Inicio > Noticias > 2006 > En Nueva York, la fast food esta en peligro

En Nueva York, la fast food esta en peligro

Ante el problema de obesidad que existe en Nueva York, un demócrata ha lanzado una propuesta: reducir los restaurantes que venden alimentos "que engordan"

Están en la Quinta Avenida, alrededor del Central Park, en Harlem, en Time´s Square y en El Bronx: en la ciudad hay más locales de McDonald´s, Burger King y Dunkin Donut´s, que farmacias. La obesidad es una epidemia en Nueva York y para combatirla se intenta cualquier cosa: desde legislar para limitar el número de restaurantes de comida rápida, hasta imponer fatigosas rutinas de ejercicio en las escuelas.


En una ciudad donde 21% de los niños que asisten al kinder sufren obesidad y 53% de los adultos padecen de sobrepeso, Joel Rivera, un joven demócrata de El Bronx y jefe del Comité de Salud del Concejo de la Ciudad, se ha fijado el propósito de sacar adelante una iniciativa para disminuir el número de establecimientos que venden comida "que engorda".


"Tenemos que ser duros con la obesidad, tanto como con la campaña contra el cigarro. Más gente muere de problemas relacionados con sobrepeso, que por culpa del cigarro", dijo el concejal Rivera en una audiencia sobre obesidad, en junio pasado.


La iniciativa de Rivera pretende reducir el número de restaurantes de comida rápida en barrios como Harlem, El Bronx, Brooklyn y Manhattan, donde en una sola calle puede haber más de siete establecimientos en línea que ofrecen pizzas, donas, hamburguesas, helados, papas fritas, pasteles y galletas.

Es el caso de la calle 125, en Harlem. "Lo que pretendo hacer es limitar el número de restaurantes de comida rápida y también la proximidad entre uno y otro. Buscaré incentivar alternativas de comida sana que representen más opciones para la gente", indicó Rivera.


La iniciativa fue respaldada por Lynn Silver, asistente del Comisionado de Salud. Pero impulsar un proyecto que atente contra la comida rápida puede ganarte serios enemigos en Estados Unidos.

Algunas personas han salido en defensa del gigante McDonald´s, mientras otras piensan que la propuesta es absurda.


"¿Por qué la gente no entiende que no es trabajo del gobierno controlar lo que nuestros niños comen? Como padres responsables, ésa es nuestra tarea", escribió Karen Parisi, quien contó que su hijo desprecia los McDonald´s.

"En lugar de desperdiciar el dinero de los impuestos, el señor Rivera debería hacer su trabajo. Nadie obliga a la gente a comer en McDonald´s. ¿Esto realmente tiene que ver con la obesidad o es otro intento por impedir a las grandes cadenas hacer negocios?", dijo a su vez Tom Brice, un neoyorquino que vive en Staten Island.

David Smith, un afroestadounidense que vive en el Spanish Harlem, defendió a McDonald´s. "Es nuestro derecho elegir qué comemos. El gobierno no puede coartar hasta esas libertades", dijo Smith.


La doctora Elizabeth Whelan, presidenta del Consejo Americano de Ciencia y Salud, consideró que la propuesta es una mala noticia para una sociedad libre donde la gente tiene el derecho de elegir


"Pero más que todo, reducir el número de McDonald´s en la ciudad no ayudará en nada a disminuir la obesidad. El crecimiento del porcentaje de personas con sobrepeso en Nueva York, como en el resto del país, es una amenaza real a la salud pública. Pero soluciones simplistas del gobierno, como la de Rivera, representan más un obstáculo que una ayuda", dijo la doctora Whelan.


Mencionó además que en el peor de los casos, si la propuesta de Rivera avanza, "la gente sólo se desplazará a otros barrios para comprar hamburguesas y no lo hará trotando".

Ante el problema de obesidad que existe en Nueva York, un demócrata ha lanzado una propuesta: reducir los restaurantes que venden alimentos "que engordan"
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3809 veces