecuencia HAY QUE REMOVER LAS ESTRUCTURAS. CAMBIAR HABITOS. COSTUMBRES. ESTILOS Y FORMAS DE VIDA. Pero el primer paso. El único verdadero primer paso para ello es entender y aceptar que se está enfermo. Que se es adicto. Que si bien está en nuestras manos lograr salir de esto NO SOMOS CERDOS SIN VOLUNTAD. NO SOMOS SUCIOS GOLOSOS. El obeso, como el alcohólico, como el adicto a la cocaína o a la heroína tiene que trabajar mucho, muy duro y toda su vida para llegar a estar "limpio". Por hoy es suficiente. Más adelante contra ataco de nuevo. Pero recuerden: Somos personas con una enfermedad adictiva. Empecemos por aceptar esto. Y concedámonos el merecido derecho de entender y hacerle entender a quien competa que nuestro problema no lo resuelve la simple fuerza de voluntad. Primero lo primero. Reconozcamos el problema. Segundo, aceptémoslo. Tercero, procedamos a erradicar con todo el dolor de nuestras almas aquello que nos ha mantenido condenados y encadenados a una vida de humillaciones y vejaciones: el azúcar refinada y las harinas blancas y todas las combinaciones que de ellas se derivan. Y por último: Aprendamos de nuevo a vivir, con nuevos hábitos y nuevos estilos de vida. Hay un mundo culinario rico esperándonos que no requiere de estos elementos. Esa es la vía para comenzar. Hay otras cosas que añadir a lo expuesto, pero se las diré más adelante. Feliz día a todos y un gran abrazo. Lic. Aída María Beccaría País.

Respuesta de sofia dip stecher

viernes, 27 mayo 2005
guauuuuuu! son pasadas apenas las 6 de la mañana aca en Argentina,y acabo de leer esto... Mi querida licenciada...gracias!!!simplemente esto voy a decir GRACIAS,porque si bien el miercoles conte en el foro que habia llegado mi dia "a medias" hoy es el dia,y me levante con muchas ansias...ya que hoy terminan de hacerme los estudios de medicion de grasa y demas,para YA darme en os dias subsiguientes la dieta de acuerdo a como esta constituido mi organismo...asi que otra vez GRACIAS....por de alguna manera mandarme otra señal...(por lo menos asi lo veo y siento yo) Besos!!!! Towi.-

Respuesta de aide vazquez

viernes, 27 mayo 2005
Towi, que te vaya muy bien en la consulta y si... no dejes de ver cada señal que la vida te pone, los escritos de Aida siempre tienen entre líneas miles de ellas. Basta con dedicarles unos minutos, leer con calma y hacer el análisis correspondiente y le sacas muchas cosas a las letras de esta mujer privilegiada con el don de la comunicación. Cuéntanos luego como te fue vale?? Un abrazo pues. Cariños. Patty.

Respuesta de manuel moreno

sábado, 28 mayo 2005
Sra.Aida muchas gracias por compartir ...sus conocimientos y tiempo con nosotros...siempre es un placer leerla ..y sus post nunca me parecen largos , es mas los leo completitos, y me quedo con la sensacion de que podria seguir leyendola indefinidamente...dios la bendiga un beso y un abraso .diana