Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

sueños de silicona , articulo de el correodigital

por myke tyson
martes, 12 abril 2005
es un articulo encontrado, y que demuestra lo consabido y resabido, hasta cuando nos machacaran con el aspecto, los canones de belleza, donde estan los parametros reales de cada persona,seremos capaces de en siglo que estamos donde el progreso los avances, olvidarnos de lo importante, de gustarnos a nosotros mismos, y no depender de si otros lo hacen, acabaremos siendo los robots de metropolis, pelicula que hace muchisimos años fue realizada y que cada vez nos acercamos mas a ella, queremos ser lo que no somos, ricos, bellos, y hacemos lo que haga falta sin pensar en las consecuencias,lo que atrae, a mercaderes, y mercachifles de todos los tipos, a darnos ese sueño de juventud a cambio de dinero, muchas veces ademas sin tenerlo, y asi caer en las peores manos,creo que necesitamos un cambio de chip, mirarnos muy adentro y verdaderamente pensar si vale la pena el esfuerzo, el dinero y la salud por ser mas "[email protected]" , yo solo se , que antes en españa despues de la posguerra la gente solo tenia un pensamiento en prosperar y dar a sus hijos comida que a ellos en la guerra les habia faltado. y ahora lo unico que anhelamos, es coches cada vez mas rapidos, aunque nos limiten la velocidad y nos pongan multas a miles,casas mas grandes, las cuales no podemos ni pagar,todo mas y mas, que si puede ser el vecino no tenga, vivimos de en la autentica parafernalia, e hipotecandonos hasta los ojos para poder conseguirlo, yo me METO en ese apartado tambien, pk al final aunque lo critique , el ambiente de superacion y de envidida es tan sumamamente grande y la oferta que te dan es tan suculenta que como vas a dejar pasar esa oportunidad, imposible, hay que cogerla ya, aunque estiremos mas el brazo que la manga, o como en el caso de natalia, nos quedemos en el quirofano, se que esta reflexion, la gente dira, bueno, se operan miles y solo sabemos de una chiquilla que ha fallecido, esa no es la cuestion, la cuestion es, ¿quizas no vamos demasiado rapidos en el progreso, tendremos tiempo para digerir tantas cosas e informacion, podremos tener todo lo que nos ofrecen ??? o llegaremos a casa amargados y fracasados por no poder tener, lo que queremos, un cuerpo 10, un coche jamens bond, una chica rubia en el lado 90 60 90, creo que vale la pena parar un poquito, y reflexionar, ¿hacia donde vamos?? y que es verdaderamente lo que importa??? el coche , la chica, el piso,creo que no , todo eso es material, importa bajo mi punto de vista, la familia, uno mismo, la salud, y la gente que te quiere, y todo eso por desgracia no va unido a lo anterior. REFLEXIONEMOS UN POQUITO POR FAVOR OPINION ARTÍCULOS Sueños de silicona SANTIAGO GONZÁLEZ/ Imprimir Enviar Se llamaba Natalia y tenía veinte años y la cabeza llena de sueños. Uno de ellos, según nos ha explicado su madre, era someterse a una operación de cirugía estética para un implante mamario. Bueno, es de suponer que para dos. «Iba a cumplir un sueño», declaró la madre, y se encontró en el quirófano con lo que Raymond Chandler llamó «el sueño eterno» en la más popular de sus novelas. Todo lo que se sabe con certeza sobre el asunto es que, durante la operación que se le practicaba en la clínica madrileña El Bosque, algo se complicó y la paciente tuvo que ser trasladada urgentemente al hospital Gregorio Marañón, donde el escáner que se le practicó a la paciente reveló que sufría un daño cerebral irreversible de resultas del cual falleció. ¿Cuál es la razón de que una chica de apenas veinte años quiera meterse en un quirófano para someterse a una operación de este tipo? No es un caso aislado. Vivimos en una deuda permanente con las apariencias, porque no hay constancia de que nadie haya pedido un trasplante de cerebro para ver si mejora de ideas y sentimientos. Las chicas se inyectan silicona en los pechos, los labios y las nalgas para dotarse de una protuberancias que contrastan con la extraordinaria delgadez que constituye el patrón estético definido por unos modistos que odian a las mujeres y pretenden transformarlas en seres andróginos. Los hombres recurren cada vez con más frecuencia al trasplante capilar que disimule en lo posible el ominoso cartón que empieza a clarear. Unas y otros se someten alegremente a esas operaciones de reducción de estómago que ya se han cobrado algunas víctimas.

Respuesta de mariela telleria

martes, 12 abril 2005
En esta vida desaforada que todos nos hemos impuestos por una causa u otra, parece que ha dejado de tener importancia que el cielo amaneciera particularmente azul hoy o que el árbol casi muerto de la otra calle haya reverdecido. Ya no nos importa si nuestros hijos nos miran a los ojos y nos dicen "te quiero" pues lo único que cuenta es que puedan acceder a "la mejor de las educaciones" Cuando el teléfono suena siempre esperamos que sea asunto de negocios. Y si en cambio es ése amigo lejano con el que una vez compartimos la adolescencia, le pedimos que "nos llame después, estamos esperando una llamada urgente". Ya no pensamos en oler la tierra húmeda . Y la llegada del verano ya no es para correr por la orilla del mar para sentir el contraste del agua fría lamiendo las piernas y la arena caliente tomando por asalto los pies. El verano es para broncearse. ¿La lluivia? ... sólo un fastidio que nos atrasa... El hogar ya no es el sitio cálido al cual llegar tras la faena. Ahora es la prisión de concreto que nos mantiene atados e hipotecados a los bancos hasta el ocaso de nuestros días. Ya no coleccionamos fotos amadas que se van poniendo amarillas en páginas preñadas de recuerdos. Para eso la Compu, la cámara web, un escaner...Nadie le teje la mantilla a su hijo ¿estaremos locos? ese tiempo valioso se lo podemos dedicar a leer un manual de psicología moderna, total, mantillas las venden en todos los centros comerciales. Y tomar una guitarra y cantar en una peña es obsoleto... para eso están los karookes. Aquellas cenas de familia, donde un fondo de silencio aperturaba decenas de diálogos y hasta brotes de secretos y confifencias, fue substituido por la tele, una miradita rápida al informador y quizás, sólo quizás, preguntarle a los niños durante el café ¿Cómo les fue en el cole? ...No es de extrañarse pues amigo Manuel que una niña sucumba en un quirófano por querer tener senos redondos y duros y una barriga plana que le haga marco a la circunferencia de su cintura ¿Total? eso de la belleza interior es uno de los tantos cuentos trillados de la abuela chocha ¿Tendrá Alzaimer la vieja?... Con todas mis fuerzas quisiera que a mi tambien me importaran más las orquídeas de mi ventana que el carro en mi estacionamiento. O los muebles de mi madre me resultasen más valiosos que mi balance personal... pero no es así. Este día a día nos tragó a todos. Somos la digestión de un progreso que pronto nos evacuará en el recuerdo. No quedará más pues que escribir sobre ello para que quede en "la cápsula del tiempo" y aprender a convivir formando parte de todo aquello que una vez, allá por nuestros sueños más lejanos, tanto llegamos a detestar. Quizás logremos un punto de equilibrio y no compitamos por el mejor y más rápido automóvil. Y nos conformemos con una cómoda Van para la familia. O en lugar de una enorme casa nos baste un piso céntrico ... ¡Qué se yo! ... Lamentablemente, ante la verdad, muere la razón. Te aprecio mucho. Un besote.

Respuesta de Jose luis Ibarra

miércoles, 13 abril 2005
Querido Manel> creo que la unica forma posible de salir de esta robotizacion, llamese salud, belleza, estetica, pensamiento, modas,especulaciones siniestras en procura solo de dinero, es apartarse del rebaño en que nos quieren incertar a como sea, en exigirnos a pensamientos con criterio fundamento y razones valederas, que nos lleven a acciones coherentes, para asi apartarnos de la "moral mediocre" de nuestro tiempo, que a cualquier precio quieren incorporar a nuestro inconciente colectivo. Esta' en nuestras manos, para dejarles criterios sanos, racionales cuan sentidos, a nuestras generaciones siguientes. Aunque solo sea, a modo de pagar y paliar en algo la deuda que tenemos, por dejar este habitat que es el hogar de todos, tan terriblemente devastado. Todo mi cariño para ti Manel. Liber