Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

CLASES D BAILE

por Lorena K
miércoles, 09 febrero 2005
HOLA A TODOS, SABEN EN LA TV VI DE UN PROGRAMA LLAMADO ZUMBA KE SON CLASES D BAILE, SALSA,MERENGUE,CUMBIA,ETC Y QUE ESO TE AYUDARA A BAJAR DE PESO, KISIERA SABER SI ALGUIEND E AKI SABE SI HACER 1 HORA DIARIA D BAILE AYUDA A BAJAR DE PESO Y ADEMAS TONIFICAR TUS MUSCULOS, GRACIAS Y CIAO.

Respuesta de Ana Lilia Ceballos

miércoles, 09 febrero 2005
yo creo que bajar de peso si, pero tonificar no. Yo tengo un podómetro, me cuenta los pasos y las kcal gastadas, y cuando hago aerobic o gimnasia me lo llevo puesto y tambien me cuenta las kcal.

Respuesta de Miriam de los Remedios Nínive Escaño y Gonzalez

jueves, 10 febrero 2005
Te envio un articulo que lei el año pasado en un diario te lo trancribo integro por si puede aclararte tus dudas muchos besitos BENEFICIOS Físicos Cardiovascular: Bailar facilita la circulación de la sangre y el tono de la piel. El sistema respiratorio y vascular también se benefician de esta actividad. Grasa: Favorece el drenaje de líquidos y toxinas, así como la eliminación de las grasas. Aspecto: Muchas de las posturas negativas derivadas de la vida sedentaria se corrigen con la danza. La cabeza y el cuerpo erguido y el paso armonioso mejoran la presencia física. Obesidad: Combate el sobrepeso, la obesidad y los niveles elevados de colesterol. Músculos: Fortalece los grupos musculares y mejora la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. Coordinación: Con el baile se ejercita la agilidad y la coordinación de movimientos, así como el equilibrio. Madurez: En edades maduras es recomendable para paliar los dolores articulares y la osteoporosis y prevenir el envejecimiento. Niños: Corrige trastornos congénitos y malas posturas. Como método pedagógico, les permite desarrollar el oído musical, el sentido del ritmo, la memoria y la expresión corporal. Psíquicos Socialización: La danza es un buen método para superar la soledad y la timidez y establecer nuevas relaciones. Relajación: Permite desinhibirse y liberar tensiones. Autoestima: Al son de la música se reduce el estrés, la ansiedad y la depresión, ya que ayuda a expresar las emociones y canalizar la adrenalina. Bailar levanta el ánimo y eleva la autoestima. Confianza: Fomenta la confianza en uno mismo y la claridad de pensamiento. Danzaterapia contra problemas de espalda y osteoporosis UN paso adelante, otro atrás. Giro. Cruce. Quebradas. Ochos... Es la elegancia hecha baile. Pero también un buen ejercicio para cuerpo y mente. El tango es una de las actividades más beneficiosas para la rehabilitación cardiovascular. Y no hace falta ser ni Fred Astaire ni Ginger Rogers. Con sólo tres días a la semana, cualquiera puede dejarse llevar por los efectos del baile. Sin distinciones. Pasodoble, salsa, rock and roll, cha-cha-chá, sevillanas. La modalidad es indiferente. Las ventajas, infinitas. «El baile moviliza grandes grupos musculares, algo que resulta muy positivo para diferentes enfermedades, entre ellas destacan las patologías osteoarticulares, mejorando aspectos como la flexibilidad, fuerza y resistencia», advierte el doctor Juan José Sánchez Luque, coordinador andaluz del grupo de ejercicio físico de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia. Y es que el baile no sólo es una buena forma de combatir la obesidad y quemar calorías. Quienes sufran rigideces articulares encuentran asimismo en él un gran aliado. Como también aquellas personas con problemas de circulación, ya que estimula el flujo sanguíneo y el funcionamiento del sistema respiratorio. Fuente de salud Sin duda, no hay mejor fuente de salud que el baile. Como afirma Sánchez Luque, «su inclusión debe realizarse en lo que los médicos llamamos 'estilos de vida cardiosaludables' como un integrante que va a contribuir a mejorar la salud física, y sobre todo en determinados grupos, como los ancianos». Está claro que este ejercicio no entiende de edades. Ni de clases. Tampoco de profesiones. «Tenemos alumnos de todo tipo, desde un albañil hasta un banquero», precisa Irene Viñals, directora de la escuela de danza La Sala. Pero si hay una receta común es la constancia. No en vano, el ejercicio físico aislado no consigue generar efectos visibles para la salud. Según los especialistas, bastan 30 minutos, tres veces por semana. La elección dependerá de los gustos y del estado de salud. Cada baile tiene sus propiedades. Así, la danza del vientre es muy efectiva para las mujeres. Sus movimientos suaves y ondulantes no sólo hacen desaparecer cualquier tensión física o psíquica, sino que favorecen el buen funcionamiento del aparato reproductor: fortalece los músculos de la vagina y mejora las molestias de la menstruación y la menopausia. Hay que informarse, por tanto, antes de ponerse 'manos a la obra'. Los especialistas desaconsejan, por ejemplo, el flamenco en casos de desviación de columna, debido a los perjuicios que supone la vibración de los taconeos. Todo es cuestión de organizarse. «En aquellos casos en los que se pretenda ejercitar y/o fortalecer la musculatura de los miembros superiores puede buscarse realizar determinados tipos de baile donde se utilicen más dichos miembros, aunque en general el baile conlleva movimientos de múltiples y grandes grupos musculares», apunta el doctor Sánchez. Todo son ventajas: el baile contribuye a ejercitar la coordinación y agilidad de movimientos, así como el equilibrio. Además, favorece la tonificación de la piel y aumenta el drenaje de líquidos y toxinas. De hecho, más de uno ha cambiado ya el gimnasio por la pista de baile. «La gente a la que no le gusta la gimnasia encuentra en nosotros una fórmula ideal para mantenerse en forma de manera divertida», puntualiza Rocío Villalba, responsable de la escuela Malaka Dance. Más que amigos Para la mayoría, la clase se convierte así en un nuevo punto de encuentro para hacer amigos. O algo más que amigos. «De aquí han salido hasta bodas», asegura Irene Viñals. Es cierto eso de que el roce hace el cariño. De ahí que la danza resulte un método ideal para vencer la timidez y otros problemas de socialización. «Se realiza en un contexto de relaciones sociales y ello ayuda a combatir uno de los grandes problemas de la actualidad, como es la soledad», concluye el doctor Sánchez Luque. La tercera edad sabe mucho de ello. Cada vez más mayores se deciden a hacer sus pinitos o a recordar viejos tiempos al ritmo de pasodoble, fox-trot o bolero. Los jóvenes prefieren el funky o el baile moderno. Y los más pequeños disfrutan con el ballet y la danza contemporánea. «Las clases infantiles se plantean más como un instrumento pedagógico: desarrollan la memoria, el oído musical y la expresión corporal. Para ellos, bailar es una forma amena de mejorar su equilibrio, la interrelación y el sentido del ritmo», matiza Irene Viñals. Furor por lo latino Entre los adultos, los reyes de la pista son los ritmos latinos, precisamente los que están introduciendo el 'gusanillo' del baile en más de un escéptico. «Se animan, se apuntan al curso y luego quedan para salir juntos e incluso practicar las coreografías fuera de clase», comenta la directora de La Sala. Los beneficios saltan a la vista: mejora la autoestima, la confianza en uno mismo y la claridad de pensamiento. No sólo eso, además relaja, libera adrenalina y ataca los grandes males de los últimos tiempos: el estrés, la ansiedad y la depresión. El doctor Sánchez Luque no lo duda: «El baile y, en general, la práctica de ejercicio físico debería se más recomendada por los médicos». Aunque, como en todo, mejor no abusar. Y, si existe alguna enfermedad, consultar con el especialista. Al fin y al cabo, el baile es una forma más de ejercicio físico y, como tal, «requiere una supervisión que incluya la realización de pruebas diagnósticas complementarias y que huya de la práctica de ejercicios vigorosos que superen los niveles aconsejables», asegura el coordinador andaluz del grupo de ejercicio físico de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia. Tal es el auge que el baile tiene en la actualidad que ha dado lugar a una nueva actividad: el Body Jam, que ya empieza a implantarse en los gimnasios españoles. Precedida de un gran éxito en todo el mundo, esta divertida mezcla de fitness y baile combina espectaculares coreografías con una sesión de abdominales y estiramientos. Una nueva forma de tonificar todos los músculos del cuerpo al ritmo tanto de los sones africanos como de los latinos. Fuente:Diario Sur.12/04/04

Respuesta de Miriam de los Remedios Nínive Escaño y Gonzalez

jueves, 10 febrero 2005
Te envio un articulo que lei el año pasado en un diario te lo trancribo integro por si puede aclararte tus dudas muchos besitos BENEFICIOS Físicos Cardiovascular: Bailar facilita la circulación de la sangre y el tono de la piel. El sistema respiratorio y vascular también se benefician de esta actividad. Grasa: Favorece el drenaje de líquidos y toxinas, así como la eliminación de las grasas. Aspecto: Muchas de las posturas negativas derivadas de la vida sedentaria se corrigen con la danza. La cabeza y el cuerpo erguido y el paso armonioso mejoran la presencia física. Obesidad: Combate el sobrepeso, la obesidad y los niveles elevados de colesterol. Músculos: Fortalece los grupos musculares y mejora la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. Coordinación: Con el baile se ejercita la agilidad y la coordinación de movimientos, así como el equilibrio. Madurez: En edades maduras es recomendable para paliar los dolores articulares y la osteoporosis y prevenir el envejecimiento. Niños: Corrige trastornos congénitos y malas posturas. Como método pedagógico, les permite desarrollar el oído musical, el sentido del ritmo, la memoria y la expresión corporal. Psíquicos Socialización: La danza es un buen método para superar la soledad y la timidez y establecer nuevas relaciones. Relajación: Permite desinhibirse y liberar tensiones. Autoestima: Al son de la música se reduce el estrés, la ansiedad y la depresión, ya que ayuda a expresar las emociones y canalizar la adrenalina. Bailar levanta el ánimo y eleva la autoestima. Confianza: Fomenta la confianza en uno mismo y la claridad de pensamiento. Danzaterapia contra problemas de espalda y osteoporosis UN paso adelante, otro atrás. Giro. Cruce. Quebradas. Ochos... Es la elegancia hecha baile. Pero también un buen ejercicio para cuerpo y mente. El tango es una de las actividades más beneficiosas para la rehabilitación cardiovascular. Y no hace falta ser ni Fred Astaire ni Ginger Rogers. Con sólo tres días a la semana, cualquiera puede dejarse llevar por los efectos del baile. Sin distinciones. Pasodoble, salsa, rock and roll, cha-cha-chá, sevillanas. La modalidad es indiferente. Las ventajas, infinitas. «El baile moviliza grandes grupos musculares, algo que resulta muy positivo para diferentes enfermedades, entre ellas destacan las patologías osteoarticulares, mejorando aspectos como la flexibilidad, fuerza y resistencia», advierte el doctor Juan José Sánchez Luque, coordinador andaluz del grupo de ejercicio físico de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia. Y es que el baile no sólo es una buena forma de combatir la obesidad y quemar calorías. Quienes sufran rigideces articulares encuentran asimismo en él un gran aliado. Como también aquellas personas con problemas de circulación, ya que estimula el flujo sanguíneo y el funcionamiento del sistema respiratorio. Fuente de salud Sin duda, no hay mejor fuente de salud que el baile. Como afirma Sánchez Luque, «su inclusión debe realizarse en lo que los médicos llamamos 'estilos de vida cardiosaludables' como un integrante que va a contribuir a mejorar la salud física, y sobre todo en determinados grupos, como los ancianos». Está claro que este ejercicio no entiende de edades. Ni de clases. Tampoco de profesiones. «Tenemos alumnos de todo tipo, desde un albañil hasta un banquero», precisa Irene Viñals, directora de la escuela de danza La Sala. Pero si hay una receta común es la constancia. No en vano, el ejercicio físico aislado no consigue generar efectos visibles para la salud. Según los especialistas, bastan 30 minutos, tres veces por semana. La elección dependerá de los gustos y del estado de salud. Cada baile tiene sus propiedades. Así, la danza del vientre es muy efectiva para las mujeres. Sus movimientos suaves y ondulantes no sólo hacen desaparecer cualquier tensión física o psíquica, sino que favorecen el buen funcionamiento del aparato reproductor: fortalece los músculos de la vagina y mejora las molestias de la menstruación y la menopausia. Hay que informarse, por tanto, antes de ponerse 'manos a la obra'. Los especialistas desaconsejan, por ejemplo, el flamenco en casos de desviación de columna, debido a los perjuicios que supone la vibración de los taconeos. Todo es cuestión de organizarse. «En aquellos casos en los que se pretenda ejercitar y/o fortalecer la musculatura de los miembros superiores puede buscarse realizar determinados tipos de baile donde se utilicen más dichos miembros, aunque en general el baile conlleva movimientos de múltiples y grandes grupos musculares», apunta el doctor Sánchez. Todo son ventajas: el baile contribuye a ejercitar la coordinación y agilidad de movimientos, así como el equilibrio. Además, favorece la tonificación de la piel y aumenta el drenaje de líquidos y toxinas. De hecho, más de uno ha cambiado ya el gimnasio por la pista de baile. «La gente a la que no le gusta la gimnasia encuentra en nosotros una fórmula ideal para mantenerse en forma de manera divertida», puntualiza Rocío Villalba, responsable de la escuela Malaka Dance. Más que amigos Para la mayoría, la clase se convierte así en un nuevo punto de encuentro para hacer amigos. O algo más que amigos. «De aquí han salido hasta bodas», asegura Irene Viñals. Es cierto eso de que el roce hace el cariño. De ahí que la danza resulte un método ideal para vencer la timidez y otros problemas de socialización. «Se realiza en un contexto de relaciones sociales y ello ayuda a combatir uno de los grandes problemas de la actualidad, como es la soledad», concluye el doctor Sánchez Luque. La tercera edad sabe mucho de ello. Cada vez más mayores se deciden a hacer sus pinitos o a recordar viejos tiempos al ritmo de pasodoble, fox-trot o bolero. Los jóvenes prefieren el funky o el baile moderno. Y los más pequeños disfrutan con el ballet y la danza contemporánea. «Las clases infantiles se plantean más como un instrumento pedagógico: desarrollan la memoria, el oído musical y la expresión corporal. Para ellos, bailar es una forma amena de mejorar su equilibrio, la interrelación y el sentido del ritmo», matiza Irene Viñals. Furor por lo latino Entre los adultos, los reyes de la pista son los ritmos latinos, precisamente los que están introduciendo el 'gusanillo' del baile en más de un escéptico. «Se animan, se apuntan al curso y luego quedan para salir juntos e incluso practicar las coreografías fuera de clase», comenta la directora de La Sala. Los beneficios saltan a la vista: mejora la autoestima, la confianza en uno mismo y la claridad de pensamiento. No sólo eso, además relaja, libera adrenalina y ataca los grandes males de los últimos tiempos: el estrés, la ansiedad y la depresión. El doctor Sánchez Luque no lo duda: «El baile y, en general, la práctica de ejercicio físico debería se más recomendada por los médicos». Aunque, como en todo, mejor no abusar. Y, si existe alguna enfermedad, consultar con el especialista. Al fin y al cabo, el baile es una forma más de ejercicio físico y, como tal, «requiere una supervisión que incluya la realización de pruebas diagnósticas complementarias y que huya de la práctica de ejercicios vigorosos que superen los niveles aconsejables», asegura el coordinador andaluz del grupo de ejercicio físico de la Sociedad Andaluza de Medicina de Familia. Tal es el auge que el baile tiene en la actualidad que ha dado lugar a una nueva actividad: el Body Jam, que ya empieza a implantarse en los gimnasios españoles. Precedida de un gran éxito en todo el mundo, esta divertida mezcla de fitness y baile combina espectaculares coreografías con una sesión de abdominales y estiramientos. Una nueva forma de tonificar todos los músculos del cuerpo al ritmo tanto de los sones africanos como de los latinos. Fuente:Diario Sur.12/04/04

Respuesta de Miriam de los Remedios Nínive Escaño y Gonzalez

jueves, 10 febrero 2005
perdon ¡que torpe que soy ! cei que no se habia enviado disculpas