Inicio > Foros > Foros-detalle

Nuestros foros de discusión

DE COMO LAS DIETAS PUEDEN ARRUINARTE LA VIDA

por Perla Gomez
martes, 21 septiembre 2004
No pretendo que este articulo se considere una apología a la obesidad, tan solo deseo relatar mi experiencia en ese oscuro y gris circulo vicioso en el que puede llegar a transformarse el culto al cuerpo y la obsesión por la imagen física. Este es pues un resumen de mis vivencias en el: Se puede decir que mi sobrepeso se remonta al día de mi nacimiento ya de recién nacida pesaba 4,920Kg. En mi niñez no fui lo que se denomina una “gordita feliz” que los crios fueran crueles en clase ya lo tenia asumido pero existían por desgracia otros condicionantes que atentaban contra ese hermoso estado, a veces tan efímero pero placentero llamado felicidad. Con 11 años y 96K. de peso, influenciada por un entorno estúpido y falto de valores inicie por primera vez una dieta de adelgazamiento. No tenéis idea de cuanto maldigo ese día. Con 14 años logré mi ley motiv, mi única e ilógica superficial ambición de aquellos días, adelgazar pesaba 55K. La euforia del momento, el desconocimiento de mi nueva situación y mi juventud me hicieron creer que mi calidad de vida había aumentado. Nada más lejos de la realidad, que ingenua fui las secuelas negativas no tardaron en aparecer: alopecia, problemas de circulación, anemia y la que para mi es la afección de mayor gravedad depresión. Lo físico se remedia en la medida de lo posible o se sobrelleva con dignidad pero las enfermedades del alma una vez contraídas son como un peso, una carga a llevar para finalmente arrastrar de por vida. He de aclarar que la dieta de adelgazamiento que realice estuvo controlada por doctores expertos en endocrinología. No fracase por falta de atención medica sino por ir Contra Natura. Por aquel entonces yo seguía un mantenimiento que no es más que la continuidad de una dieta, es decir, nada de dulces, alcohol, poco pan y nada de comidas copiosas solo en ocasiones excepcionales. Se pueden comer legumbres y pasta pero de unas lentejas sin morcilla ni chorizo, con poco condimento y aceite puedo decir que su sabor es nefasto, su olor se asemeja mucho al agua sucia cuando se corroe, en cuanto a su textura y apariencia es bastante similar a lo que queda en la taza del inodoro tras una deposición diarreica. Ante tales “delicias culinarias” no tarde en cansarme de lo que los doctores denominan comida equilibrada. Curiosa palabra para describir una situación que a la corta o a la larga te sumerge en un estado de puro desequilibrio, pero que más da al fin y al cabo tan solo se trata de nuestra mente. Hoy solo se valora el cuerpo, vil materia que acabara marchitándose en un féretro. Cuanto tiempo he desperdiciado. Pese a apartarme momentáneamente de las dietas mi obsesión por estar delgada seguía ahí, ya me había acostumbrado a vestir ropa de marca y a ser aceptada por el resto de mis semejantes. Comenzó así un proceso en el que de pronto engordaba 15 kilos de pronto los perdía los desordenes de la conducta alimentaría se volvieron familiares para mí. Con 20 años fui anoréxica llegué a pesar 46 K. lo curioso es que yo no quería adelgazar simplemente deseaba mantenerme, no quería comer por “miedo a engordar” tómese esta expresión al píe de la letra pues era autentico pavor, pánico. Me habitué a los laxantes ya que no me gusta vomitar (¿Y a quien le agrada acometer tal acto voluntariamente?) No podéis haceros una idea de a los limites de degradación a los que llega el ser humano cuando contrae esta enfermedad ningún documental ni articulo podrá mostrároslo tan solo aquellos que lo hemos sufrido sabemos cual es el precio a pagar por una talla 38. Me transforme en una autentica esclava de la bascula. Con 22 años pase de anoréxica a comedora compulsiva se que a muchos obesos se les asocia con esas palabras aun sin a veces ser cierto. Tremenda pandilla de ignorantes son quienes acometen tal acto. Comedor compulsivo no es quien realiza comidas copiosas, ni quien come aquello que le apetece pese a saber que probablemente engordará. Se trata de la ingesta de alimento por ansiedad no de comer desmesuradamente por puro apetito. Un Comedor Compulsivo no deja de ingerir alimento en todo el día no importa si son sabrosos o no. Llegas a beber aceite, masticar papel o ponerte histérica si no encuentras lo que buscas en la nevera. Lo curioso de aquella situación fue que el entorno que me rodeaba no parecía notarlo al fin y al cabo en apariencia física yo era normal 62 K. mido 1,71cm. Afortunadamente abandone toda aquella locura pero los altibajos no terminan de cesar y las secuelas psicológicas son graves e insuperables. Me apetecería tanto aceptarme, dejar de temer a la bascula, ser feliz y vivir siendo yo misma, sin más. No sabéis como os envidio, leyendo varios artículos de la sección comprobé que vivís bajo el manto del realismo el mismo que yo abandone hace 14 años. Se que este artículo probablemente de pie a una serie de comentarios, dirán que lo que me sucedió a mi tan solo fue un caso puntual y aislado, sin relevancia, poco frecuente. Pero por favor reflexionen antes de hacer dieta piensen porque desean hacerlo y si para la consecución de este objetivo merece la pena tal sacrificio y riesgo. Mi historia no es ningún caso aislado, Créanme. Os facilito mi dirección de correo confío en que alguien conteste seria gratificante conocer vuestros puntos de vista y comentarios sean positivos o no. [email protected]

Respuesta de yveda yveda

martes, 21 septiembre 2004
VIOLETA: me parece sencillamente ESTUPENDO de cabo a rabo que hayas compartido tan dura y compleja experiencia. Me solidarizo y te apoyo, si en algo te puedo ayudar no dudes en buscarme, escribirme y conversaremos...lo importante que pienso que hay que resaltar aquí es que dejen de pretender ser lo que "dice la sociedad". Dejemos de etiquetarnos, de querer ser parte de un todo que a veces es simplemente inalcanzable, que HABLEMOS, expresemos todos esos sentimientos que nos genera esta enfermedad y que no esperemos una anoréxia o una bulimia para pedir ayuda. El problema y la culpa no es de la dieta. Por suerte y desgracia cada organismo reacciona diferente y el medico si es verdaderamente profesional atenderá esas circunstancias que se presentan en el camino. El problema es la obseción con el peso, con la estética, con el que dirán y demás necedades sociales que a la final no tienen valor, porque NADIE es Juez...solo Dios. Mi e-mail es: [email protected] espero saber de tí pronto, que participes más con nosotros y que poco a poco reconstruyas tu vida de manera correcta y armoniosa como un rompecabezas. Un abrazo, JEN.

Respuesta de Juana laloca

jueves, 23 septiembre 2004
HOLA VIOLETA: TE CONFIESO QUE ESTOY MUY TRISTE POR TODO LO QUE TE HA PASADO, LAS LAGRIMAS SALTARON DE MIS HOJOS DESDE LA MITAD DE TU COMENTARIO, MANITA PA´LANTE (COMO DECIMOS LOS DOMINICANOS) IMAGINO TODO LO MALO QUE CONTASTE Y ME PARECE DESATROSO, PERO AL MENOS TU TIENES EL VALOR DE DECIRLO, Y NO TE SIENTAS MAL PORQUE NADIE HAYA CONTESTADO TU MENSAJE, VI TU OTRO COMENTARIO Y TE NOTE ENFADADA PORQUE SOLO JEN HABIA CONTESTADO, POR LO CUAL ME DIRIJI AL QUE ESCRIBISTE EL 21 DE SEPTIEMBRE, TE OFREZCO MI AMISTAD PARA LO QUE QUIERAS, ARRIBA ESTÁ MI CORREO ELECTRONICO, SI TIENES UNA DIRECCION DE HOT MAIL O DE MSN, SERIA MEJOR PORQUE ASI PODRIAMOS COMUNICARNOS A MENUDO, ME ENCANTARIA DARTE ANIMOS, OJALA Y Y ME ESCRIBAS. CUIDATE MANITA, SOY TINA, Y ESTOY PARA TI Y PARA [email protected] LOS QUE CONFORMAN LA FAMILIA DE GORDOS. COM. HASTA PRONDO.