Inicio > Cirugía bariátrica > Que es el transtorno por atracón y por que pudiera ser el causante de mi obesidad

Que es el transtorno por atracón y por que pudiera ser el causante de mi obesidad

La comida nos proporciona los nutrimentos necesarios para realizar nuestras labores diarias, pero también puede llegar a ser una adicción en algunas personas, ocasionando sobrepeso y otros trastornos, tanto físicos como psicológicos y emocionales

La obesidad tiene múltiples causas: trastornos metabólicos, factores hereditarios, vida sedentaria, y la adicción a la comida.

Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido una gran necesidad de comer determinado alimento, dulce o salado. Esto, de cierta manera, es normal; un antojo ocasional no hace daño.

Pero la adicción a la comida es diferente. Es un apego exagerado a los alimentos, en ocasiones consumiendo cantidades exageradas comparadas a las que necesita por una persona.
Esto es llamado trastorno por atracón, y está muy relacionado con la obesidad.

Se produce principalmente derivado de ciertas emociones, como la frustración o la ansiedad. La persona, al no saber cómo manejar lo que está sintiendo, resuelve sus problemas comiendo en exceso, dándose atracones, casi siempre de comida agradable para él o ella.

El resultado de esto es el sobrepeso producto de una sobrealimentación no demandada por el cuerpo, ya que no es debida al apetito, sino a mecanismos psíquicos que están actuando como mecanismos de defensa. Un mecanismo de defensa es lo que las personas suelen hacer en situaciones que ponen en riesgo su bienestar emocional, con el objetivo de reorganizarse y adaptarse a la nueva situación.

Cuando no tenemos las herramientas emocionales adecuadas para resolver nuestros problemas y enfrentarnos a las situaciones adversas de la vida de manera saludable, recurrimos a ciertas cosas que nos hagan sentir mejor: alcohol, drogas, sexo, dormir, y por supuesto, la comida. Todo esto nos hace alejarnos un poco de la realidad y sentir que tenemos el control de la situación, aunque esto sea incorrecto.


Es así que después de una situación estresante, como puede ser el fracaso de una dieta o de un programa para reducir peso, algunas personas recurren a los atracones.
Un atracón es cuando se ingiere una gran cantidad de comida mayor a la necesaria en un tiempo relativamente corto. Se come y bebe en exceso, con el objetivo de “tener control sobre la situación”. Pero lo que ocurre es lo contrario: durante estos episodios del atracón, las personas no sienten control alguno sobre el alimento que comen, la cantidad de comida que ingieren y la manera en que lo hacen.

Después del atracón, llega el sentimiento de culpa, vergüenza, depresión y falta de control. Y aquí se origina un círculo vicioso. Hay ansiedad, luego se presentan los atracones; sigue la culpa y la vergüenza, lo que genera más ansiedad y frustración, y el atracón vuelve a presentarse.
Aún cuando no seamos adictos a la comida, los alimentos tienen cierta relación con la manera en que nos sentimos. La comida tiene cierto valor sentimental para muchos de nosotros. Es así como un caldo de pollo nos hace sentir mejor cuando estamos enfermos, o un chocolate nos pone de buen humor. Incluso, antes de comer o beber algo, ya esperamos sentir cierta sensación o sentimiento.

Los alimentos que preferimos generan endorfinas, que son las que mejoran nuestro humor y nos hacen sentir mejor. El hecho de que una comida nos resulte atractiva depende de cuánta hambre tengamos, de las experiencias previas con ese alimento y las circunstancias sociales en las que se consume. En otras palabras, lo que nos hace sentir bien es consumir el tipo de alimento apropiado, en el momento apropiado y en la compañía apropiada.
Es necesario que tengamos una relación sana con la comida y unos hábitos alimentarios saludables y realistas, para que no caigamos en excesos que posteriormente produzcan culpa y remordimiento.

Cuando existe obesidad, ya sea por la adicción a la comida o debida a algún otro factor, lo más recomendable es que se trate de manera integral. Una dieta sana y equilibrada proporcionada por un nutriólogo, así como una terapia psicológica para cambiar hábitos alimenticios y estilo de vida, así como para tratar cualquier trastorno emocional que pueda presentar la persona con obesidad, son indispensables para lograr una reducción de peso.

Si es obesidad mórbida, entonces tiene que realizarse alguna cirugía que permita a la persona perder peso, como lo es el bypass gástrico, la banda y manga gástrica, el balón gástrico, etc.
Conclusión: Es indispensable que las personas con obesidad acudan con especialistas para que ellos determinen el tratamiento más adecuado para ellos, para que de esta manera pierdan peso de manera segura y puedan tener una mejor salud y calidad de vida.

En Adiós-Obesidad contamos con un equipo de especialistas que puede ayudarte con tu problema de sobrepeso.
Un saludo

Cecy Garcia
Psicología Bariátrica
www.adios-obesidad.com/Bypass-Gastrico.aspx

Acerca del autor:
Cecy Garcia Duran es licenciada en psicología, especialista en psicología bariátrica o de obesidad, trastornos alimenticios y emocionales. Egresada de ELPAC (Escuela Libre de Psicología AC).


La comida nos proporciona los nutrimentos necesarios para realizar nuestras labores diarias, pero también puede llegar a ser una adicción en algunas personas, ocasionando sobrepeso y otros trastornos, tanto físicos como psicológicos y emocionales
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4320 veces