Inicio > Noticias > 2005 > Los “dolores” de la depresión que pocos pacientes conocen

Los “dolores” de la depresión que pocos pacientes conocen

Una encuesta internacional reveló que muchas personas con síntomas físicos dolorosos ignoran que éstos ocultan otra cosa. La tardanza del diagnóstico correcto retrasa la recuperación

Siete de cada diez personas desconoce qué síntomas de dolor físico pueden ser signos potenciales de un cuadro depresivo, según reveló una encuesta internacional, que asegura, además, que esto retrasa la recuperación.

El 70% de los consultados manifestó desconocer que dolores físicos como los de cabeza, cervicales o estómago pueden deberse a un cuadro depresivo.

Al parecer, el diagnóstico justo llega tras la quinta consulta médica, luego de visitar clínicos, neurólogos y gastroenterólogos, entre otros profesionales y, marearlos con las confusas explicaciones de los síntomas.

Así, los dolores siguen y el verdadero diagnóstico se oculta tras las molestias. Hasta que llega: depresión. Sí, aunque la mayoría lo ignore, la depresión duele.

El trabajo se presentó durante la última reunión anual de la Asociación Americana de Psiquiatría y reveló que el 64% de los pacientes dijeron que el motivo principal para consultar al médico fueron síntomas físicos dolorosos, aunque la gran mayoría (siete de cada diez) desconocía que estos síntomas eran signos potenciales de una depresión.

El sondeo, que tenía como objetivo evaluar el conocimiento de médicos y pacientes sobre la relación entre depresión y síntomas físicos dolorosos, incluyó a 377 personas con depresión, 375 médicos clínicos y 381 psiquiatras de Brasil, Canadá, México, Alemania y Francia.

Los resultados más importantes mostraron que las personas con depresión tardan en promedio 11 meses en consultar al especialista; que la mayoría de los pacientes son diagnosticados bien luego de cinco visitas al médico; que el 72% no considera que dolores de cabeza, espalda, abdomen o vagos pueden ser síntomas físicos de la depresión.

“La depresión se presenta con dos perfiles clínicos diferenciales pero superpuestos: los síntomas emocionales como el humor triste, la pérdida de interés y la anhedonia (incapacidad para sentir placer), y los síntomas físicos como dolores en la espalda, molestias abdominales o musculoesqueléticas, cefalea, fatiga y falta de energía”, explicó Pedro Gargoloff, médico especialista en Psiquiatría y Psicología Médica y miembro de la Asociación Psiquiátrica de América latina.

Asimismo, Gargoloff hizo referencia a recientes estudios que demostraron que la base neuroquímica relacionada con la depresión —es decir, la falla de neurotransmisores que explicaría este trastorno— es la misma falla de neurotransmisores que explicaría los síntomas físicos dolorosos.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi 340 millones de personas en el mundo padecen depresión; y tres de cada cuatro no reciben tratamiento. La enfermedad afecta más a mujeres que hombres: la relación puede variar de 60/40% a 70/30%.

En la Argentina afecta a casi cuatro millones de personas. Y se estima que más de la mitad de los enfermos tiene antecedentes familiares.

Gargoloff agregó que "el objetivo del tratamiento de la depresión es lograr la recuperación total del paciente, de su desempeño social y laboral, como era antes de la enfermedad. El alivio de las quejas físicas es esencial en el proceso de retorno a la vida normal del paciente que sufrió una depresión, tanto como es la atenuación de los síntomas emocionales y la mejoría de su calidad de vida".

Una encuesta internacional reveló que muchas personas con síntomas físicos dolorosos ignoran que éstos ocultan otra cosa. La tardanza del diagnóstico correcto retrasa la recuperación
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4283 veces