Inicio > Noticias > 2007 > Polemico: La dieta saludable es cara

Polemico: La dieta saludable es cara

Defiende la variedad en el plato, el uso tradicional de los alimentos y el abandono de la inactividad para una vida sana

Rosaura Leis es pediatra especialista en nutrición y coautora del libro Menús saudables no comedor escolar, pero también es madre trabajadora. Por eso, sabe mejor que nadie lo difícil que es alimentar bien a los hijos cuando no se tiene tiempo, no se está en casa a la hora de la comida y hay que adaptarse a un presupuesto.

-Nuestros hijos están gordos y enfermos. ¿Qué hacemos mal?
-Hemos cambiado nuestros hábitos de vida y con ellos la dieta. No hay alimentos malos, hay malas dietas.
-Pero nunca hemos estado tan preocupados por nuestra salud y la de nuestra familia...
-Sin duda, porque la gente busca salud a través de los alimentos. Antes no nos preocupaba porque nuestra dieta era tradicional, variada y sana. Ahora somos conscientes de que no lo es y que eso nos causa patologías. Pero cometemos un error, porque la lucha no puede ser individual: es un problema social y la sociedad tiene que tomar medidas.
-¿En qué afecta entonces la sociedad a la alimentación?
-En tanto que lo que ha cambiado es la forma de vida. Por ejemplo, un estudio demuestra que no es lo mismo comer en casa que en familia. El 60% de los niños que comen en casa no lo hacen con sus padres. En su casa hay adultos, pero no es una comida en familia. Y la cena, ahora se limita a abrir la nevera, y uno al ordenador, otro a hacer los deberes, otro a la tele... Y hay que tener en cuenta que la dieta saludable es cara.
-De eso se olvidan al recomendarnos qué comer...
-Por eso hay que involucrar a los Gobiernos. En los países en desarrollo la obesidad es más frecuente en las capas altas de la sociedad, pero en los países desarrollados, con abundancia, es al revés, la obesidad es más frecuente en las capas bajas. No hay mayor brecha social. No podemos recomendar que se fría siempre en aceite de oliva y se tire el aceite después de cada uso, porque ya nos lo dicen las madres: «¿Sabe usted lo que me cuesta comprar un litro de aceite de oliva?». Eso es importante que lo destaquemos.
-Y si no podemos alimentar a nuestros hijos con pescado y ensalada, ¿qué hacemos?
-Los gallegos deberíamos volver a la dieta atlántica, rica en pescado, cereales y tubérculos. En Galicia se suele comer todo cocido. Pues comer cocido y a la plancha, y usar el aceite de oliva para hacer las ajadas.
-Y olvidarnos de la comida basura, ¿no?
-Se hizo un estudio en Estados Unidos interesantísimo sobre 3.500 chicos. Se analizaba lo que comían durante un día. Los que tomaron algún producto de comida rápida también tomaron más energías, grasas saturadas y bebidas azucaradas; además consumieron menos fruta.
-¿Más trucos baratos?
-Dejar la inactividad, y eso no supone necesariamente hacer más ejercicio. Un ejemplo es un estudio que hicimos a dos grupos de obesos: a unos les mandamos una hora más de ejercicio al día; a los otros les quitamos una hora de inactividad (ver la tele, por ejemplo). El resultado fue sorprendente, adelgazaron más los del segundo grupo, porque la inactividad es más importante que el ejercicio en la grasa corporal.
Defiende la variedad en el plato, el uso tradicional de los alimentos y el abandono de la inactividad para una vida sana
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3969 veces