Inicio > Noticias > 2007 > Aprender a comer, garantía de salud

Aprender a comer, garantía de salud

Una alimentación saludable y la práctica de ejercicio a diario son pautas que intenta instaurar el 'Programa Thao'

En la mayoría de los países industrializados, un 10 por ciento de los niños tienen exceso de peso. En nuestro país, las estadísticas son aún más preocupantes y muestran que un 25 por ciento de los escolares tienen ya kilos de más.
Unos kilos que vienen acompañados de enfermedades que hasta ahora se consideraban exclusivas de adultos, pero que están empezando a verse a edades cada vez más tempranas.

La doctora Clara Joaquim, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, destaca entre estas patologías asociadas a la obesidad infantil la diabetes tipo II, el síndrome de apnea obstructiva del sueño -que puede conllevar dificultades de aprendizaje escolar por somnolencia durante el día- o acúmulos de grasa en el hígado, que en la edad adulta pueden derivar en cirrosis. Además, el exceso de peso provoca problemas ortopédicos que predisponen a artrosis temprana de rodilla y cadera. Sin olvidar que el 40 por ciento de los niños con sobrepeso serán obesos en la edad adulta, lo que supone un aumento del riesgo de mortalidad cardiovascular y una mayor predisposición a padecer cáncer.

Ante estas inquietantes perspectivas recientemente se presentó en Aranjuez el 'Programa Thao', un nuevo modelo de prevención de la obesidad infantil que pretende crear hábitos saludables en los niños y sus familias. El psiquiatra Rafael Casas Estévez, coordinador del programa en España, explica que en los últimos años se han producido cambios importantes en los hábitos de alimentación y actividad física: «Se ha perdido la costumbre de comer de forma sana y variada porque se ha abandonado la dieta mediterránea. De forma paralela ha crecido el consumo de platos fáciles de preparar y muy agradables al paladar, que generalmente tienen un alto aporte calórico».

Para Casas, el cambio de hábitos no afecta sólo a lo que comemos: «Se han desestructurado también los horarios de las comidas en familia y cada uno come a una hora distinta y lo que le apetece. Por otro lado, cada vez hay más sedentarismo. Antes los niños se divertían jugando en la calle y ahora se divierten en casa sentados ante un ordenador o la televisión».

Alimentación y ejercicio

«Desde hace años cada vez estamos más concienciados de que los dos pilares de la salud son la alimentación sana y realizar suficiente actividad física», señala la doctora Nieves Palacios, jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina deportiva del Consejo Superior de Deportes. Por eso el objetivo del 'Programa Thao' es actuar sobre estos dos elementos -inactividad física y alimentación-. Y cuando se trabaja con niños, esto hay que hacerlo de forma amena y divertida que debe ir dirigida a todos los niños de las ciudades piloto donde se implantará independientemente de que tengan sobrepeso o no», aclara Palacios. Una tarea que requiere la implicación no sólo de la familia o el colegio, sino de todo el municipio.
Una alimentación saludable y la práctica de ejercicio a diario son pautas que intenta instaurar el 'Programa Thao'
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 10541 veces