Inicio > Salud > La obesidad reduce la eficacia de la píldora anticonceptiva

La obesidad reduce la eficacia de la píldora anticonceptiva

Tener sobrepeso u obesidad aumenta un 60% y un 70% respectivamente el riesgo de embarazo no deseado en las mujeres que están tomando anticonceptivos en comparación con aquellas consumidoras de estas píldoras con un peso normal.

Según los autores del estudio donde se ha observado esta asociación, estas mujeres deberían optar por otros métodos si no desean tener hijos.

Para evaluar la relación entre el peso corporal y el fracaso de los anticonceptivos orales, los investigadores del Centro de Oncológica Fred Hutchinson en Seattle (Estados Unidos) han llevado a cabo un trabajo que es el mayor realizado hasta la fecha sobre este tema.

“Los resultados de nuestro estudio representan otra razón de por qué la obesidad es peligrosa para la salud”, ha explicado Victoria Holt, una epidemióloga de este centro y principal autora de este trabajo.

“Las mujeres obesas y con sobrepeso tienen un riesgo significativamente mayor de quedarse embarazadas mientras toman la píldora que otras mujeres de peso normal y esto se traslada en un sustancial número de embarazos no deseados”.

La Organización Mundial de la Salud divide el índice de masa corporal (IMC), una medida de la grasa del organismo que se obtiene a partir de la estatura y el peso, en cuatro categorías: bajo peso (18,5 o inferior), normal (de 18,5 a 24,9), sobrepeso (de 25 a 29,9) y obesidad (30 o mayor).

Victoria Holt y sus colaboradores entrevistaron a 248 mujeres, mayores de edad, que se habían quedado embarazadas entre 1998 y 2001 mientras estaban tomando anticonceptivos orales. El grupo control estuvo formado por otras 533 féminas con el mismo método para impedir la fecundación y en las que sí había resultado eficaz.

Tras analizar los datos, publicados en 'Obstetrics & Gynecology', se encontró una asociación entre el exceso de peso y el riesgo de embarazo. El IMC de 27,3 se consideró como el umbral por debajo del cual las mujeres presentan menos probabilidad de que la píldora falle. El riesgo fue mayor en los posteriores análisis entre las usuarias de anticonceptivos que informaron de no haber tenido ningún error en su toma.

Así una mujer que mida 155 centímetros y pese 72,5 kilogramos o más, equivalente a un IMC de 27,3 o superior, presenta un riesgo hasta un 60% mayor de quedarse embarazada mientras toma la píldora. Además, la probabilidad de embarazo aumenta hasta un 70% cuando el IMC es de 32,2 o mayor, es decir, cuando hay obesidad.

Mejor, otras alternativas

A tenor de los resultados, los autores no apoyan la idea de que las féminas obesas reciban una mayor dosis de anticonceptivos orales.

“Las mujeres con sobrepeso son más propensas a tener factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares que las mujeres con un peso normal, y aumentar la dosis de hormonas anticonceptivas podría incrementar aún más esos riesgos”, comenta Victoria Holt.

En su lugar, esta experta recomienda a las mujeres con sobrepeso que no deseen tener más hijos una forma permanente de control reproductivo como la esterilización. Para aquellas que sigan considerando tener descendencia a largo plazo, les aconseja que utilicen otros métodos reversibles de control de embarazo como los preservativos u otros dispositivos de barrera.

Causas

Aunque no se conoce todavía el mecanismo biológico que dé una explicación a este hecho, los investigadores piensan en tres posibles explicaciones:

  • Una persona obesa tiene un metabolismo basal más alto. Éste podría se el responsable de acortar el tiempo de eficacia del fármaco.
  • El exceso de peso hace que haya más enzimas en el hígado que son las encargadas de eliminar los medicamentos del organismo, lo que podría dar lugar a una caída de la concentración de esta sustancia en sangre.
  • La progesterona y los estrógenos, componentes de los anticonceptivos, se almacenan en la grasa. Cuanta más grasa tiene una persona, más tiende el fármaco a acumularse en ella en lugar de circular por la sangre.

    Para Javier Haya, ginecólogo del Hospital Santa Cristina de Madrid, de estas tres explicaciones las más adecuadas son la primera y la tercera. “De la combinación de ambas probablemente resulte el hecho de la menor eficacia. Me baso en que ocurre algo parecido con otros fármacos, como algunos antibióticos, cuya dosificación va en función del peso”.

  • Tener sobrepeso u obesidad aumenta un 60% y un 70% respectivamente el riesgo de embarazo no deseado en las mujeres que están tomando anticonceptivos en comparación con aquellas consumidoras de estas píldoras con un peso normal.
    Evaluación actual: 0 (0 votos)
    Nota vista: 7071 veces