Inicio > Noticias > 2006 > Falta de sueño y aire acondicionado, factores de obesidad

Falta de sueño y aire acondicionado, factores de obesidad

El equipo de investigadores cita en total 10 factores potenciales de riesgo de obesidad

La comida rápida "tamaño súper" y el tiempo frente a la televisión no deberían ser señalados como los únicos responsables del problema de la obesidad en Estados Unidos, indicó una revisión de estudios.
En realidad, una gran cantidad de aspectos de la vida moderna -desde la falta de horas de sueño y la exposición a sustancias químicas del ambiente, hasta el hecho de vivir con aire acondicionado, alimentarían los fantasmas del sobrepeso, sostuvo un grupo de investigadores.

En la revista International Journal of Obesity, los autores de la revisión argumentaron que la investigación y la prevención de la obesidad debe ir más allá de los "Dos Grandes", esto es, de las prácticas de la industria alimentaria, como el aumento del tamaño de las porciones y el agregado de azúcar, y la reducción de la actividad física.

Esto no significa que la dieta y el ejercicio no sean importantes, dijo el doctor David B. Allison, de la University of Alabama en Birmingham, coautor del trabajo.

Sin embargo, la evidencia que relaciona la obesidad con la industria alimentaria y la falta de clases de gimnasia es circunstancial, dijo Allison

Es igualmente plausible que estén involucrados otros factores, destacaron los especialistas.

La falta de sueño es uno de estos aspectos, señalaron. Estudios en animales y seres humanos sugieren que el déficit crónico de sueño aumenta el apetito y otras investigaciones demuestran que los adultos y los chicos en Estados Unidos duermen menos de lo que acostumbraban.

El las últimas décadas, los adultos pasaron de dormir 9 a 7 horas, apuntó el equipo de investigadores.

Además, existe evidencia de que las sustancias químicas industriales que actúan como disruptores endócrinos aumentarían la grasa corporal. Esas sustancias, que se usan en productos como pesticidas y plásticos, alteran la actividad hormonal cuando ingresan al organismo.

Los estudios sugieren que en las últimas décadas aumentó la exposición humana a esas sustancias a través de la cadena alimentaria.

Otro factor que estaría haciendo aumentar de peso a los estadounidenses sería el aire acondicionado.

El cuerpo quema calorías cuando se ve forzado a regular su propia temperatura y las personas tienden a comer menos cuando el clima está caluroso y húmedo, dijo Allison.

El equipo de investigadores cita en total 10 factores potenciales de riesgo de obesidad.

Entre esos aspectos mencionaron: el aumento de la tasa de madres mayores cuyos hijos serían más propensos a engordar; el uso de una variedad de medicamentos, como los antidepresivos, que promueven el aumento de peso; y la reducción del tabaquismo, dado que las personas engordan cuando dejan de fumar por la ausencia de nicotina, un supresor del apetito.


Nadie sugiere que las personas deberían dejar de tomar los medicamentos recetados, seguir fumando o sufrir con el calor del sol de julio, dijo Allison. Cuando se trata del peso, "lo que importa es el consumo y el gasto calórico", opinó.

Eso significa que la dieta y el ejercicio siguen siendo la clave.

No obstante, Allison argumentó que investigadores y gobernantes deberían "tener la mente abierta" sobre los factores que pueden influir en el problema de la obesidad y no asumir que la respuesta está en recetas establecidas, como eliminar las máquinas expendedoras de las escuelas o construir veredas en los suburbios para alentar a la población a caminar.
El equipo de investigadores cita en total 10 factores potenciales de riesgo de obesidad
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4167 veces