Inicio > Secciones > Gordos Famosos > El club de las actrices gordas, alegres y bellas

El club de las actrices gordas, alegres y bellas

No se lleva hoy día el exceso de carne. Estar rellenita no está de moda. Ahora se estila más lo contrario

Pero yo, que soy una amante de la buena mesa y de la abundancia carnal, soy de las que prefieren el exceso al déficit.

Por eso me alegra contemplar que hay actrices que triunfan o lo han hecho exhibiendo orgullosas y felices su gordura delante de las cámaras.

Si, como sabéis, la gran Mae West fue una de las pioneras, al demostrar que las curvas pronunciadísimas, los escotazos generosos y la inteligencia asumiendo su condición física podían convertirla en una bomba sexual.

La descubridora de Cary Grant, que se rodeaba siempre de hombres guapos y fuertes, hizo escuela.

Y esa antorcha la han recogido artistas de nuevo cuño como Queen Latifah, que ahora tenemos en los cines con Tres mujeres y un plan.

Es Queen una rapera de armas tomar que saltó al cine con Spike Lee y siguió derrochando soltura y sexualidad en títulos como Se armó la gorda, Chicago y Hairspray.

En esa película brilló también la jovencísima Nikki Blonsky que interpreta a la hija de un John Travolta travestido también en oronda mamá, papel heredado de un travesti gordo y ordinariamente sexy llamado Divine, la más fiel imitadora de la gran Mae.

Y fue en otro musical, Dreamgirls, donde Jennifer Hudson, tras ganar el concurso American Idol, eclipsó a la mismísima Beyoncé con su talento y dotes vocales.

Hudson se alzó con el Oscar a la mejor actriz de reparto por su entregada interpetación.

La última estrella orgullosa de su talla grande es America Ferrera, hija de padres hondureños y protagonista de la versión americana de Betty la fea, que ha conquistado al público con su derroche de simpatía, belleza y generosidad.

Y pronto veremos a Verónica Sánchez sobrada de carnes por culpa de la nueva peli de Daniel Sánchez-Arévalo.
Hay incluso quien considera rellenitas a actrices tan curvilíneas como Salma Hayek, Kate Winslet, Scarlett Johansson, Toni Collette, Leonor Watling o Emma Penella de joven. ¿Estáis de acuerdo?

Yo, aparte del peso de cada cual, sigo prefiriendo, insisto, las carreteras con buenas curvas: siempre es más estimulante y emocionante conducir por ellas.


Y es que me encantan estas mujeres contracorriente, que pasan de las tiranías estéticas y hacen suyo aquello que decían las protagonistas de Las mujeres de verdad tienen curvas, primera película de la Ferrera: "La carne sobre el hueso es el mejor aderezo".

¿Os gustan las alegres chicas gordas o preferís a una flaca con cara de pasar hambre?







No se lleva hoy día el exceso de carne. Estar rellenita no está de moda. Ahora se estila más lo contrario
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 33297 veces