Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

Livin`la vida gorda

por yveda yveda
miércoles, 09 febrero 2005

¿Alguna vez pensaste qué significa vivir con sobrepeso en una sociedad obsesionada con la perfección?

"Lamentablemente nuestra cultura los ve como sinvergüenzas, irresponsables, viciosos que no sirven para nada. Y no es eso. La obesidad es una enfermedad como cualquier otra, y peor que cualquier otra", afirma Angela Marulanda, una conocida socióloga que ha seguido el comportamiento de la sociedad hacia los demás por su apariencia física.

"Entonces, como lo que importa es la figura y no importa lo que seamos si no lo que aparentemos, las pobres personas que se han pasado de peso se les ve como fuera de lugar", agrega.

Y Teresita, quien ha estado luchando con su peso desde la adolescencia, ha vivido la discriminación en carne propia: "Una vez, se me ponchó una goma y nadie paró para ayudarme...nadie...".

¿Será posible que una persona pueda ser ignorada cuando está en apuros simplemente por su apariencia física? Es difícil de creer, así es que decidimos poner a prueba el comportamiento humano, y con una cámara oculta observamos qué ocurriría si ponemos a una mujer delgada en la misma situación que Teresita cuando se le ponchó la goma. Priscila, una flaca atractiva, fue nuestra actriz para esta prueba.

¿Y qué ocurrirá en una discoteca? Para probarlo reclutamos a Alex, un bailarín exótico y modelo que sabe que las mujeres se derriten frente a su cuerpo y su pinta de galán. El nunca tiene ningún problema  para ser centro de atención y conquistar a cuanta mujer quiera.

¿Pero qué pasaría si Priscila y Alex tuvieran 100 libras de más? Transformados por María Sánchez, se pusieron, literalmente, en la piel de las personas con sobrepeso. Mira el video y sorpréndete.

A Priscila se detuvieron para ayudarla sólo dos hombres (una semana antes y con un cuerpo escultural, le ofrecieron ayuda el triple) y para colmo de males, fue víctima de insultos personales. "Me decían gorda, obesa, me decían `ay! miren esa cosa` y cosas que no puedo decir porque son ofensivas, son palabras duras y sucias entonces ahí me dolió", cuenta Priscila muy triste.

"Es muy posible que una persona que no tenga la apariencia que hoy en día se exige para lguien digno de admiración y respeto, lleve a que las personas obesas por su apariencia sean vistas o menospreciadas, o sea miradas, en forma discriminatoria", explica la socióloga Marulanda.
 
Sin duda eso ocurrió con Priscila y con Alex. Aunque él no aguantó la hora y se fue media hora antes, con el ego herido. "Me dieron ganas de irme, quitarme el traje, volver para atrás, decirles ¿te gustaría bailar conmigo?, o sea... ¿Eso es lo que vale en una persona?", dice Alex dolido por lo que sucedió.

"La reacción de las personas contra mí me molestó. Es frustrante ver a las personas burlándose de mí. Yo tenía mejor cuerpo que cualquiera de esas personas en la calle y no poder decírselo. Tenía ganas de decirles `Qué ignorantes son...`", dice llorando.


Respuesta de dairo rafael yepes anillo

miércoles, 09 febrero 2005
Nuestra lucha es y será similar a la que negros, orientales, indígenas, y cualquiera no cuacásico batallaron y batallan para llegar a tener un lugar en el mundo.