Inicio > Noticias > 2005 > ¡Coma mejor!

¡Coma mejor!

Ahora no hay excusa para no iniciar un régimen alimenticio sano y balanceado

Uno de los problemas de salud que más afecta a los hispanos en Estados Unidos -- desencadenante de muchos males -- es la obesidad.

Según cifras reveladas por la Asociación Médica de Estados Unidos en el 2002, el 75 por ciento de los latinos tiene libras de más, contra el 65 por ciento de la población en general. Entonces, ¿Cómo empezar a enfrentar esas problemáticas libras, especialmente en diciembre, cuando se come más de la cuenta?

El Servicio de Alimentos y Nutrición (FNS, en inglés) del Departamento de Agricultura dio a conocer recientemente un nuevo recurso, la pirámide alimenticia interactiva, que permite aprender más sobre nutrición y organizar un régimen de comidas para mejorar la salud y la figura -- y todo en español.

"Tenemos la gran oportunidad de dar un buen mensaje de nutrición para que las personas comiencen a producir cambios con el objetivo de mejorar su vida hoy e invertir en su salud para el futuro", dijo Roberto Salazar, administrador del FNS.

Salazar acaba de presentar en el Miami Dade College la famosa pirámide alimenticia, una nueva versión de la original que fue lanzada en 1992 y revisada este año, a la vez que se tradujo al español. "Hace 13 años, el 80 por ciento de la población conocía la pirámide pero sólo el 3 por ciento la utilizaba como lo que es: una guía para la buena alimentación. Por suerte hemos comenzado a revertir este porcentaje", cuenta Salazar.

Como define el funcionario, lo esencial a la hora de comenzar una dieta es lograr un balance entre lo que se consume y la actividad física. "Hacer ejercicio no significa ir al gimnasio todos los días. Es caminar aunque sea media hora cada día, subir por las escaleras en vez de utilizar siempre el elevador, jugar con nuestros hijos pequeños. Todos esos movimientos producen un balance energético que ayuda a perder grasas".

Carla Pérez, puertorriqueña que vive en el área de Washington, D.C., se encontraba a sus 39 años perdida en sus libras. "No podía perder peso, lo que me deprimía y me hacía comer más", cuenta. "Un día, casi sin proponérmelo, comencé a ir a un parque cercano simplemente a pasear. Esa caminata comenzó a hacerse una rutina y, al poco tiempo, sentí que mi cuerpo se liberaba y volvía a respirar".

Incorporando más verduras a su dieta y caminando, Carla ha logrado perder 10 libras.

Según un estudio de la Asociación Americana del Corazón, esa pérdida de peso, aunque sea pequeña, puede marcar la diferencia entre padecer o no algún trastorno cardíaco.

Salazar considera que los buenos hábitos tienen que comenzar en casa, primero en los padres, quienes deben inculcarlo en sus hijos. "No es posible que hoy en día en Estados Unidos un niño en edad escolar pase un promedio de seis horas frente al televisor. Los padres deben estar muy alertas porque la obesidad infantil también es superior entre los hispanos de 6 a 19 años: el 23 por ciento la padece, contra 15 por ciento de la población general".

Esto desencadenará -- como explica Salazar -- una mayor incidencia de diabetes, que también es muy alta entre los hispanos. Si no se modifican hábitos hoy, todos los niños nacidos en el 2000 estarán condenados a padecerla.

Para conocer cómo funciona la pirámide en español y empezar a poner en práctica mejores hábitos alimenticios se puede entrar al sitio web www.mypyramid.gov, y hacer "click" en el enlace "En español". Allí, dice Salazar "podrán encontrar información vital para su salud, en su idioma".

Si no se tiene acceso a Internet en forma permanente, se puede ingresar una única vez los datos personales -- edad, sexo, actividad física -- en el sitio web y recibir información sobre nutrición y alimentos por correo.

El objetivo es lograr que esta información llegue a todos los hispanos, una población que ya suma más de 40 millones, y así alcanzar el éxito que ha tenido el portal en inglés que, desde que fue relanzado en marzo de este año, ya ha recibido mil millones de visitas.

Con respecto a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, Salazar recomienda no dejar para enero lo que se puede comenzar en diciembre. "La sugerencia es comer toda la variedad de comidas que se desee, pero con moderación y logrando un balance. Así, la mesa navideña no se volverá un boomerang para nuestra salud".
Ahora no hay excusa para no iniciar un régimen alimenticio sano y balanceado
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4285 veces