Inicio > Dietas > Dietas para perder peso > Dieta Hepatoprotectora

Dieta Hepatoprotectora

Le echamos la culpa al hígado de muchos males: dolor de cabeza, abdomen distendido e hinchado, diarrea o vómitos. El hígado, efectivamente, puede ser el causante, pero también la vesícula o los intestinos, que a veces pueden absorber mal algunos nutrientes. Si el problema es sólo el hígado, en ese caso se aconseja llevar a cabo una dieta hepatoprotectora con la cual se trata de aliviar el trabajo de los órganos del aparato digestivo para que se repongan y vuelvan a funcionar normalmente.

Primero se debe hidratar y limpiar. Hay que beber líquido en abundancia, no muy frío porque porque puede producir dolor: agua, té, caldos de verdura colados y agua de cocción de arroz o de frutas. Cuando los síntomas disminuyen, se pueden comer purés de fruta cocida y tamizada (manzanas, pera, membrillo, banana bien madura, duraznos, damascos). Luego, incorporar otros alimentos en seis comidas diarias (cuatro principales y dos colaciones, una a la mañana y otra a la tarde).

Se deben elegir de esta lista:

- Leche y yogur descremados en pequeñas cantidades. Quesos descremados untables, port salut (sin gratinar ni calentar).

-Carnes: pollo hervido sin piel ni grasa. Pescado magro hervido. Después, si se desean, carnes rojas bien magras, picadas y asadas sin grasa, y carnes blancas horneadas. Nada de mariscos, cerdo, cordero, vísceras, fiambres o embutidos.

-Huevo: sólo la clara en revueltos de verdura, o soufflés.

-Zapallo, zanahoria, remolacha, zapallitos, sin piel ni semillas y cocidos; chauchas sin hilos ni porotos, papa (primero en puré y luego hervida en trozos). Más tarde agregar palmitos, acelga hervida y bien picada y zanahoria rallada.

- Harinas de trigo, maicena, arroz blanco, polenta y fideos de sémola.

- Frutas: aparate de las mencionadas (en purés y compotas cocidas), seguir con duraznos y peras en almíbar, manzana rallada y pelada. Evitar los cítricos. No comer melón, sandía, ananá, frutillas, higos, frutas secas ni deshidratadas.

-Aceites: en poca cantidad y crudos como condimentos, mejor de uva o de maíz.

-Sí a los dulces de membrillo, zapallo y batata, mermeladas de frutas permitidas y jaleas. No comer legumbres, rabanitos, coliflor, repollo, cebolla ni ajo. Prohibido el dulce de leche.

-Galletitas de agua en bajas calorías, vainillas, bay biscuits, tostadas blancas y grisines con moderación.

-Las infusiones como el té y el mate cocido son adecuadas, no así el mate cebadoy el café. El cacao, el chocolate y el alcohol están prohibidos ya que son muy perjudiciales para el hígado.

-Elegir los condimentos más suaves, como el laurel, el orégano, la vainilla, la canela y el tomillo.

Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 14256 veces