Inicio > Dietas > Dietas para perder peso > Dieta de los cuarenta y tantos

Dieta de los cuarenta y tantos

Bajar de peso a los 40 años es mucho más difícil que a los 20. En la etapa de la premenopausia, el cuerpo atraviesa por cambios hormonales y metabólicos que se deben tener en cuenta a la hora de seguir un régimen para adelgazar

Llegar a las cuatro décadas de vida implica una serie de cambios físicos en la mujer. A esta edad –a comienzos de los 40 años, o bien, acercándose a los 50- se inicia la etapa de la premenopausia, caracterizada por una disminución en la producción de hormonas femeninas (estrógenos).

Esta variación no sólo puede provocar estados depresivos. También ocasiona otras alteraciones, como dolores de cabeza, alzas de presión, pérdida de elasticidad de la piel y aumento de peso.

El metabolismo, además, se torna mucho más lento, complicando la tarea de deshacerse de los kilos extra. Y por cierto, la solución no está en comer menos, sino en alimentarse de la manera más adecuada en relación con la edad.

Son muchos los puntos a tener en cuenta si se quiere bajar de peso a los cuarenta y tantos años. Lo primero: entender que no será tan fácil como lo era a los 20 o a los 30. Lo segundo: antes de iniciar cualquier régimen, someterse a un chequeo médico. Y tercero: hacer una dieta indicada por un nutricionista de acuerdo con los requerimientos personales.

La mayoría de los especialistas en nutrición aconseja, para esta edad, disminuir el consumo de grasas y carbohidratos, aumentar la ingesta de proteínas, vitaminas y minerales, y realizar actividad física moderada al menos tres veces por semana.
También recomiendan hacer cinco comidas diarias, para acelerar el metabolismo. Esto implica: desayuno, merienda a media mañana, almuerzo, un snack por la tarde y comida liviana.

ALIMENTOS OBLIGATORIOS
Dos porciones de fruta al día, tres de verduras (ojalá frescas), dos raciones de lácteos (descremados) y carnes blancas (como pescado, atún al agua y ave sin piel) forman parte de los alimentos que hay que consumir, si la idea es bajar de peso sin perder los nutrientes que el cuerpo necesita.

El médico es quien debe indicar un suplemento vitamínico o de otro tipo en caso de requerirlo.

LO PROHIBIDO
Entre las frutas, hay que evitar aquellas con mayor aporte calórico, como las uvas y el plátano. Asimismo, se debe disminuir a media taza por día el consumo de carbohidratos, como arroz, fideos, papas o legumbres.

El pan blanco hay que reemplazarlo por uno integral con aporte de fibra y olvidarse de los dulces, pasteles, tortas, galletas y todo lo que contenga exceso de azúcar.

En cuanto a las carnes, eliminar el cerdo del menú y, si se trata de vacuno, preferir cortes magros (como lomo liso, posta, asiento o filete), aunque sólo dos veces por semana y preparados a la plancha.

Lo mejor, en todo caso, es que el nutricionista evalúe a cada persona de manera individual. No todas las mujeres somos iguales, aunque experimentemos los mismos procesos. Lo importante es cuidarse y mantenerse siempre saludable.
Bajar de peso a los 40 años es mucho más difícil que a los 20. En la etapa de la premenopausia, el cuerpo atraviesa por cambios hormonales y metabólicos que se deben tener en cuenta a la hora de seguir un régimen para adelgazar
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 25021 veces