Inicio > Salud > Obesidad, embarazo y menopausia: Los kilos que sobrecargan la salud femenina

Obesidad, embarazo y menopausia: Los kilos que sobrecargan la salud femenina

El exceso de peso en etapas decisivas de la vida de la mujer puede alterar seriamente su bienestar.

Más allá del aspecto estético, que ocupa un espacio importante en la lucha femenina contra los kilos de más, la obesidad y las mujeres no son buenas compañeras. Problemas cardiovasculares, hipertensión, alteraciones en los niveles de colesterol, diabetes y otra serie de enfermedades y síndromes son el resultado de esta combinación.

Aunque se trata de problemas que pueden aparecer en cualquier momento, hay dos períodos en la vida de una mujer que tienden a favorecer su desarrollo: el embarazo y la menopausia.

Bárbara Rodríguez (35) está muy consciente de ello. Hace poco más de un año fue mamá, y su embarazo no sólo le trajo un hijo, sino también una diabetes gestacional. "Tenía doce kilos de más cuando quedé embarazada; incluso el médico me dijo que probablemente ésa fue una de las razones por las que me costó quedar esperando un hijo. Como a los cuatro meses me diagnosticaron diabetes. El susto fue grande", recuerda ahora, recuperada y feliz con su guagua.

Dulce compañía

Su caso es similar al que vive entre el 5 y el 10% de las embarazadas en el país. La diabetes gestacional es una enfermedad que se produce cuando las hormonas placentarias aumentan la resistencia celular a la insulina, "produciendo un aumento de los niveles sanguíneos de glucosa y una alteración en el metabolismo de las grasas y las proteínas", explica el doctor Rogelio González, ginecobstetra de la clínica Santa María y jefe de la Unidad de Embarazos de Alto Riesgo del Hospital Sótero del Río.

Lo anterior ocurre en especial en aquellas mujeres que tienen más de 35 años, sobrepeso, antecedentes familiares de diabetes o que presentaron la enfermedad en un embarazo anterior. Además, hay razas más susceptibles, como la de los latinos.

"En Chile, la obesidad afecta al 25% de las mujeres en edad fértil, y un porcentaje similar tiene sobrepeso", precisa el doctor González. Esto determina problemas como amenorreas (ausencia de menstruación), e incluso infertilidad; y durante el embarazo, una mayor probabilidad de sufrir hipertensión (preeclampsia), diabetes gestacional o complicaciones en el parto. De hecho, es una de las razones que explican el aumento de cesáreas.

Por eso, la evaluación nutricional antes, durante y después del embarazo es fundamental. "Las recomendaciones del Instituto Americano de Medicina sugieren que una mujer con bajo peso al inicio del embarazo suba entre 12 y 18 kilos; una con peso normal, entre 11 y 16 kilos; aquellas con sobrepeso, de 7 a 11 kilos, y una obesa, no más de 7 kilos".

El objetivo de tratar a una paciente es reducir el impacto sobre su propia salud y la del feto. Las mujeres con diabetes gestacional tienen un riesgo del 30% de desarrollar diabetes Tipo 2 después de los 40 años. En tanto, hay un riesgo dos veces mayor de muerte fetal, de malformaciones congénitas cardíacas y de que el niño sea macrosómico; es decir, que nazca con un peso superior a los cuatro kilos, lo que lo predispone a otras patologías (obesidad, diabetes, etc.).

En la gran mayoría de los casos el manejo es nutricional, y una minoría va a requerir insulina o fármacos como tratamiento.

Pasados los años, nuevamente los cambios hormonales se confabulan con los kilos extras para atacar la salud femenina. Los cambios derivados de la menopausia hacen que la falta de estrógenos en este período potencie notablemente la disminución de músculo, el aumento de grasa y la redistribución de ésta en el cuerpo.

"Se produce un aumento de la grasa abdominal (de tipo androide), que se asocia con enfermedades crónicas como colesterol elevado, diabetes, resistencia a la insulina e hipertensión", explica el doctor Sergio Cheviakoff, del Hospital Clínico de la Universidad de Chile. Males que, en su conjunto, conforman el llamado "síndrome metabólico", causa de enfermedad y muerte por razones cardiovasculares.

Asimismo, predispone para la aparición de males como cáncer de mama, de colon y de hígado, entre otros (ver recuadro).

Alrededor de un tercio de las mujeres sobre 60 años tiene problemas de obesidad, factor que potencia la aparición del síndrome metabólico y, sobre todo, de la resistencia a la insulina.

El doctor Cheviakoff precisa que una terapia de reemplazo hormonal con estrógenos, en especial administrados por vía transdérmica (inyectable, por ejemplo) antes de que se produzcan placas de arteriosclerosis, ayuda a prevenir o minimizar estos problemas.

Pero evitar el aumento de la grasa depende sobre todo de la alimentación y la actividad física. Algunos estudios plantean que una mujer posmenopáusica debería consumir un 25% menos de lo que comía antes si desea mantener su peso, idealmente con régimen hipocalórico, sin excesos de grasas ni sal. Y, según el caso, se utilizan drogas para bajar la resistencia a la insulina (como metformina), y tratar la dislipidemia y la hipertensión arterial.

Otro punto en contra

El peligro de la obesidad también viene por el lado oncológico. Algunos estudios elevan a una decena los tipos de cánceres cuya aparición podría estar mediada por el sobrepeso: hígado, esófago, mama o endometrio, entre ellos. De hecho, los tumores renales serían hasta tres veces más frecuentes entre las mujeres obesas.

Al respecto, se plantea que las células grasas segregan ácidos capaces de promover la inflamación y hacer que el organismo produzca más insulina, sustancia que estimula la división celular anómala, el origen del cáncer.

También se postula que las grasas son capaces de producir estrógenos (las hormonas femeninas por excelencia), cuya acción, bajo ciertas condiciones, está implicada en el desarrollo de tumores, fundamentalmente de mama, endometrio y útero.

DATO DE PESO

UNA DE CADA cuatro chilenas en edad fértil es obesa. En tanto, un tercio de las mujeres mayores de 60 años está en una condición nutricional similar.

 

El Mercurio

El exceso de peso en etapas decisivas de la vida de la mujer puede alterar seriamente su bienestar.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 11920 veces